Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El último rodaje de la jueza Encalada

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador

“¿Qué estrella cae sin que nadie la mire?” se preguntaba William Faulkner, uno de los más grandes escritores que la especie humana ha producido. Y es muy interesante el tema de las estrellas, a pesar de la pregunta de Faulkner, porque los científicos –desde hace mucho ya- lograron descubrir que gran parte de los astros que observamos en el firmamento de la noche están simplemente muertos. Murieron hace millones de años y las imágenes que tenían cuando existían han viajado un tiempo de incontables años-luz para llegar a nuestros ojos. Son como si fuesen las imágenes de la muerte, del pasado, de todo aquello perdido… Así son, a veces, las imágenes de los políticos que vemos: algo como espejismos, como ilusiones…

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador


Publicidad

“¿Qué estrella cae sin que nadie la mire?” se preguntaba William Faulkner, uno de los más grandes escritores que la especie humana ha producido. Y es muy interesante el tema de las estrellas, a pesar de la pregunta de Faulkner, porque los científicos –desde hace mucho ya- lograron descubrir que gran parte de los astros que observamos en el firmamento de la noche están simplemente muertos. Murieron hace millones de años y las imágenes que tenían cuando existían han viajado un tiempo de incontables años-luz para llegar a nuestros ojos. Son como si fuesen las imágenes de la muerte, del pasado, de todo aquello perdido… Así son, a veces, las imágenes de los políticos que vemos: algo como espejismos, como ilusiones…

Nada más oportuno que una analogía con las estrellas para entender el proceso de intoxicación que vive mi país. Hace poco, el Presidente, nos hizo espectadores de dos de los procesos judiciales más arbitrarios de la historia jurídica Latinoamericana en cuanto a la libertad de expresión. En el caso particular del proceso contra Diario El Universo, desde el principio pudimos percibir un sesgo inconcebible. Sin embargo, muchos de nosotros no nos imaginamos los alcances de los abogados defensores del Primer Mandatario. No al punto de manipular el proceso desde la redacción de la sentencia. Sabíamos que hablar de “autoría coadyuvante” sin lugar a dudas significaba la prostitución del derecho penal. Las asistencias egolátricas del Presidente a las audiencias, sus declaraciones públicas, la crudeza de su pretensión implacable por recuperar un ¿honor? devastado y los millones de dólares exigidos nos hacían asistir, no solo a la negación del compromiso con la libertad (sobre todo de crítica) de la revolución, sino al fracaso institucional y estructural del principio de independencia judicial. Pero hasta allí solamente…

Perdón, prensa corrupta, actores políticos, el desgastado “ya nadie les cree” y muchas otras frases fueron comunes en aquellos días. Muchos de nosotros –todavía- recordamos esa historia (incluso algunos detalles). Pero con el pasar del tiempo, lo que sorprende es que todo lo que tocamos referente a los juicios del Presidente contra los medios expulsa pus por todos los orificios. El video de la jueza Encalada, en ese sentido, constituye el pus (asqueroso) por excelencia en esta historia de honores y chantajes.

El video –cuyo argumento está lejos de acercarse al de las películas más espeluznantes de Hitchcock- es, desde el punto de vista de la credibilidad gubernamental, devastador. “Yo vine a hacer aquí el papel de payaso” dice el famoso actor (perdón, Juez) Juan Paredes en medio de uno de los más interesantes diálogos de la trama. (No sabría decirle, juez Paredes, si su papel fue el de payaso o si ese fue el rol de todos los que creyeron en la limpieza judicial del proceso.) Y más allá de los diálogos: ¿En que sitio quedan los jueces de una Corte Nacional de Justicia que -¿presionada?- inauguran su jurisdicción negando la casación de una sentencia redactada por el abogado de una de las partes (¡o sea ratificando un fallo nulo!)? ¿Dónde queda la honestidad política de jueces y autoridades? ¿Con qué nuevas mentiras van a salir los asambleístas oficiales y ministros para defender lo indefendible? ¿Para limpiar todo este pus?

Gracias, de todos modos, Gutemberg Vera por –lejos de avergonzar a los estudiantes de derecho del país de la profesión que han elegido- habernos explicado, de la manera más ejemplificada, el porqué del desprestigio de la abogacía en el Ecuador. Así como las razones detrás de la desconfianza de la gente en el nefasto sistema judicial (aún más podrido a raíz de la revolución).

En cuanto a usted, Señor Presidente, ¿cuánto honor queda en el Palacio después del video de la jueza Encalada? Tal vez, en lugar de enviar cartas absurdas a la Asamblea Nacional sobre la división de poderes, deberíamos enviarle, todos los ciudadanos, todos los días, cartas desesperadas, furiosas, extensas, cartas en que le expresemos nuestra pena, nuestra decepción, la devastación de nuestras esperanzas, cartas tan largas para que lleguen a las estrellas. Cartas en que reflejemos el dolor que causa un gobierno que nos prometió cambiar el mundo y que ahora repite –y perfecciona- las más fétidas maniobras de la derecha. Cartas Presidente, muchas cartas, cartas con lagrimas y asco, cartas no sobre el honor pero si sobre la ética y la honestidad política.

Porque me temo que si no comenzamos a escribirle cientos de cartas todos los días se comprobaría que el Ecuador esta condenado Sr. Presidente. Se comprobaría que el Ecuador está ciego –pero no como Borges- sino ciego, sin luz, sin orientación, sin indignación. Porque si el video de la jueza Encalada no es capaz de indignar, Sr. Presidente, creería que la revolución nos arrebató, de un solo plomazo, la cordura, la juventud, la libertad de nuestro pensamiento. Por eso hay que escribirle cartas Presidente, cartas sin fin, miles de cartas, porque su imagen es como la de esas estrellas que vemos: no son lo que parecen: han dejado de ser: han perdido su luz.

12 Comentarios el El último rodaje de la jueza Encalada

  1. Muy acertado el artículo de opnion. Creo que la gente decente de este pais está harta de tanta impudicia, cinismo e impunidad. Las personas que de buen fe e ingenuamente creen en este revolucio, tendrán que cuestionarse su posicion a laluz de la ética, la moral y las leyes. Los que restan son los incondicionales, beneficiarios en poco o en mucho de este proceso que apesta a muerto.  

  2. No creo en las buenas intenciones de Correa ni por un solo momento. Creo si que es una persona enferma de ego, podero y dinero. Creo que uso el discurso de izquierda para asaltar el poder, para usarlo en su propio beneficio y satisfacer sus desajustes psicologicos. Es un tipo peligroso incontrlable, capaz de llevar al país a situaciones dramáticas, aún mas graves que el 30S.
      

  3. Cayetano Pillon // sábado 21 de abril de 2012 en 13:39 //

    Son masters en la manipulación y pilleria!!! Esa es la meritocracia del gobierno.

    Aura que van a decir ” yo no fui fue pepe pegalo pegalo que el lo fueeeeeeeeeee” colorin colorado que el cuento se acabado…

  4. Excelente articulo, una vez mas, un llamado de atencion a la inaccion popular.

    En un pais serio este escandalo habria significado una retahila de cabezas cortadas en el gobierno, el Presidente habria renunciado por etica, sin embargo en Ecuador, paredes, los vera, correa y sus corifeos estaran riendose de nosotros ahora mismo, el satrapa al parecer ni siquiera ha mencionado el asunto, en su show de los Sabados, NADA, nos acostumbramos a que ultrajen la justicia de una u otra forma, nos acostumbramos a que nos roben mediante las ya eternas emergencias, estamos concientes de lo que hacen y sin embargo asistimos impavidos al saqueo “revolucionario”.

    Es hora de reaccionar!

  5. Bien periodista Miguel Molina Diaz, pero le falta mas dureza en su articulo y direccionar a que el sr. Correa debe ya dejar el mando, debe ya renunciar, es tan complicado meter la mano en la justicia que el q la mete se quema y el sr. Correa se ha quemado, paso con Gutierez no ha mucho,la pichicorte,recordemos y con algun otro presidente, pero el actual dijo expresamente q va a meter las manos en la justicia, y metio sus manos, hay decadencia en esta mi profesion de Abogado, pero hay precipitacion de inmoralidad de los jueces,es obvio,son ellos y ahora tambien ellas, quienes deben ser incolumes,rectos y honestos.Depende de ellos la justicia,  ser valientes es importante, no ser COBARDES. Por un sueldo ser indignos no vale y peor ser ahora payasos. Renuncie ya sr. Correa 
    un abogado   

  6. suscribo el artículo !!

  7. campesino ecuatoriano // sábado 21 de abril de 2012 en 17:40 //

    Muy buen artículo, pero una sola aclaración, importante, que espero en el futuro a usted no se le ocurra repetir.
    La condición de payaso es propiedad única del economista, un derecho inalienable e intransferible que solo él ostenta, y nadie más; recuerde que esta aseveración se la hizo pública en una sabatina cuando con gran técnica y conocimiento del tema éste (el economista) opacó a Tiko Tiko; de tal forma que endilgarle una característica (porqué no decir virtud) del líder de la revolución a un inepto como el juez Paredes es tan solo un despropósito, limítese a llamarlo lacayo a sueldo o mejor aún furcia vendida.
    Ahora que en cuestión del honor y la honra estoy seguro que los dos en mención así como sus abogados y todos los que componen esta trama comparten la misma, barata, enlodada y sucia; mejor dicho tienen una honra demasiado deshonrada.

  8. Yo creo que Correa es corrupto y el gobierno es corrupto completamente!!!

  9. NO HAY PEOR CIEGO DEL Q NO QUIERA VER

  10. Agradezco y saludo todos sus comentarios! Una buena noche!

  11. Cierto,que lamentable darse cuenta que el hombre que nos vendio,el gobierno de las manos limpias, y los corazones ardientes es un fraude es una UTOPIA,verguenza,correa pierdete si aun tienes DIGNIDAD

Los comentarios están cerrados.