Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fin de fiesta

Por Marlon Puertas
Guayaquil, Ecuador

Siempre he pensado que la fiesta revolucionaria durará hasta que se puedan pagar los tragos y la orquesta. Los invitados, al ver que los meseros dejaron de darse vueltas con sus charoles y se aprestan a levantar los manteles, se van. Los bailarines, al percatarse que se paró la música, buscarán otra fiesta. Los más afectados por la farra irán a su casa a pasar la resaca. Todos querrán asistir a la próxima celebración.

Por Marlon Puertas
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Siempre he pensado que la fiesta revolucionaria durará hasta que se puedan pagar los tragos y la orquesta. Los invitados, al ver que los meseros dejaron de darse vueltas con sus charoles y se aprestan a levantar los manteles, se van. Los bailarines, al percatarse que se paró la música, buscarán otra fiesta. Los más afectados por la farra irán a su casa a pasar la resaca. Todos querrán asistir a la próxima celebración.

La vida es cruel, pero es así. Al Gobierno le costará convencerse de aquello, pues durante más de cinco años creyó haber formado un ejército de ciudadanos revolucionarios, al estilo cubano, que no dudarían en fajarse con quien sea con tal de defender el proyecto verde.

El tiempo que se viene será el ideal para saber si tenían razón. Una vez que el chorro interminable de recursos se detenga con el mismo freno que se aplicó a los precios altos del petróleo, veremos con cuántos patriotas de su estilo contamos.

Al empezar los ajustes tan repudiados de antes, pero necesarios ante la realidad, comprobaremos si todo lo recibido durante cinco años será suficiente para tener paciencia y comprensión con el papá Gobierno o si, al contrario, los hijos malcriados le exigirán más, se pondrán bravos, gritones, alzados, porque ya se acostumbraron a que les lleven el desayuno a la cama, servido en forma de bono.

Ya veremos también si la inmensa burocracia que se contrató se resignará con las explicaciones de un Ministerio de Finanzas que a todo dará una salida disfrazada, que no tenga que ver con dinero, por supuesto.

Anticipándose a esto, el joven ministro revisó la balanza comercial y constató que nuestra riqueza se va a las potencias, que nosotros seguimos vendiendo lo mismo, que en cinco años no se ha desarrollado ninguna industria en serio y que, como siempre, seguimos siendo un país de productos primarios que vende un dólar pero compra diez. Por eso, los viajeros ya no se pueden traer celulares, televisores. Comienzan con los pequeños.

Será entonces que, tal vez, se piense en acudir a los amigos, que nunca han servido para mucho, pero podrían ayudar en una emergencia. Pues no. Solo comprobarán, horrorizados, que sus camaradas están peor que ellos. Igual de quebrados, enfermos, débiles políticamente y con un respaldo popular en duda, probablemente por las mismas causas que tenemos aquí.

La disyuntiva revolucionaria será, entonces, regresar la vista a los enemigos, al imperio. Ese mismo imperio que ahora observa, vigilante, cuál será el siguiente paso que dará Ecuador en el pedido de asilo que hizo uno de sus tantos enemigos públicos, hoy refugiado en nuestra embajada de Londres.

Por lo pronto, sería conveniente que alguien nos hable con franqueza y nos explique cuáles son sus planes. Dónde están y en que consisten, que nos digan cuál sera nuestra salida a una situación que se nos viene amenazante para todos, que nos tranquilice y nos sorprenda con respuestas inmediatas. Seguro que están listos, porque han tenido todo el tiempo del mundo para prepararse. Seguro, porque se las saben todas.

6 Comentarios el Fin de fiesta

  1. Pues nada mas cercano a la realidad, don Marlon, este gobierno empeñó las joyas de la familia no para hacerlas producir sino para vivir de ellas y cuando el dinero se termine, ahi será “el llanto y el crujir de dientes”, poniéndonos bíblicos, pues en el momento en que se cierre el grifo de los altos precios del petróleo, grifo que se va cerrando paulatinamente por la crisis europea no superada, no tendremos muchas salidas, pues nos lo hemos feriado todo, absolutamente todo.  El problema es que cuando mas larga la fiesta, mas bravo es el chuchaqui.

    ¿Cual es nuestra salida, don Marlon?  Sin fajármelas de adivino me atrevería a apostar por esto, comenzará una campaña mediática termenda en contra de la moneda del imperio reclamando nuestra soberanía respecto a la moneda que tratará de convencer que es necesario retornar a nuestro propio medio de intercambio, lo cual será apoyado por los grupúsculos que viven a expensas del estado, como los que hacen plantones frente a la embajada del Paraguay y por aquellos que saben que tal medida les beneficiará.

    Volveremos a imprimir nuevamente billetes cual serpentinas de fiesta, retornando a los oscuros dias donde llevábamos el dinero en canastos para traer las compras en la billetera.

    Me lanzo por esta alternativa, las imaginativas ideas de impuestos “ecológicos” han llegado al límite, tan es así que luego de las restricciones a las importaciones de teléfonos porque generan desechos tóxicos al medio ambiente, tuvieron que salir a aceptar que lo hacían por “equilibrar la balanza comercial”, es decir descubrir la verdadera intención de su mentira.

    Conociendo el vaho populista que impregna a este gobierno estoy seguro que jamás suspenderán los bonos, los subsidios, la burocracia, pesadas cargas para el presupuesto.  ¿Mirar al imperio?  Eso nunca, preferirán nuevos préstamos de quienes se han vuelto nuestros mayores acreedores, los chinos, empeñando lo que sea hasta que termine su mandato, y rezando para que vuelva a subir el precio del petróleo para lanzarse a una nueva elección, si no se lanzan a tal empresa dirán que los poderes fácticos les han rodeado y que por eso no lo hacen o sino pondrán de pretexto la saludable alternabilidad democrática por la cual desisten de ser poder nuevamente.  Pretextos, como digo, hay muchos.

    “El socialismo fracasa cuando ya no hay dinero para repartir, dinero de los demás, claro”
    Margaret Tatcher

    • Dudo mucho que correa desdolarize al Ecuador, el sabe que eso seria un suicidio politico, van a buscar maneras de esquilmarnos mas a los ecuatorianos y van a endeudarse hasta mas no poder con los chinos, le van a seguir sangrando al IESS, dejaran el pais en la lona pero no van a reducir el gasto, como sea, van a tener que sacarse la mascara porque ya no hay forma de que oculten la verdad.

      • Sabes que yo también me aferraba al suicidio político que cometería si desdolariza, lo dijo el mismo en una entrevista, lo recuerdo cuando le preguntaron si quitaría el dólar, el le contestó a la periodista, “¿quiere usted que haya una guerra civil?”, pero llegado el momento de la desesperación son capaces de todo.

        Claro que el endeudamiento es lo mas viable.

        • Claro que lo ha pensado, hace tres anios, durante su monologo habitual, trataba de lavarle el cerebro a la gente diciendole que la “devaluacion” es lo maximo que puede haber para un pais, con el ejemplo de las galletitas importadas vs las nacionales, les decia que al devaluar la moneda se encarece la galleta importada mientras la nacional “sigue al mismo precio” (en moneda nacional). Estados Unidos lo hace vociferaba poniendolos como ejemplo.

          Lo que no les decia, es que en el ejemplo dado, antes de la devaluacion la gente podia comprar galletas importadas y le sobraba dinero para comprar algo mas (que bien podria ser un producto nacional), el resultado de la devaluacion, siguiendo el ejemplo, es que el ciudadano se ve limitado a comprar producto nacional a un precio mayor que el que tenia el importado, a eso hay que sumarle la inflacion que termina reduciendo la capacidad adquisitiva de los ciudadanos. Es decir doble perdida para el consumidor. El productor ademas se ve afectado por la reduccion de capacidad efectiva de compra del consumidor.

          Pero esa es la mentalidad de conveniencia personal del “genio” de Lovaina, sin embargo, al parecer alguien le hizo ver que, primero, estaba hablando estupideces y segundo, que de cometer semejante barbaridad, el pueblo entero se le echaria encima. Como resultado, solo dos semanas despues, en el mismo monologo de las Sabados, se desdijo y cambio radicalmente su “teoria”, dijo que la devaluacion es lo peor del mundo, una “receta neoliberal”, las medidas de shock que habian aplicado “los mismos de siempre”, etc. Aseguro que el seria incapaz de aplicar las mismas medidas que esos “vende patria” (les encanta esa palabreja a los arrimados al estado).
           
          Pero aunque de estos antropomorfos en realidad se puede esperar cualquier cosa, saben que ese es un terreno minado en el que si se meten podrian salir muy lastimados.

        • PROESHOR YA DEJA DE SUFRIR, MEJOR DICHO SUFRE QUE HAY CORREA PARA LARGO

  2. PERO QUE ESCRIBE ESTE TIPO MARLON,  SU REDUCIDO PENSAMIENTO INVOCA LA MAS SINIESTRA Y TENEBROSA IMAGINACIÓN PARA LANZAR EXCREMENTOS CON SILABAS Y DESPRESTIGIAR AL GOBIERNO.
    PERO EL ECUADOR TE CONOCE Y SABRÁ RESPONDERLES COMO SIEMPRE,…………CON LA VERDAD

Los comentarios están cerrados.