Ecuador. sábado 21 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Seúl endurece el tono y pide fortalecer a su ejército frente a Pyongyang

Soldados del ejército surcoreano manejan un tanque K-55 autopropulsado durante una maniobra militar en Paju, Corea del Sur, cerca de la frontera con Corea del Norte, el 4 de septiembre de 2017. Norcorea asegura que su sexta prueba nuclear fue una bomba de hidrógeno y que tuvo un "éxito perfecto". (AP Foto/Ahn Young-joon)

Corea del Sur exhibió hoy su capacidad militar al conmemorar el día de las fuerzas armadas en un acto que subraya el progresivo endurecimiento del discurso de Seúl frente a Pyongyang ante la escalada de tensión entre ese régimen y su aliado estadounidense.


Publicidad

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, instó a fortalecer las capacidades defensivas del país y advirtió con responder con un “duro castigo” a las “provocaciones” de Pyongyang, aunque mantuvo que su Gobierno está haciendo todos los esfuerzos para evitar un choque bélico y que su objetivo es el mantenimiento de la paz.

“La determinación de nuestro Gobierno para proteger la paz requiere de unas capacidades defensivas fuertes. Responderemos a las provocaciones temerarias con un duro castigo”, dijo Moon en una ceremonia para conmemorar hoy los 69 años de las Fuerzas Armadas, que se cumplen el domingo.

En detrimento del complejo militar de Gyeryongdae (140 kilómetros al sur de Seúl) donde se suele celebrar este acto, en esta ocasión se optó por el cuartel de la Segunda Flota de Marina en Pyeongtaek (70 kilómetros al sureste de la capital surcoreana), localidad que en el futuro acogerá además al grueso de las tropas de EE.UU.

En este escenario y ante unos 3.700 efectivos, se exhibió armamento estratégico, incluyendo misiles de crucero Hyunmoo-3 y el último modelo de misil balístico surcoreano, el Hyunmoo-2C, que tiene un rango de unos 800 kilómetros y hoy se mostró públicamente por primera vez.

A este despliegue se unió la insistencia de Moon en la necesidad de completar la implementación del sistema Kill Chain (pensado para atacar preventivamente al detectar preparativos para un ataque nuclear) y el de Defensa Aérea y de Misiles de Corea (KAMD por sus siglas en inglés), pensado para interceptar proyectiles balísticos.

Todo ello vino a subrayar el endurecimiento de la postura de Seúl en las últimas semanas ante las continuas pruebas de armas de Pyongyang.

“Podemos prevenir las provocaciones nucleares de Corea del Norte si la disuasión que implica la alianza entre la República de Corea (nombre oficial del país) y Estados Unidos se manifiesta de manera efectiva”, subrayó Moon.

Pese a remarcar la importancia del vínculo militar con Washington, el presidente surcoreano consideró que su país necesita recuperar pronto el control operativo de sus tropas en caso de guerra (OPCON), el cual corresponde actualmente al Pentágono.

“Corea del Norte nos temerá más y el pueblo tendrá más fe en nuestro ejército, si tenemos el control operativo de nuestras tropas”, añadió.

Moon inició su mandato en mayo con una propuesta de diálogo al régimen de Kim Jong-un, que Pyongyang rechazó argumentando que Seúl debía desligarse de la influencia de Washington.

Desde entonces, Corea del Norte ha lanzado 10 misiles balísticos (entre ellos, sus primeros proyectiles de alcance intercontinental) y realizado un test nuclear el 3 de septiembre, lo que le valido nuevas sanciones de la ONU aplaudidas por Seúl, que ha pedido más rigidez a la comunidad internacional a la hora de implementarlas.

El diario norcoreano Rodong Sinmung aseguró hoy que unos 4,7 millones de ciudadanos han pedido alistarse o realistarse a las filas del Ejército Popular de Corea (KPA) en los seis días que han transcurrido desde que el líder Kim Jong-un arremetiera contra las duras palabras del presidente estadounidense, Donald Trump.

Kim Jong-un emitió el pasado viernes un comunicado criticando el beligerante discurso que el presidente de EE.UU., Donald Trump, realizó ante la ONU, donde amenazó con “destruir totalmente Corea del Norte”.

Los medios norcoreanos suelen informar periódicamente de movimientos masivos de sus ciudadanos para alistarse al ejército en momentos de tensión como el actual, en el que la escalada dialéctica entre Washington y Pyongyang ha disparado la tirantez regional a niveles inéditos.

Ante este panorama el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el japonés Yukiya Amano, tiene previsto llegar hoy en Seúl, donde se reunirá con la canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, para tratar el programa de desarrollo armamentístico norcoreano.

“Su visita será una oportunidad para discutir en profundidad la colaboración entre las dos partes de cara a resolver la cuestión nuclear de Corea del Norte”, explicó en un comunicado el Ministerio de Exteriores surcoreano. EFE