Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El día del camello

Por Lula Garay de Gilbert
Guayaquil, Ecuador

No me voy a referir al dromedario ícono del desierto ni al que sirve como medio de transporte de los tres reyes magos. Estas líneas van dedicadas a lo que dignifica al hombre, el trabajo. Como bien sabemos el próximo martes, primero de mayo se conmemora el día del trabajo, aunque paradójicamente ese día no se trabaja. Será que trabajamos lo suficiente, o será que tenemos suficiente trabajo; lo cierto es que existe un derecho al trabajo, cuando lo correcto debería ser, el derecho a trabajar.

Por Lula Garay de Gilbert
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

No me voy a referir al dromedario ícono del desierto ni al que sirve como medio de transporte de los tres reyes magos. Estas líneas van dedicadas a lo que dignifica al hombre, el trabajo.

Como bien sabemos el próximo martes, primero de mayo se conmemora el día del trabajo, aunque paradójicamente ese día no se trabaja. Será que trabajamos lo suficiente, o será que tenemos suficiente trabajo; lo cierto es que existe un derecho al trabajo, cuando lo correcto debería ser, el derecho a trabajar.

Desde chica aprendí una frase que mi abuelo, enseño a mi padre, y este, a nosotros: “Trabaja joven sin cesar, trabaja; que la frente honrada que en sudor se moja nunca ante otro se sonroja, ni se
inclina servil ante quien lo ultraja”.

Y es que el trabajar, incrementa el presupuesto familiar, levanta la autoestima. Trabajar es sinónimo de producción y producción es sinónimo de progreso; y en esto me detengo a reflexionar. ¿Cuántas
fuentes de trabajo en el sector privado han aumentado desde el 2007 hasta hoy? ¿Cuántos puestos/cargos públicos han aumentado desde el 2007 hasta hoy?

Algunas manos limpias se transformaron en bolsillos llenos; sus corazones ardientes, en almas indolentes. Parece que la verde revolución ha resultado altamente rentable para algunos que con bombos y platillos festejaran el día del camello, dicen que hay uno que tiene como un millón de motivos para festejar. Será que son eficientes al momento de dar empleo dependiente del Estado, y no tan eficaces cuando deben crear fuentes de trabajo.

En la otra cara de la moneda, están quienes ese dia recordarán que tuvieron trabajo; cuantos médicos, maestros, trabajadores de los casinos; se quedaron sin empleo de un plumazo.

Qué distinto sería, si en lugar de aislarnos y pelearnos con todo el mundo, abriéramos las puertas a la inversión extranjera. Qué distinto fuese, si en lugar de aumentar los cargos públicos, generaríamos riqueza; y no aumentar la riqueza generada en los cargos públicos.

Hemos visto a algunos, comerse los cheques, construir mansiones playeras, viajar a montones y manejar autos de lujo; para luego marcharse como si nada ha pasado.

Por lo visto en el Ecuador hay harta plata pero poco camello …..

1 Comentario el El día del camello

  1. HAY POCO CAMELLO??  ..
    EL GOBIERNO ESTA LLENO DE “CAMELLOS” .. 
    Y GENTE QUE ANTES  NO TENIA CAMELLO, HOY VIVEN OPULENTAMENTE, Y NO NECESITARAN TENER CAMELLO  DURANTE  EL RESTO DE SU VIDA..   YA QUE EL CAMELLO CON LA REVOLUCION FUE MUY GENEROSO !!

Los comentarios están cerrados.