Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

No seamos indiferentes

Por Alberto Molina Flores

El terror impuesto desde las esferas del poder en gobiernos totalitarios, se suma la propaganda permanente e invasiva, la descalificación humillante del adversario para denigrarlo hasta envilecerle, todo esto convertido en política de estado, como en los tiempos del nazismo, tiene como resultado el miedo, la sumisión y lo que es más grave, el silencio. No puede ser más patético el poema “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”, atribuido erróneamente al poeta y dramaturgo alemán Bertolt Brecht; el verdadero autor es el pastor luterano Martín Niemöller (1892-1984). Este alemán inicialmente fue oficial naval y durante la I Guerra Mundial fue comandante de un submarino; posteriormente estudió teología. Ya como pastor apoyó al principio al gobierno nazi, la política anticomunista y antijudia de Hitler.

Alberto Molina

Por Alberto Molina Flores


Publicidad

El terror impuesto desde las esferas del poder en gobiernos totalitarios, se suma la propaganda permanente e invasiva, la descalificación humillante del adversario para denigrarlo hasta envilecerle, todo esto convertido en política de estado, como en los tiempos del nazismo, tiene como resultado el miedo, la sumisión y lo que es más grave, el silencio. No puede ser más patético el poema “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”, atribuido erróneamente al poeta y dramaturgo alemán Bertolt Brecht; el verdadero autor es el pastor luterano Martín Niemöller (1892-1984). Este alemán inicialmente fue oficial naval y durante la I Guerra Mundial fue comandante de un submarino; posteriormente estudió teología. Ya como pastor apoyó al principio al gobierno nazi, la política anticomunista y antijudia de Hitler.

Niemöller ganó fama con la publicación de su libro “Del submarino al púlpito” que narra su transformación de marino a pastor de una iglesia protestante. Además elogiaba la llegada de Hitler al poder. La prensa alemana de ese entonces alabó el libro y fue uno de los más vendidos durante los primeros años del gobierno nazi. Ante la política totalitaria de Hitler y sobre todo del control estatal sobre la iglesia, Niemöller reaccionó y se opuso a la nazificación de las iglesias alemanas, por esta razón fue apresado en 1937 y enviado al campo de concentración de Dachau en donde estuvo detenido hasta el fin de la guerra en 1945.

En enero de 1946, Niemöller dio un sermón en donde detalló las excusas que dio para no alzar la voz cuando debió hacerlo: “Sí, Hitler atacó a los comunistas, pero ¿no eran ateos y revolucionarios? Y sí, aniquiló a los incapacitados y a los enfermos, pero ¿no eran una carga para la sociedad? Y claro, agarrar a los judíos era deplorable, pero ¿los judíos no son cristianos, verdad? Y lo de los países ocupados era una lástima, pero por lo menos eso no ocurrió en Alemania ¿no es cierto? Ninguna excusa justificaba todo eso”, reiteró.

Además dijo: “No podemos negar la necesidad de expiación con la excusa de que ‘me habrían matado si hiciera algo’.”Preferíamos mantener silencio. Claramente no somos inocentes y me pregunto una y otra vez: ¿qué habría pasado si en el año 1933 ó 1934, 14 mil pastores protestantes y todas las comunidades protestantes de Alemania hubieran defendido la verdad hasta la muerte? Si hubiéramos dicho: ‘No es correcto que Göring simplemente meta en campos de concentración a 100.000 comunistas para que mueran’. Puedo imaginar que tal vez 30.000 ó 40.000 cristianos protestantes habrían muerto, pero también puedo imaginar que habríamos salvado a 30 ó 40 millones de personas, porque eso es lo que el silencio nos costó”.

Recordemos el poema “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”: “Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista,// Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata,// Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista,// Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, porque yo no era judío,// Cuando vinieron a buscarme, no había más nadie que pudiera protestar”. Gran lección: ante la amenaza de totalitarismo hay que protestar a tiempo y sobre todo jamás guardar silencio, no importa el riesgo.

Alberto Molina Flores es coronel, en retiro, de las Fuerzas Armadas del Ecuador.

3 Comentarios el No seamos indiferentes

  1. AUNQUE SOLO LIMES CADA DIA UNA SOLA RAYA DE TUS CADENAS, TE SERVIRA MAS DE QUE TE ACOSTUMBRES A ELLAS (L.C.S.M.)

  2.  resulta que ahora el pueblo esta bien  representado y ha despertado del letargo en que lo habian sometido por largo tiempo gobiernos corruptos titeres de las g randes potencias que gobernaban pa ra un circulo de poder que junto a una parte de la prensa, corrupta, saquearon y quebraron a este pais,olvidandose que quienes los elegian,el pueblo, y ahora Ud nos pide que miremos a ese pasado nefasto no siendo indiferentes a los cambios positivos que todos vemos ahora?  por Dios..si acaso nos toca no ser indiferentes sera cuando veamos en peligro este sistema de gobierno implementado por el actual gobierno, nosotros como la gran mayoria que somos,el verdadero pueblo,   y nos sentimos bien  representados,pensamos que quien esta en contra de este proyecto politico, esta en contra de la gente,.. del pueblo,  mas del 75 por ciento que apoyamos esta  revolucion,por lo tanto se convierte en enemigo del pueblo.

  3. Cuando un pueblo se siente bien gobernado y su Presidente cumpliendo con todas las promesas que hizo en su camino al poder……… y cuando más del 75% de este pueblo lo apoya, cuando un Presidente ha sido evaluado y es considerado el mejor en América Latina y el segundo en el mundo……….. cuando un Presidente  con su capacidad y conocimiento pone en marcha  la economía del país después de haber sido destrozada por gobiernos corruptos, PSP.PSC.DC,PRE,ETC que asaltaron sus arcas fiscales, se llevaron los dineros del pueblo, banqueros corruptos, que se alzaron con los ahorros del pueblo, empresarios que no pagaban impuestos………. cuando  un Presidente entrega CARRETERAS, PUENTES, VIVIENDAS, EDUCACION, SALUD, el pueblo se beneficia, puede ver que al fin se están cumpliendo sus anhelos pacientemente esperados a lo largo de la historia, con el Presidente de nuestro querido Ecuador próximo a ser REELEGIDO por la voluntad del pueblo ecuatoriano, esto no es totalitario, es multitudinario, pese a quien le pese………Mi Coronel, vista al frente, y ojalá vivamos para ver hecha dentro de pocos años al Ecuador, un país de progreso y desarrollo, un pueblo con una Revolución que avanza a pasos agigantados.

Los comentarios están cerrados.