Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mi twitter lo mató

Por Marlon Puertas

Eso hubiese dicho Juan Montalvo en nuestros días. Lo que él decía con su pluma magistral, hoy se dice en espacios virtuales que no consumen tinta pero sí demandan igual valentía y frontalidad, como en los tiempos del escritor ambateño, consagrado en la historia por enfrentar a un tirano. A muchos cibernautas se les van los dedos, qué duda cabe. Se han apropiado de las redes con tal pasión y libertad, que consideran a este como el último refugio que tienen sus conciencias para poder expresar toda la rabia y frustraciones que nacen motivadas por atropellos evidentes que nunca antes habían visto.

Por Marlon Puertas


Publicidad

Eso hubiese dicho Juan Montalvo en nuestros días. Lo que él decía con su pluma magistral, hoy se dice en espacios virtuales que no consumen tinta pero sí demandan igual valentía y frontalidad, como en los tiempos del escritor ambateño, consagrado en la historia por enfrentar a un tirano.

A muchos cibernautas se les van los dedos, qué duda cabe. Se han apropiado de las redes con tal pasión y libertad, que consideran a este como el último refugio que tienen sus conciencias para poder expresar toda la rabia y frustraciones que nacen motivadas por atropellos evidentes que nunca antes habían visto.

De ahí que se plasman palabras ciertamente equivocadas que solo sirven como un pretexto más para un régimen abusivo, pero que se disfraza con hipocresía de magnánimo. A la revolución le viene bien demostrar permanentemente todo su poder acumulado y ponerlo en práctica, porque poder que no se usa no sirve para nada. Y el poder impone respeto, implanta miedos. Sirve para eso y para muchas cosas más.

Por eso ahora han trasladado su poder hasta lo inimaginable. Escudriñan el twitter con una acuciosidad y esmero, dignas de mejores causas. Se convierten en seguidores de sus detractores, solo para estar a la caza del momento en que ocurra un desliz idiomático, muchas de las veces provocado por ellos mismos, por sus desplantes, por sus ataques, por sus acciones avasalladoras contra unos ciudadanos que tienen los mismos derechos -o deberían tenerlos- que los camaradas verdes.

Pero está claro que no todos tienen los mismos derechos. Unos son ellos, los que pueden decir lo que les dé la gana y enjuiciar a quién les dé la gana y otros, son los que por obligación, miedo o necesidad, deben permanecer calladitos si algo consideran equivocado en este tortuoso camino al buen vivir. O se callan o van presos. O se quedan mudos o caen en desgracia. O se unen a los cánticos rebeldes o se van con su música a otra parte.

Nos avergüenza como país constatar aquello. Ver a tuiteros pidiendo perdón, dándoles gusto a sus torquemadas, insaciables en su apetito de convertir a sus otrora fuertes detractores en dóciles e inofensivos repetidores de consignas. Y mientras eso pasa, mientras se acaba con la posibilidad de espacios críticos tan necesarios en democracias normales, la parranda financiada con un inédito gasto fiscal, continúa y, cada vez, con más invitados, que caen en la fiesta atraídos por ese olor a poder tan excitante, tan contagioso.

Mientras se acaba y castiga a la crítica, la impunidad reina en los delitos que consumen vidas. Mientras se presiona a jueces para que dicten sentencias veloces en sus causas, nadie los apura para que indaguen a aquellos que sí son nuevos ricos, gracias a un presupuesto del Estado que resultó ser el mejor de sus compañeros.

Aún así, los twitteros siguen. Arremeten, protestan, se hacen sentir. Ese es su espacio. Los invasores son otros. La libertad allí se la siente y se la aplica, guste o no a los acostumbrados a refutar con largas cadenas nacionales el mínimo desacuerdo. Qué pena, el twitter no es de ellos.

6 Comentarios el Mi twitter lo mató

  1. La libertad se siente en Twitter hasta cuando el aparato de inteligencia te busca por decir algo que incomode al régimen…

    No nos debe apenar que @wacker600 haya pedido disculpas por su “Ave César”, pues no fue cobardía. Debe ser difícil aguantar SOLO el embate de una maquinaria gobiernista decidida a perseguirte y detenerte por importunar al caudillo… Lo que nos debe apenar es nuestro silencio esos días…

  2. POR ESO ES QUE DESPIDE A PROFESIONALES DE VALIA, PARA LLENAR DE REVOLUCIONARIOS A SUELDO A PASAR EL DIA TIRANDO FLORES AL REGIMEN Y VIENDO QUIEN PIENSA DIFERENTE AL REGIMEN…
    PERO ESTO NO DEBERIA SER CAUSA DE MIEDO, TODO LO CONTRARIO….ESO QUIERE DECIR QUE ESTOS POLITIQUEROS ESTAN PREOCUPADOS DE QUE HAYA GENTE QUE PIENSA DIFERENTE Y EXPRESA SU DESCONTENTO CON ESTA CAMADA DE TIRANOS OPORTUNISTAS, QUE ESTAN DEPREDANDO EL PAIS.

    NO HAY MIEDO DON MARLO…!!

  3. 1)     
    AHORA
    SE PONE Mashi el disque presidente  PERO
    CLARO QUE ES mashi:

    2)     
    Mashimbécil

    3)     
    Mashintolerante

    4)     
    Mashinepto

    5)     
    Mashimportante

    6)     
    Mashipócrita

    7)     
    Mashijueputa

    8)     
    Mashimcomprensible

    9)      Mashinvertido

    10)  
    Mashincompetente

    11)  
    Mashidéntico
    a chavez……… agrégele algo más a la lista de sabiduria del dictador Correa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  4. Sentir en carne propia el “poder” de Correa! creo que la sra Irma Parra…debería contarnos algo sobre su, muy personal, experiencia! PERO dada la persecusión de la que fue objeto, saber de 1ra mano será algo poco menos que imposible!

    Gracias Correa!
    Gracias por silenciar al pueblo!

    Pero acuerdate…PROHIBIDO OLVIDAR!

  5. Sentir en carne propia el “poder” de Correa! creo que la sra Irma Parra…debería contarnos algo sobre su, muy personal, experiencia! PERO dada la persecusión de la que fue objeto, saber de 1ra mano será algo poco menos que imposible!

    Gracias Correa!
    Gracias por silenciar al pueblo!

    Pero acuerdate…PROHIBIDO OLVIDAR!

Los comentarios están cerrados.