Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pandora

Por María Fernanda Egas
Miami, Estados Unidos

Tras la Cumbre sin consensos, han salido a la luz una serie de informaciones e informantes sobre un tema que finalmente no se puso sobre la mesa: la legalización de las drogas. Quien creyó que tantos presidentes con planes de reelección iban a arriesgar su capital político ahora, seguirá esperando.

Por María Fernanda Egas
Miami, Estados Unidos


Publicidad

Tras la Cumbre sin consensos, han salido a la luz una serie de informaciones e informantes sobre un tema que finalmente no se puso sobre la mesa: la legalización de las drogas. Quien creyó que tantos presidentes con planes de reelección iban a arriesgar su capital político ahora, seguirá esperando.

Por demás, este es un asunto que concierne a todos, productores, intermediarios , consumidores, y víctimas de un problema multidimensional que se está volviendo urgente de acuerdo al cristal con que se mira. Porque por más que sume la cantidad de dinero que dejarían de ganar los traficantes y que pasaría a las arcas fiscales, creo que no están hechas las cuentas de los costos en salud pública que acabarían asumiendo los gobiernos con una legalización. Por ello me sorprende la visión meramente fiscal de una propuesta estadounidense –respaldada por 300 economistas y hasta 3 premios nobel- de un economista de Harvard, Jeffrey Miron, quien sumó en 7.7 billones de dólares el ahorro que tendría el gobierno de los EUA al legalizar la marihuana. Y si le aplicara los mismos impuestos que al tabaco, ganaría 6 billones de dólares más al año.

Resulta que el verdadero infierno lo estamos viviendo en América Latina donde infelizmente se encuentran países productores, proveedores, y por cierto, también 2,7 millones de consumidores de drogas, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. México se desangra en una cascada de violencia por ser la sede de los cárteles de droga que controlan la frontera con EUA y el lavado de dinero. Su influencia es dolorosísima en otros países centroamericanos como Guatemala, El Salvador y Honduras. América Central es la región más violenta del mundo después de Medio Oriente; y el escenario de muertes relacionadas al narcotráfico es aterrador. Colombia ha perdido para el Perú el liderazgo de la producción cocalera, pero han sido décadas de horror que han envilecido su historia.

Entonces, ¿es esta visión de ganancia fiscal la que nos debe guiar a buscar una solución que no ha logrado la Guerra contra las Drogas? Si fuera una gran idea legalizarlas por su potencial en ingresos fiscales, en Ecuador deberíamos legalizarlas ya: somos el segundo consumidor de alcohol per cápita en el mundo. Infelizmente, sabemos que el alcoholismo, si bien es una decisión individual, afecta también familiar y socialmente, generando incapacidad de trabajar, de amar, taras familiares, violencia y muertes trágicas. Es de anotar que nuestro país tiene a los accidentes vehiculares como su 8va causa de muerte.

También sería un estímulo fiscal para el mundo entero el potencial de los ingresos por impuestos de acuerdo a lo obtenido por el tabaco. Una vez que el consumo comienza a declinar en los países con políticas antitabaco hemos visto migrar las estrategias de los productores para aumentar el consumo en los países más pobres, donde se vive con un dólar diario. El cáncer de pulmón es el primero y más letal en el mundo, cobrando cientos de miles de vidas, y cada vez sentencia a más mujeres.

Si aceptáramos que los consumidores, que van en aumento en el mundo, pueden tener el mismo interés por las drogas ilegales como por las legales, podremos entender que ni con todos los supercomandos en acción la demanda dejará de existir, y por ende, la producción. Sabiendo que el consumidor adolece de un problema social y de salud, deberíamos abogar porque ser adicto a las drogas, así como al alcohol o al tabaco, no genere la actual estela de sangre que convierten también al adicto en un criminal.

Pero la prohibición y la represión han logrado precisamente esto, pues el comprobado éxito del tráfico de las drogas depende de la corrupción. Y ella parece ser altamente eficiente.
Si bien es cierto que los muertos de esta guerra contra las drogas los pone América Latina, en los Estados Unidos una persona es arrestada a cada 19 segundos por violar alguna ley antidrogas. Y nos preguntamos ¿por qué no caen los “peces gordos” en el país de mayor consumo? Si el 89% de los que llevan cárcel por delitos relacionados con las drogas es por su tenencia, y solo el resto es por el delito del tráfico, queda claro que para los agentes de la ley es menos comprometedor arrestar a los simples consumidores que a los zares y distribuidores locales.

La corrupción interna de cada país es el trasfondo verdadero y del que nadie quiere hablar en ningún encuentro de mandatarios. Como Angostura y la narcovalija de Ecuador; o el caso del Juez Eladio Aponte Aponte, quien ha implicado en el esquema del narcotráfico de Venezuela a los más altos funcionarios del gobierno de Hugo Chávez, como el mismísimo ministro de Defensa Henry Rangel Silva y Diosdado Cabello presidente de la Asamblea Nacional. Figura clave en este esquema es uno de los tres narcotraficantes más buscados del mundo, Walid Makled García, empresario venezolano, quien gozaba de tanta protección y beneficios que poseía una aerolínea, una empresa aduanera y de transporte terrestre y la concesión de un puerto. En su declaración a la prensa realizada en Colombia antes de ser extraditado a Venezuela dijo que había aportado con dos millones de dólares a la campaña por el referéndum del SI del gobierno de Chávez. “Si yo soy narcotraficante entonces toda esa gente que trabajaba conmigo es narcotraficante”, dijo Makled.

Al plantear la legalización, regulación o despenalización de las drogas con el argumento de que puede ayudar a paliar la crisis económica o simplemente aumentar las arcas estatales, estamos dejando en segundo plano la problemática de salud y la profunda institucionalización de la corrupción. Por ello pienso que en la ciencia para contrarrestar las adicciones, como una vacuna que ya fue aprobada en México, hay un acercamiento más próximo al humano. Las propuestas anticorrupción deben de estar en un búnker que nadie se atreve a destapar.

8 Comentarios el Pandora

  1. Lo más adecuado es despenalizar gradualmente de manera global. Si Ecuador solito despenalizara, sería peor porque nos aislaría del mundo

    •  De acuerdo, hay que llegar a un consenso, pero considerando la realidad de cada país. Imagino ya la “piratería”, la adulteración, o el dumping. La corrupción continuaría pero de otras formas ya conocidas mientras el dinero seduzca a los responsables de imponer los controles que seguirán siendo necesarios.

  2. CON MUCHOS FUNDAMENTOS TECNICOS Y ECONOMICOS…
    Y LOS ETICOS??
    AUN NUESTROS COLEGIOS NO TIENEN EL INDICE DE CONSUMO DE DROGAS QUE EN EEUU, CANADA, CHILE, PAISE EUROPEOS,  ESO SE TRADUCE EN UNA MEJOR SALUD MENTAL DE NUESTROS HIJOS.
    SI BIEN LA “LUCHA CONTRA EL NARCOTRAFICO”  NO A DADO LOS RESULTADOS ESPERADOS, SE DEBE BASICAMENTE A QUE SOSPECHO QUE MUCHOS GOBIERNOS DE NUESTRA REGION TIENEN VINCULOS MUY INTIMOS CON LOS GRANDES CARTELES DE LA DROGA…  LA LUCHA SERA EFECTIVA CUANDO EN LOS CONGRESOS, EN LAS PRESIDENCIAS, EN LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA…NO HAYA GENTE FINANCIADA POR EL NARCOTRAFICO.  ALLA SE DEBE ENCAMINAR LA LUCHA….

    POR SER PADRE DE FAMILIA, POR ASUNTOS ETICOS….YO NUNCA PODRE ESTAR DE ACUERDO EN LEGALIZAR EL CONSUMO DE DROGAS,  EL ABORTO, O LA EUTANACIA.

  3. Problema complejo, con muchas raices y vertientes.

    Un punto importante es la educacion: ciudadanos con valores son menos propensos a caer en la adiccion y/o la corrupcion.

    Y tendremos mejores politicos, que mejoren el sistema educativo y laboral y asi creamsos una espiral ascendente y positiva.

    El trabajo es arduo y largo… empecemos con nuestros hijos y educandos, en el caso de los maestros y formadores.

  4. “Al plantear la legalización, regulación o despenalización de las drogas con el argumento de que puede ayudar a paliar la crisis económica o simplemente aumentar las arcas estatales”

    Lor argumentos planteados NO se reducen al simple beneficio economico para un determinado pais, aun cuando es un argumento valido. Empezando por ahi, el articulo cojea.

    Ud. manifiesta que los costos en salud publica serian asumidos por los gobiernos con una legalizacion?, quiere decir que si me da una cirrosis por beberme un lago de cerveza, es el estado el que me va a curar de esa enfermendad?, lamento decirle que no andamos con tanta suerte.

    No lo dice claramente, pero sus argumentos inducen a pensar que tambien se deberian prohibir el consumo de alcohol y cigarillo?, ya sabemos a lo que llevo la prohibicion del alcohol en los anios 30 (si no me equivoco), exactamente lo mismo que ocurre hoy con las drogas, crimen, corrupcion un elevado consumo del mismo, chantajes, sobornos, etc, etc, etc., deberiamos retroceder en el tiempo y volver a la era Al Capone?

    Por otro lado, bien apunta Ud. a la corrupcion de los mas altos niveles de gobierno,como es el caso de chavez, hoy nuevamente en el ojo del huracan gracias a las confesiones de uno de los mas importantes ex-magistrados del pais, la corrupcion de acuerdo a sus declaraciones podria llegar hasta el mismisimo Presidente de la Republica, en mi opinion con conocimento absoluto de chavez. De manera que le pregunto, quien va a controlar a un gobierno corrupto como aquel? Seria tanto como ponerle a la zorra a cuidar a las gallinas.

    Ud. menciona a Mexico hablando del tema de drogas, pero la realidad del caso es que los mexicanos en el tema de las drogas han ido fracaso tras fracaso, tienen las ciudades mas peligrosas del mundo y sus narcotraficantes son LOS PRIMEROS en oponerse a la legalizacion de las drogas, por obvias razones. En definitiva, Mexico en el tema solo sirve de MAL ejemplo.

    Proponer como alternativa de solucion, al problema de las drogas, la lucha anticorrupcion es  utopico. Le digo mas, la corrupcion no es patrimonio exclusivo de las drogas, tambien se la hace con Pativideos, para citar un ejemplo y eso, mi estimada dama, NO VA A CAMBIAR, seamos realistas.

    •  Estimado Fernando,
      Le pido una relectura de lo que he planteado.
      -Digo precisamente que no podemos contemplar como únca razón para ir hacia la legalización, el sustento de beneficio fiscal analizado en la realidad de un solo país, pues la realidad de América Latina es muy distinta y tenebrosa.
      -En el mundo, solo en el 2008, murieron más de 1.3 millones de personas víctimas del cáncer de pulmón, solo como un ejemplo, quién lleva el costo si no de un tratamiento integral (en algunos países sí se garantiza este derecho y creería que ya Ecuador lo hace), al menos de ciertos servicios hospitalarios, medicinas, acaba siendo el Estado, pues es una minoría la que cuenta con seguro privado y de hecho, estos tienden a tener consideraciones menos favorables o pólizas más caras para los fumadores.
      -De ninguna manera he dicho que se debería prohibir el consumo de otras drogas consideradas legales. Utilizo la historia ya escrita de estas para plantear la hipótesis de que con controles laxos no hay política segura.
      -La pregunta que ud me hace es la misma que yo planteo: quién va a controlar la corrupción generalizada? pues las mafias encontrarán siempre formas de subsistencia y enriquecimiento ilícito y para esto deberán seguir contando con funcionarios corruptos fáciles de sobornar con los millones de dólares que manejan (creo que Makled posía una fortuna de 1.200 millones de dólares?)
      -Solo comento que en México han aprobado una vacuna, para ser más específica, inhibe la adicción a la heroína y podría utilizarse en la cocaína y el tabaco. Vengo siguiendo estos proyectos de vacuna, no es el primero, quizás hayan más, pero considero que es importante pues se está pensando en que este es un problema humano y no fiscal. Tampoco es la solución a un problema de la magnitud actual.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Saludos

      • Muchas gracias por su respuesta:

        Asumire como mia la mal interpreatcion del texto despues de leer su replica. Coincido con Ud. El factor economico no es el unico, ni deberia serlo, al considerar una posible legalizacion de algunos tipos de drogas.

        Pero de echo el debate sobre este asunto regularmente se sustenta sobre varios puntos, a saber: generacion de fuentes de empleo, reduccion de la criminalidad que envuelve el narcotrafico, (no tendrian que matarse por una esquina para poder vender la droga), ni obligar a gente a que trabaje los campos convirtiendolos por defecto en delincuentes, la corrupcion a nivel gubernamental cambiaria drasticamente, por ejemplo, no tendrian que meter 40 kilos en una valija diplomatica, si maximo tendrian que “comprar” los favores del gobierno para tramites burocraticos tal como se hace para otros rubros, el estigma de ser drogadicto por consumir algo ilegal desapareceria, los carteles de la droga tendrian que desaparecer o legalizarse, el millonario gasto en combatir el narcotrafico podria dedicarse a la educacion, el factor de consumir lo prohibido pasaria a ser de menor importancia, etc. Pero sobre todo, los adultos tendran la libertad de saber si lo consumen o no, entiendo que para los menores de edad el consumo seguiria siendo ilegal.

        La corrupcion es un problema en si mismo y es algo mucho mas dificil de erradicar que la propia drogadiccion, son problemas que van de la mano, pero eso no significa que al atacar uno de ellos el otro va a ser extinguido per se.

        El asunto es digno de un profundo analisis, lastimosamente la mayor parte del tiempo tenemos que plantarnos en los debates, pues estamos en manos de gobiernos que han sido apoyados economicamente por el narcotrafico en unos casos y en otros los que son directamente narcos como todo parece apuntar al gobierno de chavez, tampoco el gobierno americano se salva en ese aspecto, hay muchos politicos que tambien hacen lobby por la no legalizacion de las drogas por favores recibidos.

        Por otro lado, tenemos sociedades hipocritas como la americana, donde fumar marihuana es de lo mas comun entre la poblacion, sin embargo al momento de aprobar su legalizacion ponen el grito en el cielo como si nunca hubieran fumado en su vida y votan mayoritariamente en contra (California).

        De manera que, sientanse tranquilos quienes se oponen a la legalizacion de las drogas, esto no pasa, por lo menos no en esta decada. Y no se confundan, quienes apoyamos la legalizacion, NO estamos a favor del consumo, eso es asunto de cada individuo.

        Saludos :-)

        •  Muy de acuerdo Fernando, coincido 100% con su conclusión, y con que hay mucho de qué hablar en este debate, solo quería proponer mi punto de vista sobre esta “teoría económica” por fuera de lo que ya viene siendo expuesto.
          Slds,

Los comentarios están cerrados.