Ecuador. sábado 23 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro apunta otra vez a EEUU por crisis en Venezuela

Caracas,  (EFE).- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, señaló otra vez a “la mano imperialista” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de estar detrás de las protestas contra su Gobierno, mientras se confirmó hoy la muerte de otro joven que, según la oposición, eleva a 48 los fallecidos en manifestaciones.


Publicidad

Tras 51 días de conflictividad social, Maduro llamó a una “gran jornada de amor” y denunció, con vídeos de manifestaciones y de protestas contra presuntos chavistas en el exterior, la “agresión fascista” de la oposición, que hoy cifró en 120 los heridos por la represión de las marchas de ayer en Caracas y sus zonas aledañas.

También este sábado un joven de 23 años murió al recibir un disparo en el pecho durante una protesta en el estado Trujillo (oeste) que fue atacada por “personas armadas”, informó hoy la Fiscalía, que confirmó que dos personas más sufrieron heridas.

Al referirse a ese hecho, el dirigente opositor Henrique Capriles aseguró que, aunque hay ONG que registran “más de 50 venezolanos asesinados”, hasta la fecha “el Ministerio Público habla de 48 personas asesinadas”.

Previamente, el gobernante venezolano denunció que “Donald Trump tiene sus manos infectadas y metidas a fondo en esta conspiración”.

“Y esta agresión que tiene como objetivo tomar el control político en Venezuela, recolonizar a Venezuela”, añadió en su programa “Domingos con Maduro”, que fue transmitido en parte en cadena obligatoria de radio y televisión.

Maduro, arropado por decenas de trabajadores del Metro de Caracas, donde hizo de conductor, instó a la Fiscalía, a la Defensoría del Pueblo y al Poder Judicial a sumar esfuerzos para condenar y hacer justicia ante la “violencia” y “persecución” de sus opositores.

“Unamos esfuerzos para que haya justicia (…) todas las instituciones del país condenemos la violencia, la intolerancia, la persecución”, sostuvo el jefe de Estado, que invitó al chavismo para el próximo martes a una “gran marcha por la paz”.

Venezuela enfrenta desde el pasado 1 de abril una ola de protestas convocadas por la oposición y el mismo Gobierno después de que el Supremo asumiera las funciones de la Asamblea Nacional.

Pese a que el Supremo se retractó en parte de la medida no logró detener las protestas que se iniciaron para exigir la convocatoria a elecciones generales, aunque con los días se ha intensificado el llamado a favor de la salida de Maduro, en el poder desde 2013.

Maduro reiteró hoy el camino de la Asamblea Nacional Constituyente como salida a la crisis que sacude al país y anticipó que “es irreversible”, aunque un rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) señaló que ese proceso ha avanzado poco.

“La Constituyente va, llueva, truene o relampaguee”, sentenció Maduro, que el 1 de mayo llamó al “poder constituyente originario” para que convoque a un proceso Constituyente como vía para lograr la paz y vencer “el golpe de Estado” del que acusa a la oposición.

Defendió este mecanismo como “el espacio más democrático que puede un país imaginarse” y dijo esperar que en Estados Unidos se pudiera convocar a una Constituyente.

El rector del CNE, Luis Emilio Rondón, el único de los cinco miembros de esa entidad que es crítico con el chavismo, indicó que están a la espera “de que los propios promotores” de la Constituyente consignen “las bases comiciales”, que describió como “los aspectos de funcionamiento” de la Asamblea Constituyente.

Detalló que esas bases definen la “forma de elección de los constituyentistas”, cómo sería esa representación, tiempo de funcionamiento de esa instancia, entre otros.

Rondón se refirió también a la necesidad de que el CNE convoque a las elecciones regionales al advertir que ese organismo “se mantiene en deuda con los venezolanos”.

Por su parte, la oposición denunció que al menos 120 personas resultaron heridas este sábado en la jornada de manifestaciones que se vivió en el Área Metropolitana de Caracas, tres de las cuales permanecen en “estado clínico delicado”.

Capriles denunció a través de periscope que 2.632 personas han sido detenidas en las protestas, de las cuales 1.050 siguen privadas de la libertad.

Dijo que 331 han sido llevadas a “tribunales militares” y 168 permanecen detenidas bajo la “jurisdicción militar”.

También afirmó que hay “más de 13.000 personas heridas” y que solo en Caracas se han reportado “más de 1.300” lesionados.

La Cruz Roja Venezolana informó de que en los últimos 50 días ha atendido 268 pacientes en el país, “fundamentalmente heridos por impacto de perdigones, impactos de proyectiles, contusiones generales, quemaduras y afecciones respiratorias”.

El diputado opositor Tomás Guanipa agradeció “al pueblo venezolano la lucha que ha tenido” y lo llamó a que continúe en las calles hasta que “el golpe de Estado continuado” que, según él, lleva a cabo el Gobierno, “sea revertido totalmente”.

“No hay lacrimógena, no hay perdigón, no hay metra (canica), no hay bala que pueda contra la conciencia del pueblo venezolano”, subrayó. EFE

lb/jqm/fg