Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La sucesión revolucionaria

Por David Ochoa

Este jueves, Hugo Chávez anunció que le fue extirpado un tumor cancerígeno. El anuncio termina con semanas de rumores e incertidumbre en Venezuela, pero inicia una nueva etapa del proceso bolivariano. Este hecho puede tener un impacto igual o superior que el golpe de Estado de 11 de abril de 2002, que radicalizó a Chávez, como el propio comandante lo revela en su discurso-parte médico.

Por David Ochoa


Publicidad

Este jueves, Hugo Chávez anunció que le fue extirpado un tumor cancerígeno. El anuncio termina con semanas de rumores e incertidumbre en Venezuela, pero inicia una nueva etapa del proceso bolivariano. Este hecho puede tener un impacto igual o superior que el golpe de Estado de 11 de abril de 2002, que radicalizó a Chávez, como el propio comandante lo revela en su discurso-parte médico.

Existen motivos para dudar del anuncio oficial, que asegura que las células cancerígenas fueron descubiertas después del retiro del absceso pélvico originalmente reconocido como la causa del viaje de Chávez a Cuba: la primera razón es, precisamente, que el tratamiento o drenaje de un absceso no amerita un viaje a Cuba. Otra razón para sospechar es precisamente el hermetismo con que fue tratado el viaje de Chávez: no hubo noticias oficiales sino hasta que el propio Chávez aparece leyendo su parte médico. Una razón adicional es la oportunidad del viaje: Chávez viajó a La Habana después de la reunión binacional con Rafael Correa en Santa Elena, la cual fue inicialmente diferida debido a problemas médicos de Chávez: una lesión en la rodilla, se dijo.

Aún es muy temprano para aventurar qué ocurrirá con el chavismo en Venezuela o si la salud de Chávez volverá a presentar problemas, pero seguramente su salud será un tema que se topará en la próxima elección presidencial. Seguramente el gobierno bolivariano alistará un protocolo para afrontar este tipo de emergencias.

Ver a Chávez informando personalmente su situación médica no sólo refleja el quebranto en su salud, sino también la falta de figuras relevantes en el chavismo, aparte del propio mandatario. Varios ministros y gobiernadores tienen su propio peso político, pero las miras están puestas en Adán Chávez Frías, hermano mayor y una influencia trascendental en la ideología socialista del comandante convaleciente. Una sucesión de hermano a hermano sólo incrementaría las similitudes entre Cuba y Venezuela.

De la habilidad política de los políticos chavistas y también de los opositores venezolanos dependerá que se cumpla el vaticinio que Lucio Gutiérrez recitó en Miami frente a los hermanos Isaías poco antes del 30-S: que el modelo bolivariano no es auto sustentable y que, cuando Chávez deje de existir, el proceso verá su fin.

En la otra cara de la medalla, la Argentina ha demostrado que los procesos radicales pueden trascender a sus líderes: el modelo nacional y popular (nac & pop) ha sobrevivido a Néstor Kirchner y la presidenta Cristina se alista a una reelección que no parece difícil, dada la dispersión de la oposición argentina. En la llamada “izquierda vegetariana”, las sucesiones han resultado más que exitosas: Michelle Bachelet y Dilma Rousseff pasaron de casi desconocidas ministras de los carismáticos Lagos y Lula, a respetadas presidentas que llegaron al corazón de sus pueblos con sus testimonios de sufrimiento en las dictaduras del siglo pasado.

Si el proceso revolucionario que vive Ecuador tiene en planes sobrevivir más allá de la vida política del presidente Correa (que no sólo tiene fecha de expiración, sino incluso departamento de destino); debe aprender de las lecciones de sucesión de Argentina, Chile y Brasil. En los tres países, las reformas económicas y sociales se realizaron sin lesionar la institucionalidad y evitando el personalismo y el caudillismo.

En el caso ecuatoriano, la institucionalidad se está construyendo desde Montecristi, dado que en el pasado no existía orden sino caos institucional. Y el proceso de construcción apenas comienza: el período de transición aún no culmina en dos de las cinco funciones del Estado y apenas va a comenzar en otra: la Función Judicial. La reforma democrática del Estado debe culminar lo más pronto posible y fortalecerse para no depender de carismas o voluntarismos.

Evitar el caudillismo es un reto más difícil aún, no sólo por las características de Correa, sino también por la insuficiente participación ciudadana en el Estado y en el movimiento político que lidera el Presidente. Y así como existen grupos opositores que promueven la participación ciudadana, existen grupos gobiernistas que buscan adormecerla. Las alertas deben estar encendidas.

1 Comentario el La sucesión revolucionaria

  1. JAJAJA.. FIDEL EN SU ENFERMEDAD ENCARGO EL PODER A HERMANO RAUL…
    HUGO CHAVEZ.. LO HARIA CON SU HERMANO ADAN CHAVEZ
    EL EX PRESIDENTE KISHNER… PASO EL PODER A SU ESPOSA
    JAJAJA..RAFAEL A QUIEN LO PASARA… A FABRICIO.. PIERINAA..  PATIÑO,  A SU CHEF BELGA, A LA GORDITA MATOSA…  SIN PENSAR 2 VECES SERIA LA PRIMERA OPCION LA SRTA MATOSA

Los comentarios están cerrados.