Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿A dónde vamos?

Por Max Donoso Muller
Quito, Ecuador

Cada vez que alguien muere y se nos adelanta a mejor vida, como suelen decir, se me viene a la cabeza la pregunta ¿A donde vamos? Cada vez que, ante nuestros ojos, se desvanece la vida no podemos hacer más que darnos cuenta de la fragilidad que tiene la vida. Somos máquinas perfectas diseñadas, como dice la Biblia, a imagen y semejanza de Dios. Pero eso dice la Biblia y la biblia fue escrita por gente casi tan humana o aun más humana que cualquiera de nosotros. Se trata de un texto inspirado, pero, a final de cuentas, la escribieron seres humanos como tú o como yo.

Por Max Donoso Muller
Quito, Ecuador


Publicidad

Cada vez que alguien muere y se nos adelanta a mejor vida, como suelen decir, se me viene a la cabeza la pregunta ¿A donde vamos? Cada vez que, ante nuestros ojos, se desvanece la vida no podemos hacer más que darnos cuenta de la fragilidad que tiene la vida. Somos máquinas perfectas diseñadas, como dice la Biblia, a imagen y semejanza de Dios. Pero eso dice la Biblia y la biblia fue escrita por gente casi tan humana o aun más humana que cualquiera de nosotros. Se trata de un texto inspirado, pero, a final de cuentas, la escribieron seres humanos como tú o como yo.

Muchos de ustedes se estarán preguntando, ¿será católico, cristiano, quizás protestante? O, tal vez, solo ateo. Soy católico, pero no de esos católicos cuadrados que no entienden razones y que pelean con el resto de la humanidad por x o y razón. Me ha tomado mucho tiempo entender cómo funcionan muchas cosas, entre estas la Iglesia como una entidad o una embajada representante de Dios en la tierra. Además, no puedo no tomar en cuenta que hay tantas religiones como países y embajadores en el mundo, y hay también muchísimas formas de orar, rezar, meditar, de acuerdo  al dios que rija ideales y pensamientos…

La pregunta sigue siendo la misma: ¿A dónde vamos? Me pregunto esto por una simple razón: porque veo en cada niño una mirada llena de preguntas y, en cada viejo, una mirada llena de respuestas que, a su vez, llevan a más preguntas. Conforme se acerca la muerte, mucha gente se va dando cuenta de todo el tiempo que perdió procurando ser buen católico y se olvidó de todo el tiempo que pasó ignorando al vecino en problemas, al hijo en dificultades, a la madre sola, al padre viudo, al hijo huérfano. Estamos tan embobados con estar bien con Dios que nos olvidamos que, para poder estar bien con Él, hay que estar bien con el prójimo. ¿O es que no fue el mismo Dios que dijo “ámense los unos a los otros como yo los he amado?” Entonces, ¿por qué alguien no me puede responder por qué juzgamos al vecino o discriminamos a quien piensa diferente? Menospreciamos al que es diferente y hasta nos burlamos.  ¿Es que acaso la iglesia no promulga la tolerancia como parte de ser buen católico? ¿No es parte de la religión la misericordia que tanto predica? ¿Por qué es tan difícil practicar lo que se predica? ¿No es eso ser coherente?

Si nos preguntamos a dónde vamos, ¿pensamos en más cosas de las que deberíamos? Conforme ha pasado la vida, ¿la gente empezó a hacerse más preguntas o preguntas diferentes? ¿O es que conforme ha pasado el tiempo empezamos a darnos cuenta que todo aquello que nos dicen del cielo o el infierno simplemente se desvanece, se hace humo? ¿O es que, de pronto, la idea del cielo y del infierno ya no significa nada? Y, respecto a esto, ¿cuando la gente muere a dónde va? Sí, entiendo que la respuesta más simple es a un mejor lugar, pero ¿y eso dónde es? ¿Dónde queda? ¿El alma va a algún lado? ¿Acaso el alma existe? Si el cuerpo se queda vacío cuando morimos, ¿qué pasa con la conciencia? ¿Con el cerebro? ¿Con los recuerdos? Y los fantasmas, ¿existen? ¿Las almas en pena? O, simplemente, cuando morimos no vamos a ningún lado… Solamente nos desvanecemos y se nos acaba la vida como un par de pilas de algún aparato electrónico. ¿Cuando llega el momento de morir nos vamos o nos hacemos eternos? ¿Cuando morimos llega el momento de la vida eterna? ¿Qué vida si la vida es la que estamos dejando atrás junto con nuestros restos mortales? Es impresionante, pero la idea de a dónde vamos nos genera tantas preguntas como respuestas.

Y al final, usted, amigo lector, ¿sabe a dónde vamos? Yo todavía no lo sé.

5 Comentarios el ¿A dónde vamos?

  1. amigo Max, decir que eres católico pero “no de esos..” es como decir que eres barcelonista pero te da igual que gane emelec o el nacional o la liga…

    se es catolico acogiendo los principios de la Iglesia Católica o… no se es católico !

    • Si, pero recuerda que podemos disentir, tenemos libre albedrío, las enseñanzas morales de la iglesia obligan, es verdad, pero tenemos la posibilidad de contrastarlas.

      “Ante ti puso el fuego y el agua…delante de los hombres están la vida y la muerte y a cada uno se le dará lo que ha elegido” (Sir.15, 14-17; Dt.30, 15; Jr.21, 8) Cada uno de nosotros es totalmente responsable de sus propias obras.

  2. genial sobretodo la parte de la tolerancia y lo de  Dios dijo “ámense los unos a los otros como yo los he amado
    porque juzgar sin antes juzgarnos a nosotros mismos 

    • ” …ámense los unos a los otros como yo los he amado” eso es lo que enseña el catolicismo, estimado amigo.

      Que haya algunso católicos que no lo practiquen…eso es otro cantar… pero ya depende de cada invividuo…

  3. Preciso artículo, que nos ha hecho reflexionar a mas de uno.  Respecto a la tolerancia y el respeto, nuestro Señor nos dejó estas palabras que a menudo olvidamos  “Misericordia quiero y no sacrificios” (Mat.9:13).

Los comentarios están cerrados.