Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La barrera de cromo

Por Eduardo Varas

Desconfío de la gente que no confía en Philip K. Dick y en su capacidad de hacer de la ciencia-ficción y la paranoia el mejor vehículo para hablar de la humanidad y de los peligros que va creando para sí. Y no, no es una postura moralista; es más bien un pesimismo que alarma. Lo de Dick siempre fue la realidad y cómo verla a través de los ojos del temor, de una amenaza que no viene de mano de la tecnología, sino de eso que se hace con los logros del futuro. Ciencia-ficción de la buena.

Por Eduardo Varas


Publicidad

Desconfío de la gente que no confía en Philip K. Dick y en su capacidad de hacer de la ciencia-ficción y la paranoia el mejor vehículo para hablar de la humanidad y de los peligros que va creando para sí. Y no, no es una postura moralista; es más bien un pesimismo que alarma. Lo de Dick siempre fue la realidad y cómo verla a través de los ojos del temor, de una amenaza que no viene de mano de la tecnología, sino de eso que se hace con los logros del futuro. Ciencia-ficción de la buena.

Ciencia-ficción necesaria hoy en día.

“La barrera de cromo” (“The chromium fence”) es un cuento de 1955 en el que la humanidad está a punto de una referéndum planetario. Se va a decidir cómo vivir, si los terrestres deciden ser naturalistas o puristas. Y en este universo, las decisiones individuales están de más, siempre están de más. El personaje central, Don Walsh, está leyendo el diario al inicio del cuento y los titulares son claros: “El lunes se espera una gran concurrencia. Todo el planeta irá a votar (…) Esposa mata a marido tras discusión política (…) Una turba de puristas lincha a un naturalista en Boston (…) Una turba de naturalistas lincha a un purista en Chicago”. Alguien debe tener la razón.

No hay alternativa en la ficción de Dick. Para Don Walsh se trata de estar en medio de dos posturas enfrentadas. Los naturalistas son los que quieren permanecer tal cual “Dios” manda: con sus mismos dientes, olores y cabellos; así como han nacido. Los puristas se han extirpado las glándulas sudoríparas, se han injertado cabello y arreglado los dientes… son los seres del porvenir: “El futuro pertenece a los jóvenes – informó Jimmy a Carl -. Y los jóvenes del planeta son puristas de pies a cabeza. Ustedes están perdidos. La revolución purista se acerca”. Y el dato que hay que incluir en este punto es que el Consejo Federal del planeta está controlado por los puristas. Los naturalistas no tienen alternativa en el referéndum.

Don Walsh, el pobre diablo de esta historia, es aquel que no es ni lo uno, ni lo otro. Se ha arreglado el pelo y los dientes, pero por un asunto estético y no ideológico. Sus glándulas están intactas, lo que lo vuelve el ser atípico y único en esta historia.

El conflicto se da cuando triunfa una postura frente a la otra (y no voy a adelantar más del cuento para que lo busquen y lo lean) y esa dicotomía, creada por el poder y posiciones contrapuestas, que es una ‘falsa dicotomía’ en sí, no tiene punto de retorno. Walsh va a ser una de las dos cosas por negación de la que está en el poder. No importa su deseo, sus criterios, su individualidad. Lo que hay son ideas desde el poder, determinando realidad de las cosas. Un mundo polarizado es un mundo que pierde individuos y gana fanáticos.

Hoy, en este país polarizado, resulta necesario reconocer los factores que el poder utiliza (sin importar procedencia) para generar control y estructuras. No creo que la literatura ayude o permita ver mejor, porque esto siempre va más allá. La conciencia no surge de la lectura, no puede venir de lo literario; pero si uno es capaz de exponerse en algo que lee y conflictuar sus ideas por esa lectura de relatos, algo puede surgir. La escritura no sirve si las ideas se mantienen como yunques. Roberto Bolaño en “Nocturno de Chile” hace de Augusto Pinochet un personaje, nefasto; un dictador que escribió libros (algunos) durante toda su vida y que se jacta de eso: “Y además no me da miedo estudiar. Siempre hay que estar preparado para aprender algo nuevo cada día. Leo y escribo. Constantemente”. Y en ese Pinochet de nada sirve esa curiosidad intelectual, ¿no? Escribir un libro no vale para nada (ni aunque hagas tratados económicos que presentes en medio mundo), leer tampoco, si no estamos dispuestos a jugar nuestras perspectivas en eso.

Y esto lo sentencio como el escritor que soy.

Dos Walsh pierde mucho porque se la juega, porque es él, porque cuestiona las posturas ganadoras y asume que ser uno mismo es más saludable… pero para el poder eso es peligroso (siempre ha sido así y la ciencia-ficción magnífica de Dick es el espacio para reflexionar esto). Lecciones que preferimos no aprender.

2 Comentarios el La barrera de cromo

  1. Hoy existen 3 bandos, los correistas, los anticorreistas y los hartos que no quieren saber de politica, y les da nauseas escuchar como pelean los 2 primeros bandos.

  2. Hoy existen 3 bandos, los correistas, los anticorreistas y los hartos que no quieren saber de politica, y les da nauseas escuchar como pelean los 2 primeros bandos.

Los comentarios están cerrados.