Ecuador. viernes 17 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Erdogan buscará que Trump no arme a milicias kurdas de Siria

En esta imagen tomada de un video proporcionado por la agencia Anadolu, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habla con los medios el sábado 16 de julio de 2016 en Estambul. (Anadolu Agency via AP)

El jefe del Estado de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunirá mañana en Washington por primera vez con el presidente de EEUU, Donald Trump, con la esperanza de abrir un nuevo capítulo en unas difíciles relaciones y convencerle de que no arme a las milicias kurdas en Siria.


Publicidad

“Veo esta visita como un nuevo comienzo en la relación turco-estadounidense”, ha dicho Erdogan antes de una visita que se prevé complicada para los intereses turcos.

La relación entre Turquía y Estados Unidos se ha tensado por el anuncio de Washington de que entregará armamento pesado a las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG) para la ofensiva contra Al Raqa, la “capital” del yihadista Estado Islámico.

El anuncio de los planes de EEUU de armar a los kurdosirios, apenas una semana antes de la visita de Erdogan, ha sido un jarro de agua frío para Ankara, que confiaba en mejorar las relaciones con Trump.

EEUU apoya a las YPG y considera a estas fuerzas laicas las más efectivas contra los yihadistas, pese a que Turquía las define como “terroristas” por sus vínculos con la guerrilla activa en suelo turco Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

EEUU y Turquía son aliados en la OTAN y en la Coalición antiyihadista, pero Ankara ve con enorme recelo las ganancias territoriales de las milicias kurdas en Siria y teme que puedan alcanzar algún grado de autonomía o formen un ente administrativo propio.

Turquía tiene una minoría kurda de unos 15 millones de personas que demanda más derechos, por lo que Ankara es muy sensible a los avances de las milicias kurdas en Siria, que dominan gran parte del norte del país.

“En nuestra alianza con la OTAN somos un país fuerte y todo paso se debe dar junto a nosotros. En ningún caso nos asociaremos a EEUU junto con una organización terrorista”, declaró Erdogan en referencia a las YPG.

“Siempre lo he dicho y lo repito: tratar de luchar contra una organización terrorista con la ayuda de otra organización terrorista no es una política ideal”, sostuvo.

“No creemos que los Estados Unidos tengan una buena imagen al lado de una organización terrorista. No lo encontramos bien. Lo mismo pasa con Rusia”, añadió Erdogan, que se refirió a que Moscú también colabora con las YPG.

Pese a estas acusaciones, Erdogan ha matizado que considera la estrategia de armar a los kurdos una idea de la anterior Administración demócrata y confía en que Trump escuche sus argumentos y se replantee la decisión.

“Hay un proceso de transición todavía en los EEUU. Podemos ver esto. Debemos ser mucho más cuidadosos y sensibles debido a este proceso de transición”, sostuvo sobre la decisión de Washington.

Y volvió a criticar al anterior presidente de EEUU, Barack Obama, a quien acusó de extender la “calumnia” de que Turquía no luchaba contra el Estado Islámico.

“Hay hombres de Obama en la administración. Trump ve la situación en Irak y Siria con información facilitada por ellos”, añadió el mandatario en un encuentro con periodistas en China, antes de su viaje hacia Washington.

La esperanza de mejorar las relaciones con Washington aumentó en Ankara después de que Trump felicitase a Erdogan por haber ganado el referéndum del 16 de abril para ampliar sus poderes, algo que contrastó con la frialdad de los líderes de la Unión Europea.

Otro asunto que genera tensiones entre ambos países es la figura del predicador islamista Fethullah Gülen, autoexiliado en Pensilvania (EEUU) y al que Ankara acusa de haber instigado el fallido golpe militar del pasado julio.

Las autoridades turcas han exigido en más de una ocasión la extradición del predicador, mientras que Washington ha argumentado que es la Justicia estadounidense la que debe decidir ese paso en función de los documentos acusatorios aportados, que hasta ahora consideran insuficientes.EFE