Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La visa

Por Fernando Delgado

No importa el motivo ,el hecho es que hay que viajar. Como era de esperarse, necesita una visa, documento que se pide a los ecuatorianos en todo cuanto es sitio, con la excepción de la mayoría de los países donde se habla español zin zeta, Turquia, Burkina Faso, Tonga, Irán y otros similares simpáticos sitios.

Por Fernando Delgado


Publicidad

No importa el motivo ,el hecho es que hay que viajar. Como era de esperarse, necesita una visa, documento que se pide a los ecuatorianos en todo cuanto es sitio, con la excepción de la mayoría de los países donde se habla español zin zeta, Turquia, Burkina Faso, Tonga, Irán y otros similares simpáticos sitios.

Toca llenar una laaaaaarga aplicación que le pregunta de todo y adicionalmente deberá reforzar sus argumentos con una serie interminable de papeles.
La lista de documentos a presentar para que le declaren persona decente y digna de entrar incluye:

• Historial bancario, con detalle de sus cuentas a partir de la libreta de ahorros que le regaló su padrino en el bautizo.

• Certificado de trabajo firmado por el gerente de recursos humanos, gerente general y presidente ejecutivo de la empresa donde labora (incluir los nombramientos y copias de las actas de directorio pertinentes).

• En caso de carecer de este ultimo, puede presentar a modo de remplazo la invitación de la persona que le va a recibir en el país de destino, debidamente sellada en la comisaría de migración, del territorio donde reside el invitador, este documento debe estar traducido, apostillado, sellado, autentificado, timbrado y enviado por DHL , pues no puede tener mas de seis días de antigüedad a la presentación de la solicitud.

• Copias de los estados de cuenta de la tarjeta o tarjetas de crédito de los últimos seis años.

• Si no tiene plástico, puede presentar como sustituto un deposito de garantía de dos mil dólares por cada día de permanencia en el país de destino, o también puede dejar a un hijo en prenda.

• Seguro de salud que cubra los gastos de repatriación de su ataúd sellado dentro de un cofre de plomo.

Además debemos adjuntar una fotografía que mida 42 milimetros por 38,49 milímetros tomada de frente, sobre un fondo color “Blanco Bailarin de Nube” (Pantone 11-4201TPX), la aplicación trae una intimidadora advertencia sobre las terribles consecuencias para su aplicación si osa fallar alguno de estos requisitos.

El formulario contiene algunas preguntas que deberá responder, entre estas están:

¿Planea Usted complotar para desestabilizar nuestro gobierno?
¿Piensa dedicarse a la trata de blancas mientras visita nuestro país?
¿ Planea Usted dinamitar alguna sinagoga?
¿Cree aún en Papa Noel?

Al final del cuestionario una notita explica: Responder afirmativamente a cualquiera de estas preguntas no implica necesariamente el rechazo de su solicitud. Ajá…

Recopilados todos los documentos y debidamente completada la aplicación habrá que pagar los respectivos trescientos dólares en un banco donde le entregan a cambio de sus verdes, un papelito con una fecha y hora, además de una nota que dice “El pago de la tasa no garantiza la emisión de su visado”. Siéntase afortunado si la cita que le han dado es tan solo dentro de seis semanas.

Llega el día de presentarse a la legación diplomática del país destino. Su cita es a las ocho de la mañana, pero víctima del poder misterioso que hace que los ecuatorianos seamos puntuales para cualquier encuentro con o en el extranjero, y porque a la final esto es un trámite, Usted llega a las siete de la mañana, para encontrarse con una fila de dos cuadras. En esta fila hay un variopinto abanico de la nacionalidad ecuatoriana, y algunos variopintos que de ley son ecuatorianos, pero ya no saben como se dice chugchucara . Estos últimos esperan recibir su nuevo carné de identificación que , los separará para siempre de estas malditas filas de madrugada Quiteña

A las ocho llega una serie de personas que saludan con el grandote vestido de verde y cara de yo no soy de aca. Ocho y cuarto la fila como una gran serpiente, comienza a moverse , cuando llega su turno entra a un cuarto donde le piden dejar celular, billetera, objetos metálicos y los cordones de los zapatos , a cambio de sus corotos portátiles dan una pieza de plástico con un número.

Entra finalmente a las dependencias extranjeras donde en una sala esperan los demás variopintos que entraron antes. Silencio y tensión en el ambiente, Usted decide hacer algún comentario al respecto con su vecino de trámite, y antes de terminar la frase, un guardia de seguridad nativo de Conocoto le espeta un ¡Haga Silencio! Que pareciera salido de las tripas malalechosas del grandote de verde de la entrada, que de hecho ha sido hasta ahora el único rostro amable, y la única persona que se ha tomado el tiempo para un –Buenos días- cuando Usted llego a la puerta del cuartito saca-pertenencias.

Llega su turno, se acerca a la ventanilla, donde una chica, ecuatoriana como usted, que debería estar recibiendo su aplicación, conversa dándole las espaldas, con el sargento rubio y grandote que ha venido sacar una fotocopia; ve como la niña se derrite por el guerrero foráneo. Usted, pacientemente, espera. Se va el Sargento, y mientras la chica se da vuelta, y a medida que su cuerpo rota para alinear la cara con la ventanilla puede ver como su sonrisa angelical, se va transformando en un gesto de hastió vital, dedicado todito, a su persona.

Entrega la carpeta. La hastiada se la devuelve, protestando de ¡¿porqué ( léase Ustedes sudacas-de-mierda) no leen bien la aplicación?!-La foto no está alineada con el borde del marco que indica donde debe ser pegada. Si quiere aplique otra vez.

Sale cabizbajo. Deportado antes de llegar al destino. Deprimido, tocará buscar un locutorio desde donde pueda comunicar a sus anfitriones que ya no va a poder viajar. Encuentra el sitio. Jaques el Haitiano, le recibe con una sonrisa y amablemente le pide que espere mientras se libera una cabina, -vísperas del Ramadán el negocio mejora- le cuenta. Como no desayunó opta por ir a tomarse un café con almojábanas en la panadería de John Jairo que funciona al lado de los Shawarmas de Ali, diagonal a la barra de Usnavy. En el camino se cruza con un nigeriano que le quiere vender un Rolex Made In Bangladesh.

Que suerte tienen estos panas…

2 Comentarios el La visa

  1. EN VERDAD INDIGNANTE ESA REALIDAD MI AMIGO..
    Y LA REVOLUCION NO APLICA EL FUNDAMENTO DE RECIPROCIDAD PARA TODOS LOS PAISES QUE PIDEN VISADO A LOS ECUATORIANOS….
    ACA WELL COME TO ECUADOR…ESPECIALMENTE A IRANIES-CHINOS-LIBIOS- Y FUNDAMENTALMENTE COLOMBIANOS CUBANOS Y VENEZOLANOS..
    LOS GRINGOS IMPERIALISTAS Y PELUCONES EUROPEOS (ESPECIALMENTE BELGAS) QUE NOS HACEN SACAR LOS ZAPATOS, NOS REVISAN LAS CARIES Y TODO ORIFICIO SOSPECHOSO CUANDO LLEGAMOS A SUS PAISES …SI VIENEN CON CUSHQUI…PIERDEN SU CARACTER DE IMPERIALISTAS Y SE CONVIERTEN EN COMPAÑERO REVOLUCIONARIO..

  2. no puede estar más cerca de la realidad, es una tortura intentar pedir “el favor” de que nos dejen ir de turismo a otro país para gastar nuestros dólares, ojala algún día cambie esta realidad de este lindo País.

Los comentarios están cerrados.