Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Israel: “Es absurdo” que Turquía trate de dar lecciones de democracia

Recept Tayyip Erdogan, presidente turco.

Jerusalén (EFE).- El Ministerio de Exteriores de Israel instó hoy a Turquía a no dar lecciones de democracia a su país y recordó que el Imperio Otomano está acabado, tras las declaraciones del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que acusó al país de aprovecharse de los musulmanes.


Publicidad

“Es absurdo que el gobierno turco, que ocupa el norte de Chipre, reprime brutalmente a la minoría kurda y encarcela a periodistas, de lecciones a Israel, la única democracia verdadera de la región”, señaló en un comunicado el portavoz de Exteriores Emmanuel Nahson, que añadió que “se acabaron los días del Imperio Otomano”.

Las declaraciones tienen lugar poco después de que Erdogan asegurase que la retirada de los detectores de metales de los accesos de la Explanada de las Mezquitas es positiva pero “no suficiente” y acusase a las autoridades israelíes de “aprovecharse de la debilidad de los musulmanes” y de llevar a cabo “prácticas ilegales en Jerusalén”, según informó el diario Haaretz.

“No nos quedaremos en silencio sobre Al Aqsa”, señaló el dirigente turco, en respuesta a la polémica por el aumento de medidas de seguridad por parte de Israel para entrar en el recinto, sagrado para judíos y musulmanes pero reservado para el culto de estos últimos y situado en territorio palestino ocupado.

Estas se establecieron tras un ataque mortal el pasado día 14, en el que murieron asesinados dos policías israelíes y sus tres atacantes, árabe-israelíes.

Los musulmanes rechazaron los arcos y, una vez retirados estos en la medianoche del martes, mantuvieron su protesta y su negativa a rezar dentro, ya que se opusieron a atravesar las vallas también instaladas para controlar las entradas.

Las tensión por la situación en torno a Al Aqsa se ha saldado hasta el momento con cuatro palestinos muertos y más de 500 heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, y tres colonos judíos asesinados a cuchilladas en el norte de Cisjordania por un palestino que pretendía así “defender Al Aqsa”.

El grave intercambio diplomático entre Turquía e Israel comenzó ayer, cuando Nahson tachó de “absurda y retorcida” la llamada de Erdogan a que los musulmanes visiten la mezquita de Al Aqsa, situada en la explanada junto a la Cúpula de la Roca.

“A quien vive en un palacio de cristal, más le conviene no tirar piedras”, advirtió entonces el portavoz, que añadió que “la capital del pueblo judío era, es y será Jerusalén“. EFE (I)

aca/lfp/cmm