Ecuador. jueves 23 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los terroristas planeaban atentar con explosivos en monumentos de Barcelona

Mohammed Houli Chemlal, natural de Melilla, herido grave tras la explosión en la vivienda de Alcanar en Tarragona. (EFE, archivo)

La investigación de los atentados cometidos en la región española de Cataluña se ha extendido a Francia y Marruecos, país donde fueron detenidas tres personas, mientras que uno de los sospechosos arrestados en España y ya en prisión confirmó hoy los planes para atacar con explosivos monumentos de Barcelona.


Publicidad

El juez de la Audiencia Nacional de España Fernando Andreu envió hoy a prisión a ese sospechoso, Mohammed Houli Chemlal, de 21 años que resultó herido en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona), y también a Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló una furgoneta usada por los terroristas.

Chemlal, el primero en declarar, dijo al juez que el imán Abdelbaki Es Satty, uno de los terroristas muertos, quería inmolarse, informaron a Efe fuentes jurídicas. Es Satty murió en esa explosión.

Tras los interrogatorios, el juez Andreu de la Audiencia Nacional (el tribunal español que investiga delitos de terrorismo), envió a prisión sin fianza a Chemlal y Oukabir, mientras que para Salah El Karib, de 34 años, ha prorrogado su detención durante 72 horas más y Mohamed Aallaa, de 27, ha quedado en libertad provisional.

La Fiscalía había pedido prisión sin fianza para todos ellos por delitos de integración en organización terrorista y asesinato terrorista, estragos terroristas y tenencia de explosivos, sobre lo que tendrá que decidir el magistrado.

Las fuentes jurídicas añadieron que Chemlal no implicó a más personas como integrantes o colaboradoras del grupo aparte de los cuatro supuestos terroristas ya arrestados, incluido él mismo, y los ocho muertos: dos en la explosión de Alcanar y seis por disparos de la Policía regional catalana.

En el interrogatorio, contó que él sabía desde hacía dos meses que los terroristas planeaban atentados con bomba e intentaban fabricar explosivos en la casa de Alcanar, para lo que manipulaban disolventes.

No obstante, señaló que, personalmente, propuso atentar de noche para causar los menos víctimas, añadieron las fuentes.

También dijo que desconocía ningún plan alternativo en caso de que fallara el principal, pero sí que preparaban bombas. Tampoco aclaró si los objetivos eran iglesias.

Driss Oukabir por su parte reconoció que alquiló dos furgonetas utilizadas por los terroristas, pero pensaba que eran para una mudanza, así que, aseguró, no sabía nada sobre la célula terrorista.

Explicó que primero dijo a la policía por miedo que su hermano pequeño, Moussa Oukabir, uno de los sospechosos abatidos por las fuerzas de seguridad, le había robado la documentación para alquilar los vehículos, pero luego contó la verdad.

También negó que supiera que Es Satty, que era imán de Ripoll (provincia española de Gerona), estuviera adoctrinando a jóvenes del pueblo, aunque sí se había percatado de que cada vez tenía relación con más jóvenes.

Oukabir, ya en prisión, habló también sobre un viaje que hizo a Marruecos por nueve días y que justificó porque tenía una orden de alejamiento de su pareja.

Salah El Karib, para quien el juez Andreu ha prorrogado su detención durante 72 horas más hasta que se aclare su participación en los hechos con la práctica de más diligencias, reconoció que compró por internet billetes de avión para Driss Oukabir con destino a Marruecos y también para el imán, pero a cambio de una comisión, como hacía habitualmente para clientes de su locutorio.

El cuarto detenido, Mohamed Aallaa, -el único de los cuatro en libertad provisional porque en su caso los indicios de su presunta colaboración con el grupo “no son demasiado sólidos- señaló que el vehículo de su propiedad con el que se cometió el atentado de Cambrils y con el que los terroristas habían viajado previamente a París, era en realidad de su hermano, unos de los terroristas que murieron en esa localidad.

Entretanto, la Policía centra la investigación en las conexiones internacionales que la red podría tener en Marruecos y en París, ciudad a la que los terroristas hicieron un viaje relámpago de ida y vuelta apenas días antes de los atentados de Barcelona y Cambrils, que causaron 15 muertos y más de cien heridos.

Por su parte, las fuerzas de seguridad de Marruecos detuvieron a tres personas que podrían tener relación con los atentados.

Hoy mismo fue detenido en Casablanca un hombre que fue repartidor de bombonas de gas butano y residió en el domicilio de Ripoll, donde podría haber vivido o tenido una estancia temporal Younes Abouyaaqoub, que conducía la furgoneta del atentado de Barcelona, muerto este lunes por disparos de la Policía catalana.

Las fuerzas de seguridad descubrieron que los terroristas acumulaban varias decenas de bombonas de gas en la casa de Alcanar que les servía de base de operaciones. EFE

(I)