Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

#YOSOY132

Por Joaquín Hernández Alvarado
Guayaquil, Ecuador

Las elecciones presidenciales en México dieron un vuelco inesperado el pasado viernes 11 de mayo durante la visita de campaña que terminó en fracaso, debido al rechazo generalizado que sufrió el candidato por el PRI, Enrique Peña Nieto por parte de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana (particular) en el D.F. Hasta ese momento, Peña Nieto mantenía una amplia ventaja sobre sus rivales en la contienda presidencial.

Por Joaquín Hernández Alvarado
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Las elecciones presidenciales en México dieron un vuelco inesperado el pasado viernes 11 de mayo durante la visita de campaña que terminó en fracaso, debido al rechazo generalizado que sufrió el candidato por el PRI, Enrique Peña Nieto por parte de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana (particular) en el D.F. Hasta ese momento, Peña Nieto mantenía una amplia ventaja sobre sus rivales en la contienda presidencial. Pero el rechazo de los estudiantes que se manifestó contundentemente en el campus y posteriormente en las redes sociales, bajó puntos al candidato y arrastró en el descrédito, por falta de objetividad al relatar lo sucedido a las dos grandes cadenas televisivas mexicanas, Televisa y TV Azteca. Peña Nieto fue acusado de su gestión como gobernador del estado de México y por las masacres contra la población civil en San Salvador Atenco. Y a las dos grandes cadenas por mostrar una sola versión.

Sorprendido, el equipo de Peña Nieto atacó a los estudiantes de haber sido infiltrados por miembros de los otros partidos de oposición. En el campus, Peña Nieto cometió el tremendo error de utilizar su carisma de líder para imponerse sobre las protestas, asumiendo la responsabilidad de lo actuado cuando fue gobernador del estado de México. Fue suficiente. En un video de respuesta, grabado por los mismos estudiantes, 131 de ellos aparecieron declarando su posición por la democracia y mostrando su carnet de la Ibero. Otros crearon la página #YOSOY132 pidiendo a los demás jóvenes unirse contra lo que consideran la distancia interesada de los políticos de los verdaderos intereses ciudadanos. Estudiantes de otras universidades, privadas al comienzo y luego públicas, se unieron a sus compañeros en esta campaña. La rechifla de la Ibero se convirtió en trending topic.

Los estudiantes han mantenido su independencia frente a todos los partidos. No se trata de hacer la chamba (el trabajo) a los demás candidatos por simpatías ideológicas. Que voten por quien sea pero a conciencia. Entusiastas, algunos analistas han empezado a hablar de la primavera mexicana. Habría que precisar para evitar sorpresas. Lo que indigna a esta juventud aparte del retorno del PRI con su carga de prepotencia y corrupción es la manipulación que imponen los medios de comunicación citados. Pero el acento hay que ponerlo en la manipulación mediática por el desprecio que implica a la inteligencia y no en la condición de los medios que pueden ser privados o públicos. Como la guerra fría terminó hace tiempo, tan indignante resulta a los jóvenes de esta generación ser manipulados por medios privados que por públicos.

El otro tema es la misión de la universidad capaz de contrariar al poder y de no someterse a éste en búsqueda de favores siempre pasajeros. Frente al pedido de “castigo a los revoltosos y expulsión de los estudiantes”, la universidad Iberoamericana garantizó a sus estudiantes el pleno derecho a la libertad de expresión. Hoy puede ser frente al PRI. Mañana frente a un gobierno intolerante. La universidad sin condición.

Este texto fue publicado originalmente en el diario  HOY.