Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Políticamente correcto

Por Julio María Sanguinetti
Montevideo, Uruguay

Recorre América Latina -y nuestro país no es la excepción- un catálogo de frases hechas y seudoverdades que clasifican de un modo automático al ciudadano que ose pensar. En virtud de ese catecismo se es progresista o reaccionario, antiimperialista o vende patria, a juicio de núcleos que se siguen autodenominando de izquierda, pese a que la realidad les cambió el libreto en medio de las ruinas del llamado socialismo real, el único que existió, y cuyo invariable legado fue la pérdida de la libertad y la penuria económica.

Por Julio María Sanguinetti
Montevideo, Uruguay


Publicidad

Recorre América Latina -y nuestro país no es la excepción- un catálogo de frases hechas y seudoverdades que clasifican de un modo automático al ciudadano que ose pensar. En virtud de ese catecismo se es progresista o reaccionario, antiimperialista o vende patria, a juicio de núcleos que se siguen autodenominando de izquierda, pese a que la realidad les cambió el libreto en medio de las ruinas del llamado socialismo real, el único que existió, y cuyo invariable legado fue la pérdida de la libertad y la penuria económica.

Quien defienda hoy las llamadas “transferencias condicionadas” inmediatamente será un progresista. Esos programas, que bajo los más diversos nombres, “Planes Trabajar” o “Planes de Equidad”, se han instalado en nuestros países, son la nueva panacea. Como el beneficiario recibe una cantidad de dinero salta inmediatamente de categoría y deja de ser “excluido” o víctima de la “pobreza extrema”. Nada más confortable. Pero la realidad nos dice que se trata sólo de mejoría estadística, que esa persona no ha avanzado nada en su posibilidad de sustentarse, no se ha hecho más útil a sí mismo y a la sociedad, bastando que pierda la dádiva para que recaiga en su situación anterior. Por supuesto, las famosas condicionalidades poco o nada se controlan y la consecuencia acaba de evidenciarse de modo categórico en nuestro país, cuando el llamado Observatorio del Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo, nos dice que el 80% de quienes reciben esa ayuda del Estado no aceptaron la oferta de trabajo que se les hizo. O sea que no se trata de un trabajador desocupado, sino simplemente de un mendigo presupuestado, que no está dispuesto a cambiar su posición, ante la mirada de sus hijos, que se van formando en esa lógica de renunciar al esfuerzo propio, en esa ética despectiva del trabajo que solo conduce al estancamiento y a la pobreza.

Quien hoy sostenga en nuestra América que debe bajarse la edad de imputabilidad de los menores, será tildado de reaccionario, porque no es progresista “satanizar a los jóvenes”. No importa que la naturaleza del delito haya cambiado y que hoy suframos una delincuencia más joven y mucho más violenta. El consumo de drogas, el narcotráfico, el debilitamiento de la estructura familiar, hasta las patologías consumistas, han conducido a esta situación y la legislación no puede ignorar esa realidad. Los delincuentes son más jóvenes. ¿Dejamos inerme a la sociedad, especialmente a los más pobres, que son los que tienen menos posibilidades de defensa?

Por supuesto, no hay nada más reaccionario que los Informes PISA o cualquiera otra evaluación proveniente del mundo desarrollado. Como invariablemente aparecemos por debajo de España y Portugal, los de menor nivel en Europa, todo es una maniobra imperialista. Y se sostiene que debemos comparar el rendimiento de nuestros adolescentes con el de otros países subdesarrollados, nunca con los mejores, porque ellos -aparentemente- no son el espejo en el que mirarse. Los mejores resultados los alcanzan países como Corea o Finlandia, que no son las grandes potencias y han dejado atrás el subdesarrollo a fuerza de educar mejor a su gente. Ellos no merecen ser nuestra fuente de inspiración. Eso es -según el pensamiento político correcto- tender al “elitismo”, a la búsqueda de una excelencia discriminatoria, a imponer una lógica mercantilista, porque se mide la capacitación y no el espíritu solidario, como si fueran términos contradictorios.

Desde ya que quien recuerde que los palestinos no tienen un Estado porque en 1948 -cuando Naciones Unidas creó dos Estados, el árabe y el judío- el mundo árabe rechazó esa creación, es alguien trasnochado. Si añade que la paz solo podrá construirse mediante el diálogo entre palestinos y árabes, es un yanquista despreciable o una simple víctima ingenua de la propaganda sionista. No importa si Israel es una democracia, como no lo son en cambio los países árabes en general u otros, como Irán, que sin ser árabes, llegan a la negación del Holocausto y de la existencia misma del Estado judío.

Los Derechos Humanos, por su parte, hoy son monopolio de quienes los violaron antes como guerrilleros o los violan hoy, groseramente, mediante el atropello a la prensa o a los partidos, como ocurre en Venezuela, Ecuador o hasta en Argentina. Una justicia teñida muchas veces de venganza persigue a militares de las dictaduras, con razón o sin ella, al tiempo que ignora sistemáticamente los horrores de las guerrillas. Hay muertos de primera y muertos de segunda. Quienes combatimos políticamente a las guerrillas tanto como a las dictaduras, no tenemos derecho a recordar el carácter antidemocrático de ambas. Eso es recaer en la “teoría de los dos demonios”, que no se puede invocar sin hundirse en anatema. En nuestro país hasta se ha inventado que los tupamaros nacieron para combatir la dictadura, cuando ya estaban derrotados al instalarse ésta, y esto se repite y repite, aun en los liceos, construyendo una desinformación digna del estalinismo.

Muchas otras facetas componen este “pensamiento único” que sufre la sociedad contemporánea; catecismo de falsedades que sigue siendo el mayor enemigo de nuestro progreso, la sombra más oscura sobre nuestro porvenir.

* Julio María Sanguinetti es ex presidente de Uruguay. Su texto ha sido publicado originalmente en el diario El País, de Montevideo.

9 Comentarios el Políticamente correcto

  1. CUBA ES UNA DEMOCRACIA EJEMPLAR…lo dijo CORREA…y si Correa lo dice..es
    por que asi mismo ha de ser..y si usted no esta de acuerdo..no lo diga muy duro
    por que la hacerlo..usted esta llamando MENTIROSO AL MEJOR PRESIDENTE DE LA
    HISTORIA DEL ECUADOR..y eso podria causarle al mismo DAÑO MORAL,PERDIDA DEL
    APETITO,IMPOTENCIA
    SEXUAL,TRASTORNOS,IMSOMIO,ESTRESS,CONFUSION,ESCALOFRIO,INCONTINENCIA
    UNRINARIA,ESTRINIMIENTO,DIARREA,HIPERTENSION,CABREO…ETC..y usted podria ser
    demandado por 40 millones.!!

  2. Todo los inocentes se han convencido que Cuba exporta buenos medicos, con que
    tecnologìa? quien ha demostrado que fabrican nuevos equipos? la medicina
    fabricada es limitada para ciertas enfermedades y nada mas, lo demas es cuento y
    es el cueto que hacen tragar a nuestro pueblo medianamente culto, en especial
    con esas brigadas en el sector rural del pais, donde no hay escuelas ni
    profesores y donde hay padres de familia que no saben leer, entonces, que bueno
    tiene Cuba para Ecuador como aliado??

  3. Gobiernos de distinto signo politico han mostrado afan de lucimiento, antes
    que solidaridad real con el pueblo cubano. Esta se hubiera dado si Ecuador
    hubiera condicionado cualquier beneficio a una transicion democratica en Cuba. Y
    no hablo de bloqueo, no solo porque Ecuador no tiene esa capacidad sino porque
    si hay otras gentes en el mundo dispuestas a cohonestar a la dictadura, ese es
    su problema. Que hemos logrado de Cuba en las ultimas decadas, comparando con la
    influencia que ha tenido?

  4. …………………Cuba al frente para qué?

    Se puede reconocer que han existido algunos
    logros en Cuba, pero es un sistema fracasado. Algunos dirán que es causa del
    bloqueo, pero el bloqueo se equipara con las décadas de subsidios, antes de
    URSS, ahora Venezuela.Si usted quiere un país que guíe a Latinoamérica,
    piense en Brasil, hoy dia ya la 6ta. economía del mundo, o piense en Chile, que
    ya va a salir del tercermundo en los próximos
    años.¡Actualícese!

  5. ¿VENEZUELA  al frente para qué?
    Una nación en donde no hay
    suficientes alimentos para sus pobladores y existe racionamiento.

    Un
    sistema político que se engaña diciendo que es socialista y acepta grandes
    cadenas hoteleras de europeos y canadienses

    Un pueblo que “ama el
    socialismo”, pero todos en el mercado negro tranzan dólares de sus negocios
    ocultos: paladares, peluquerías, jineteras…

    Un pueblo que quiere a su
    sistema, pero en cuanto pueden aprovechan para “migrar a donde
    sea”…

  6.  Cuba no es el mejorcompañero
    de viaje, no solo para el Ecuador sino para todosLos demás países que piensen en
    democracia. Sin embargo no la tieneal decir que nadie desconoce dicho
    termino que presentar como solidaridad ¿Dígame para quien?¿tal vez para los
    de su mismopensamiento ideológico? Es verdad que Cuba exporta médicosa
    donde haga falta, sobre todo a Venezuela a cambio de petróleotambién Ecuador
    esta en la lista, así todo queda en familia políticamenteablando. También y
    políticamente hablando son personajes de exportación con las ideologías del
    partido ampliando así sus áreas de contactos. Todo esta medido y calculado.
    ¿Solidaridad dice UD.

  7. Si Cuba no fuera una isla ya hubiesen emigrado todos los Cubanos en busca de libertad,lo que sucede es que esta rodeado del mar no tiene frontera con otro pais para escapar,En Cuba solo quedaria el barbudo con su familia solitario gobernando a sus hijos y hermanos y ni Cuba ni Venezuela pueden estar al frente de nadie con estos dictadores.

Los comentarios están cerrados.