Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alarma regional

Por Joaquín Hernández Alvarado

Alarma regional, peligro latinoamericano. En su edición de ayer, diario El País de Madrid traía un escalofriante reportaje sobre la situación de violencia que están atravesando los países centroamericanos en base al Informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) publicado el seis de octubre pasado. La tasa de homicidios en la región según dicho informe de las Naciones Unidas es 33,3 por cada 100 mil habitantes, tremendo si se lo compara con Europa que es de 3,5. “En Centro América”, señala dicho informe, “uno de cada 50 hombres mayores de 20 años morirá antes de alcanzar los 31 años”.

Por Joaquín Hernández Alvarado


Publicidad

Alarma regional, peligro latinoamericano. En su edición de ayer, diario El País de Madrid traía un escalofriante reportaje sobre la situación de violencia que están atravesando los países centroamericanos en base al Informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) publicado el seis de octubre pasado. La tasa de homicidios en la región según dicho informe de las Naciones Unidas es 33,3 por cada 100 mil habitantes, tremendo si se lo compara con Europa que es de 3,5. “En Centro América”, señala dicho informe, “uno de cada 50 hombres mayores de 20 años morirá antes de alcanzar los 31 años”. “La cercanía” según el informe, ser ruta de comunicación, podría quizás decirse mejor, con los centros de producción de droga en Sur América y México es una de las causas de esta violencia atroz. A la que habría que añadir por supuesto, la corrupción endémica, el lavado de dinero en los paraísos fiscales, la venta libre de armas en los EE UU., el fracaso de las políticas represivas y de militarización que lo único que han hecho es aumentar el número de muertos y de destrucción aparte de las infiltraciones en las propias fuerzas armadas por los grupos del crimen organizado. Y por supuesto la pobreza y la extrema pobreza que constituyen el caldo de cultivo de la violencia aunque ésta no puede activarse sin las otras causas señaladas más arriba para evitar caer en el simplismo en un fenómeno tan complejo como es el de la globalización del crimen organizado a nivel mundial y su altamente efectivo manejo empresarial.

Lo alarmante del informe es el creciente número de muertos pese a las fuertes inversiones económicas en seguridad que se han estado realizando en los últimos años y que supuestamente debieran haber logrado una disminución. La región está en alarma: hasta Costa Rica, la llamada Suiza de Centro América. Guatemala y El Salvador son los dos países más violentos. Le siguen Honduras y también Nicaragua. En Guatemala, la violencia consume el 60 de los recursos de los hospitales y tiene una media entre 16 y 17 asesinatos diarios. En el reportaje sobre Guatemala, Lorena Escobar, analista en materia de seguridad, señala que este país “es una excelente estación de servicio para los carteles del narcotráfico”. En el caso de El Salvador, Juan José Dalton recuerda que actualmente hay tantos homicidios como en la guerra civil.

El problema centroamericano no es un problema de cada país ni siquiera de la región. Bien han hecho los gobiernos centroamericanos en comenzar a unirse para analizar en conjunto lo que está sucediendo y acordar políticas regionales. El escenario globalizado del crimen organizado exige una cooperación con los países sudamericanos,– el foro de UNASUR podría ser un interlocutor válido, — y el de México, los EE. UU y la Unión Europea. No se trata de pedir ayuda para comprar más armas y crear más ejércitos. El problema del crimen organizado requiere una estrategia global que fortalezca la administración de justicia, la institucionalidad de la policía y la erradicación de la pobreza.

5 Comentarios el Alarma regional

  1. Precisamente piensan en comprar más armas y tener más ejércitos los que creen que el problema está en las armas…sobre todo si las portan ciudadanos. Pero en el huracán social que se avecina, aparte de replanteos polìticos y económicos – que siempre dan resultados en el mediano plazo – sería fatal no tener una estrategia de enfrentamiento al crimen organizado en términos inmediatos. Y la ciudadanía tendría que cumplir un papel activo, valiente y de lucha en esto, no limitándose a denunciar y llamar por teléfono, a la policía y al ejército, pidiendo auxilio. No habrá un policía en cada puerta, no es posible, y sobre todo, no es deseable.
    Los políticos hipócritamente  se esfuerzan en medidas de desarme a la ciudadanía- queriendo tranquilizar a la opinión pública y dar apariencia de actuación- sabiendo que contra el mercado negro de fusiles de asalto no pueden hacer absolutamente nada con legislaciones.  

    • Y por curiosidad que se puede hacer contra esto?

      • Se pueden hacer algunas cosas. Yo tengo mi respuesta personal incluso: estar atento y preparado para defenderme si es necesario, con el recurso apropiado a la situación. Pienso que en lo político hay dos líneas de acción: apoyar el trabajo que da bienes y servicios , la empresa pequeña y mediana, sobre todo el área de agricultura y conservación ambiental; y por otro lado acción policial dura, contínua, ofensiva, contra las bandas locales e internacionales, sanciones muy estrictas, facilidades a los ciudadanos para que se puedan defender ( o sea no hostigar a la gente común con requisas, retenes y cacheos al azar que jamás atrapan a los delincuentes y amedrentan la autodefensa del ciudadano ). Este asunto no tiene solución a corto plazo, es como una guerra no convencional, dispersa, una tìpica “guerra sucia” donde el miedo a “ensuciarse” paraliza y abre el camino a los delincuentes.

        Subject: [larepublica] Re: Alarma regional

      • Se pueden hacer algunas cosas. Yo tengo mi respuesta personal incluso: estar atento y preparado para defenderme si es necesario, con el recurso apropiado a la situación. Pienso que en lo político hay dos líneas de acción: apoyar el trabajo que da bienes y servicios , la empresa pequeña y mediana, sobre todo el área de agricultura y conservación ambiental; y por otro lado acción policial dura, contínua, ofensiva, contra las bandas locales e internacionales, sanciones muy estrictas, facilidades a los ciudadanos para que se puedan defender ( o sea no hostigar a la gente común con requisas, retenes y cacheos al azar que jamás atrapan a los delincuentes y amedrentan la autodefensa del ciudadano ). Este asunto no tiene solución a corto plazo, es como una guerra no convencional, dispersa, una tìpica “guerra sucia” donde el miedo a “ensuciarse” paraliza y abre el camino a los delincuentes.

        Subject: [larepublica] Re: Alarma regional

  2. SEGURAMENTE UNA DE LAS MEDIDAS QUE DISMINUIRA ESTAS TASAS SERA LAS  “AMNISTIAS” A LOS QUE ENTREN EN LA PRIVILEGIADA LISTA DE LOS  MAS BUSCADOS..
    PREMIO AL CRIMEN ORGANIZADO MAS ABESADO ….SOLO CON LA REVOLUCION SE VE ESTAS RIDICULAS TESIS…… LA DELINCUENCIA ESTA EN MARCHA…..LA INSEGURIDAD YA ES DE TODOS..

Los comentarios están cerrados.