Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Golpe de Estado

Por Alberto Molina Flores

En un libro publicado en 1931, que  se tituló “Técnicas del golpe de Estado”, Curzio Malaparte afirmaba que el golpe de Estado no es un fenómeno político, sino una actividad de carácter técnico, perteneciente al dilatado dominio de las técnicas de toma y conservación del poder. Pero ¿qué es un golpe de Estado? es una operación ilícita que se realiza desde “arriba”, es decir, desde los aparatos de poder, y ordinariamente se dirige contra el titular legítimo del órgano estatal más importante: el poder ejecutivo, con el objeto de sustituirlo. Otros autores lo caracterizan además por la forma secreta de su preparación y la forma rápida y violenta (a menudo cruenta) de su ejecución.

Alberto Molina

Por Alberto Molina Flores


Publicidad

En un libro publicado en 1931, que  se tituló “Técnicas del golpe de Estado”, Curzio Malaparte afirmaba que el golpe de Estado no es un fenómeno político, sino una actividad de carácter técnico, perteneciente al dilatado dominio de las técnicas de toma y conservación del poder.

Pero ¿qué es un golpe de Estado? es una operación ilícita que se realiza desde “arriba”, es decir, desde los aparatos de poder, y ordinariamente se dirige contra el titular legítimo del órgano estatal más importante: el poder ejecutivo, con el objeto de sustituirlo. Otros autores lo caracterizan además por la forma secreta de su preparación y la forma rápida y violenta (a menudo cruenta) de su ejecución.

Entonces parece evidente que para el éxito de la operación golpista, la utilización de los instrumentos del poder estatal es fundamental (información, personas comprometidas y Fuerzas Armadas). Por lo tanto tendrá que obedecer a las  dos ‘reglas de oro’ que menciona Curzio Malaparte: sigilo en la preparación, celeridad y eficacia en la ejecución; y las tácticas conspirativas y militares más adecuadas, según el momento y el lugar.

Hemos visto cómo se prepara y se ejecuta un golpe de Estado; por lo tanto la teoría del intento de golpe de Estado esgrimido por el gobierno de Correa, simplemente es fantasioso, lo mismo lo del secuestro e intento de magnicidio.

La información sobre el malestar en los cuarteles militares y policiales -la homologación salarial no se había cumplido en su totalidad- no era ningún secreto, bastaba leer los diarios días antes del 30-S, para que el servicio de inteligencia procese esa información y oportunamente se tome las medidas para neutralizar ese malestar, malestar que se agravó con el veto presidencial a la Ley Orgánica de Servicio Público, aprobada por la Asamblea con la adhesión de 108 asambleístas, “Ejemplo de trabajo consensuado”, según su presidente. Pero a la hora de la verdad, la mayoría gobiernista se allanó al veto presidencial.

La Ley aprobada abrumadoramente por la Asamblea y vetada por el presidente, entre otros aspectos señalaba: “La Policía y los militares se integran a la Ley de Servicio Público, respetándose el derecho que tienen a recibir condecoraciones, reconocimientos, porque ellos no cobran horas extras,  ni complementarias, tienen jornadas y horarios especiales”. Esto no  consideró el presidente, por lo tanto podemos señalar enfáticamente que este fue uno de los principales detonantes para la injustificada revuelta protagonizada por la policía y una pequeña parte de los militares.

Además vale la pena recordar las declaraciones hechas durante el 30-S, entre otras, de conspicuos miembros del gobierno: A las 17:11, Doris Solíz, ministra de la Política, aseguró a la cadena internacional de noticias CNN: “No se trata de un golpe de Estado, es una indisciplina evidentemente grave que ha movilizado al país, pero por un asunto de carácter económico y administrativo de un sector de la tropa”. A las 17:30, Miguel Carvajal, ministro Coordinador de Seguridad, expresó en una entrevista difundida a esa hora por la cadena gubernamental: “el Presidente no está secuestrado, él recibió atención médica en el Hospital de la Policía, está con guardia del servicio de seguridad presidencial y también con la atención de policías, por lo que no está secuestrado y, en el momento en que el Presidente y los médicos decidan que salga, pues saldrá”.

En conclusión los argumentos sobre el intento de golpe de Estado, secuestro e intento de magnicidio se desvanecen, además no hay un ejemplo en el mundo que se haya dado un golpe de Estado sin el apoyo de los militares.

Alberto Molina Flores es coronel, en retiro, de las Fuerzas Armadas del Ecuador

8 Comentarios el Golpe de Estado

  1. muy buen articulo! Coincido con el punto de vista del autor. El gobierno ecuatoriano solamente esta utilizando una formula que ya tuvo exito hace muchos años en Europa.

  2. Golpe de Estado, es el que ga dado el propio Correa contra todas las instituciones democráticas de este país.
    La gente con la que alterno en el día a día, tiene la percepción – y algunos la seguridad – de que estamos viviendo una dictadura disfrazada de constitucionalidad. Se controlan todos los poderes del Estado desde el Ejecutivo. Y para muestra basta un botón : el grotesco juicio contra Emilio Palacio y los directivos de El Universo. Para verguenza nuestra ante el mundo, ya hay un periodista exiliado en el exterior, por la persecusión de Correa : Emilio Palacio.
    Lo peor de todo, es nuestra indiferencia como ciudadanos ante los abusos del poder que se están dando; sin duda nuestra inacción y apatía están coadyuvando a que se eternice un gobierno autoritario en nuestro Ecuador. La Historia nos pasará factura

  3. Una de dos: o había un golpe de estado en marcha, con participación militar, y el gobierno de Correa hizo un pacto con ellos y dejó a la policía como chivo expiatorio y único culpable, o no hubo ningún intento de golpe de estado, y todo es una estrategia política y propagandística para atacar a la oposición y reorganizar a la policía, para hacerla servil del “proyecto” correista

  4. Una de dos: o había un golpe de estado en marcha, con participación militar, y el gobierno de Correa hizo un pacto con ellos y dejó a la policía como chivo expiatorio y único culpable, o no hubo ningún intento de golpe de estado, y todo es una estrategia política y propagandística para atacar a la oposición y reorganizar a la policía, para hacerla servil del “proyecto” correista

  5. Una de dos: o había un golpe de estado en marcha, con participación militar, y el gobierno de Correa hizo un pacto con ellos y dejó a la policía como chivo expiatorio y único culpable, o no hubo ningún intento de golpe de estado, y todo es una estrategia política y propagandística para atacar a la oposición y reorganizar a la policía, para hacerla servil del “proyecto” correista

  6. Una de dos: o había un golpe de estado en marcha, con participación militar, y el gobierno de Correa hizo un pacto con ellos y dejó a la policía como chivo expiatorio y único culpable, o no hubo ningún intento de golpe de estado, y todo es una estrategia política y propagandística para atacar a la oposición y reorganizar a la policía, para hacerla servil del “proyecto” correista

  7. Para los aprendices de política todavía sigue vivo ese argumento fantasioso del Golpe de Estado… Para los borregos que se amontonan donde va el rebaño el 30-S fue un intento de magnicidio… pero para la Policía Nacional fue un reclamo justo ante una ley temeraria que vulnera los derechos adquiridos y que este gobierno los hizo “plata de bolsillo”. Para el común ciudadano todo lo acaecido ese día fue funesto para la historia del Ecuador, fue y será un acto de cobardía y estupidez por parte de quien nos gobierna quien no miró las consecuencias graves y tan sólo dio rienda suelta a su ego y su desesperación… Si mantener esa tesis le hace bien a un gobierno y gobernante se los felicita pero para las familias que perdieron a sus tesoros valiosos tan sólo nos queda seguirles dando nuestras condolencias a pesar otros festejaron con bailes, canciones y tragos el 30-S que desde ya se lo considera un día para el “duelo eterno” más no una algarabía sin razón que aglutinó a gente pagada con dineros de todo el pueblo… Felicitaciones, un buen artículo… CRVA…

  8. Para los aprendices de política todavía sigue vivo ese argumento fantasioso del Golpe de Estado… Para los borregos que se amontonan donde va el rebaño el 30-S fue un intento de magnicidio… pero para la Policía Nacional fue un reclamo justo ante una ley temeraria que vulnera los derechos adquiridos y que este gobierno los hizo “plata de bolsillo”. Para el común ciudadano todo lo acaecido ese día fue funesto para la historia del Ecuador, fue y será un acto de cobardía y estupidez por parte de quien nos gobierna quien no miró las consecuencias graves y tan sólo dio rienda suelta a su ego y su desesperación… Si mantener esa tesis le hace bien a un gobierno y gobernante se los felicita pero para las familias que perdieron a sus tesoros valiosos tan sólo nos queda seguirles dando nuestras condolencias a pesar otros festejaron con bailes, canciones y tragos el 30-S que desde ya se lo considera un día para el “duelo eterno” más no una algarabía sin razón que aglutinó a gente pagada con dineros de todo el pueblo… Felicitaciones, un buen artículo… CRVA…

Los comentarios están cerrados.