Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El fracaso de las naciones

Por Hernán Pérez Loose
Guayaquil, Ecuador

La cerca que divide la ciudad de Nogales parecería ser parte de un experimento sociológico. Al norte de la cerca se extiende la ciudad estadounidense de Nogales, Arizona, mientras que al sur de la cerca se encuentra la ciudad mexicana de Nogales, Sonora. En la zona al norte de la cerca el ingreso anual por persona es más alto que en el área que se encuentra al sur de ella. Al norte las expectativas de vida son igualmente más altas que en el sur. La criminalidad y el nivel de corrupción en la ciudad que se ubica en el Estado de Sonora son mayores que en la parte de la ciudad ubicada en el Estado de Arizona, donde además las calles están en mejor estado y las elecciones son más democráticas.

Por Hernán Pérez Loose
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

La cerca que divide la ciudad de Nogales parecería ser parte de un experimento sociológico. Al norte de la cerca se extiende la ciudad estadounidense de Nogales, Arizona, mientras que al sur de la cerca se encuentra la ciudad mexicana de Nogales, Sonora. En la zona al norte de la cerca el ingreso anual por persona es más alto que en el área que se encuentra al sur de ella. Al norte las expectativas de vida son igualmente más altas que en el sur. La criminalidad y el nivel de corrupción en la ciudad que se ubica en el Estado de Sonora son mayores que en la parte de la ciudad ubicada en el Estado de Arizona, donde además las calles están en mejor estado y las elecciones son más democráticas.

Lo interesante del caso –si es que es dable así decirlo– es que ambas ciudades comparten una composición étnica muy similar y, además, el escenario geográfico y geológico es virtualmente idéntico. Las razones del porqué la ciudad de Nogales del norte es tan diferente de la ciudad de Nogales de sur parecería que son las que actualmente explican las diferencias entre México y Estados Unidos, y en gran medida entre las naciones desarrolladas y las naciones subdesarrolladas.

Dos conocidos economistas, Daron Acemoglus, quien actualmente enseña en el MIT, y James A. Robinson, que lo hace en la Universidad Harvard –ambos con estudios en la London School of Economics–, intentan encontrar una respuesta a esta situación en un reciente libro que está recibiendo mucha atención, Why Nations Fail: the Origins of Power, Prosperity and Poverty. (Por qué las naciones fracasan: los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza). Las diferencias entre las naciones del planeta son ciertamente enormes. Por ejemplo, las que existen entre Noruega y los países de África central en términos de ingreso son abismales.

Para los autores, “la razón que Nogales, Arizona, es mucho más rica que Nogales, Sonora, es simple: es debido a las muy diferentes instituciones que hay entre los dos lados de la frontera, lo cual crea muy diferentes incentivos para los habitantes de Nogales, Arizona, versus los de Nogales, Sonora”. Y no solamente esto puede observarse entre estas dos ciudades tan similares y tan diferentes a la vez. Hay otros casos-fronteras, si se quiere. El más notable es el de las dos Coreas.

En la medida en que existan instituciones que motiven a las personas a ser más productivas, la sociedad en general prosperará. La protección de los derechos de propiedad privada, la seguridad de que los contratos serán cumplidos, la oportunidad de invertir y de retener control sobre el dinero, una tasa baja de inflación, entre otros, son elementos claves. Es lo que se conoce como instituciones económicas inclusivas. Pero estas instituciones únicamente han florecido, según lo demuestran los autores, allí donde han existido instituciones políticas que desconcentren el poder político y funcionen independientemente. Un interesante análisis para reflexionar sobre lo que sucede actualmente en la región.