Ecuador. lunes 25 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Brasilia se blinda ante una protesta que puede dejar más herido a Temer

Manifestantes protestan contra el presidente de Brasil, Michel Temer, el jueves 18 de mayo de 2017, en la avenida Paulista de Sao Paulo (Brasil). Miles de personas tomaron hoy las calles de al menos una decena de las principales ciudades de Brasil para manifestarse contra el Gobierno de Michel Temer, acorralado por un monumental escándalo de corrupción. EFE/Fernando Bizerra Jr.

La capital brasileña amaneció hoy con un fuerte refuerzo policial, todas sus principales avenidas cerradas y un monumental caos de tránsito, frente a una protesta de sindicatos que exigirá la “renuncia inmediata” del presidente, Michel Temer.


Publicidad

El mandatario está bajo fuego cruzado desde la semana pasada por unas confesiones de directivos del grupo JBS que lo implican directamente en hechos de presunta corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación.

La Explanada de los Ministerios, el corazón del poder en Brasil, neurálgica avenida de Brasilia hacia donde pretende dirigirse la marcha de los sindicatos, fue cerrada al tránsito desde la primera hora de la mañana, al igual que otras importantes vías.

Los manifestantes, calculados inicialmente en unos 10.000, aunque se espera que el número aumente durante la jornada, se concentraron en el estadio Mané Garrincha, construido para el Mundial de fútbol y que también es objeto de una investigación que este martes llevó a la policía a detener a un cercano asesor del presidente Temer.

La protesta tenía como foco inicial expresar el descontento de los trabajadores con unas polémicas reformas de corte liberal que impulsa el Gobierno, pero en las últimos días se ha agregado a sus consignas la gráfica frase “Fuera Temer”, escrita en muchas de las pancartas que los manifestantes comenzaban a exhibir hoy.

La policía del distrito federal de Brasilia informó de que ha movilizado a unos 4.000 agentes en la Explanada de los Ministerios, con la intención de reforzar la seguridad sobre todo en la sede del Parlamento y en el vecino Palacio presidencial de Planalto.

Los sindicatos, por su parte, han dicho que pretenden reunir en la protesta a unas 100.000 personas, llegadas a la capital en las últimas horas desde diversos puntos del país en cientos de autobuses.

El propósito ahora “es reforzar la lucha por la salida de Michel Temer, por elecciones generales y directas”, afirmó en una nota la Central Única de Trabajadores, la mayor organización obrera del país y vinculada al opositor Partido de los Trabajadores.

A las voces que demandan la salida de Temer se sumó este martes Renán Calheiros, el jefe del grupo de senadores del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el propio presidente.

Calheiros dijo sin ambages que Temer debe comprender “su papel en la historia” y “facilitar” una rápida salida a la crisis con su dimisión.

Según fuentes del PMDB, Calheiros reforzará esa posición hoy mismo, cuando se espera que asista al inicio de la marcha de los sindicatos para aumentar la presión sobre el presidente.

Hasta ahora, Temer se ha resistido a todas las demandas que exigen su renuncia, ha asegurado que no dimitirá y que probará su inocencia en los tribunales.

Sin embargo, la base política del mandatario, cuya popularidad entre los brasileños no llega al 10 % en los sondeos, ha comenzado a mostrar profundas grietas que le tienen cada vez más acorralado. EFE