Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nosotros, los otros, y el censo

Por Fernando Delgado

En el censo de Noviembre del año pasado, cuando cuestionados por un futuro bachiller de la república, de que como nos auto identificábamos en casa, de acuerdo con nuestra cultura y costumbres; nos planteaba como opción si nos creíamos afroecuatorianos, mulatos , negros, indígenas, montubios, mestizos, blancos u otros, a falta de consenso procedimos con un debate familiar, para ver que mismo creíamos ser.

Por Fernando Delgado


Publicidad

En el censo de Noviembre del año pasado, cuando cuestionados por un futuro bachiller de la república, de que como nos auto identificábamos en casa, de acuerdo con nuestra cultura y costumbres; nos planteaba como opción si nos creíamos afroecuatorianos, mulatos , negros, indígenas, montubios, mestizos, blancos u otros, a falta de consenso procedimos con un debate familiar, para ver que mismo creíamos ser.

Lo primero que discutimos fue cual era la diferencia entre afrodescendiente, y negro, seguimos preguntándonos hasta el día de hoy que es lo que los verde limones saben que no sepamos los demás, porque lo que es nosotros, empíricamente, concluimos que todos los negros eran afrodescendientes, con la excepción de Don Rodrigo Paz y uno que otro más.

Montubios no somos, ya que serranos nacimos, pero resulta que en Tungurahua, según los números del INEC, han habido más de 2,000, así que en retrospectiva vemos que esa pudo haber sido una posibilidad.

Cromáticamente nos vemos más blancos que mestizos, pero convencidos que todos en este país tenemos de inga o de mandinga, tampoco daba para declararnos caucásicos así nomás, pero entonces alguien le dijo al futuro bachiller “¿ Nos puedes repetir la pregunta?”, ante lo cual nuestro joven inquisidor nos volvió a plantear la cuestión – ¿cómo se auto identifica de acuerdo con su cultura y costumbres?

Y comenzó la discusión.

¿Cuales son las costumbres mestizas y cuales son las blancas?

¿Todos los mestizos tienen las mismas costumbres? Si un mestizo se va a vivir en Finlandia por 50 años y regresa al Ecuador, ¿es blanco? Si un sueco se levanta a Miss Criolla Bonita y su papá, el sargento Chicaiza les obliga a casarse y a vivir en Conocoto. ¿ En cuanto tiempo el suco puede considerarse mestizo? ¿Debe aprender ecuavoley? Los que se declararon afrodescendientes y que no les gusta el futbol, sino el tenis, tocan piano y no marimba y comen chifa en lugar de tapao ¿que son? Y la más importante de todas ¿qué cuerno es alguien, que, como nosotros nos sentimos por cultura, costumbre y ancestro, como ecuatorianos?

Pensamos y pensamos, discutimos, casi nos peleamos, el joven inquisidor se tomo dos litros de cola y pidió usar el baño en tres ocasiones, hasta que nos dijo: “¿Qué mismo son?”. Entonces nos vimos a las caras con mi mujer y un amigo que estaba de visita en casa, y nos declaramos, a falta de la opción, Ecuatoriano/na, como: Otro.

Nosotros los otros, a los que nos gusta tanto oír a JJ cantando “Nuestro Juramento” con su propia voz o cantado por Cosme de Cafetacuba. Nosotros los otros, que vemos CSI, pero nos encantaría que nuestros hijos en lugar de BenQ tuvieran un Oso Pipo, o un Gorila Rococó como cuando éramos niños. Nosotros los otros, de futbol de parque de sábado y Casa de la Música en viernes. Nosotros los otros que leemos a Hawkins pero peregrinamos al Cisne porque algo se le prometió a la Churonita, y comemos guatita con cuchara, porque eso fue en lo único que Abdala tuvo razón y también comemos sushi porque, como la guata, nos encanta. Nosotros los que ni en pedo participaríamos en la ceremonia del Intyraimy porque no la entendemos, ni realmente nos dice nada pero que tampoco lamentamos el fin de la misa en latín, que tampoco nos dice nada.

A los otros no nos gustó esta perversión de encasillar a grupos étnicos de acuerdo con sus costumbres, eso sería como por ejemplo, declarar a todos los judíos, comerciantes, banqueros y prestamistas, en estos tiempos de la nueva era socialista y patriótica… ¿Dónde he leído ya eso?

Los otros somos la minoría más minoría del país, apenas 53.534 , de acuerdo a los resultados del censo. En la república, somos tan minoría que no alcanzamos a ser ni la sexta parte de los 439.567 habitantes de Ecuador que, en el mismo censo, dicen no hablar ningún idioma, por ejemplo.

Es por estos motivos, que desde esta columna exijo, demando y pataleo para que los revolucionarios ciudadanos, en el poder, fieles a su espíritu bolivarianoalfaristaguevaristasumakkausayaleajactaest, nos reconozcan a los otros como la más pequeña de las minorías etnoculturalescostúmbricas.

Nosotros los otros, parte fundamental del carácter suprasubliminado y micromacronizado de la nueva era, exigimos nuestro derecho a ser escuchados en la biosfera ancestral pluscuamperfecta. (tranquilos, yo tampoco sé lo que dije, pero René, si me entiende).

En tal virtud demandamos nuestra cuota de cajón, de puestos públicos, osea 240 de los 649.000 que este rato tiene el estado, (también según el INEC).

Nosotros los otros, sin perjuicio a lo antes mencionado, demandamos tener tres puntos más en cualquier concurso de merecimientos y oposición, como las demás minorías, y por el simple hecho de ser minoría.

Así, algún otro que tenga origen afrodescendiente, sea gay transexual lesbiano, madre soltero o padre soltera y secoya parlante, debería automáticamente recibir un ministerio por lo bajo.

Ahora les quiero ver, a ver si son tan incluyentes como predican y nos dan algún chance a nosotros los otros que , cómo ya dije, por cultura, costumbre y ancestro, nos consideramos ecuatorianos.
Alternativamente les recomiendo que sean un poquito más valientes y pregunten, la próxima, de que raza nos consideramos.

1 Comentario el Nosotros, los otros, y el censo

  1. Myriane Elena Neagari // jueves 15 de septiembre de 2011 en 20:13 //

    Pues si Fernando la pregunta aquella de ¿cómo se auto identifica de acuerdo con su cultura y costumbres? Me dejó fria al igual que a todos en la familia, porque soy mitad costeña y mitad serrana, como locro y encocao. Me gusta bailar salsa, merengue y cachullapi, uso poncho y sombrero de paja toquilla.  Y la duda existencial… quien carajos soy ya que como bien dices tenemos de inga y mandinga.
    Pésimamente planteada la pregunta porque si mi tez es blanca y me identifico los afrodescendientes, tendría que poner que son afro???  Además te aclaro que razas NO EXISTEN sólo hay una LA RAZA HUMANA y está comprobado, lo que hay es genotipos.  A ver si los sesudos que elaboran las encuestas la próxima le atinan, ya que es facil, le consultan a un antropólogo y listo.  Te felicito un editorial con humor y que nos hace analizar.  Gracias

Los comentarios están cerrados.