Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El “careco” de ambientalistas

Por Juan Pablo Martínez
Washington D.C., Estados Unidos

Gratas noticias para todos los ambientalistas y para todos los preocupados por la salud pública en el Ecuador. Nuestro revolucionario gobierno ha tomado una medida clave, respaldada por irrefutable evidencia empírica, que mejorará nuestra salud y  combatirá el calentamiento global. Se trata de, nada más y nada menos que… aranceles a la importación de teléfonos celulares. ¡Plop!

Por Juan Pablo Martínez
Washington D.C., Estados Unidos


Publicidad

Gratas noticias para todos los ambientalistas y para todos los preocupados por la salud pública en el Ecuador. Nuestro revolucionario gobierno ha tomado una medida clave, respaldada por irrefutable evidencia empírica, que mejorará nuestra salud y  combatirá el calentamiento global. Se trata de, nada más y nada menos que… aranceles a la importación de teléfonos celulares. ¡Plop!

No, no es broma. A través de su resolución número 67, el Comité de Comercio Exterior ha restringido la importación de teléfonos celulares argumentando que son “materiales tóxicos y peligrosos para el medio ambiente”. Esto se da bajo el amparo de nuestra Constitución que, de manera muy científica, dispone que el Estado tome medidas protectoras “aunque no exista evidencia científica del daño”. Además, resoluciones adicionales, como la número 63, restringen también la importación de bebidas alcohólicas, televisores, peines, pinceles, brochas, entre otros. Los cupos y restricciones también incluyen un sector más grande como el automotriz.

Un empaquetado con fachada similar nos vendieron hace dos años con los denominados impuestos verdes. Son empaquetados porque se utiliza un impuesto como escudo, enfocando la discusión en él, mientras se aprueba un paquete de impuestos. Ahora son los teléfonos celulares, mientras que anteriormente fue el impuesto a las fundas plásticas (el cual era un buen impuesto que ¡terminó quedando fuera del empaquetado!).

Me parece realmente sorprendente que un gobierno ideológicamente identificado con la lucha por el medio ambiente tome este tipo de medidas. ¿Realmente nuestros gobernantes creen que los celulares son un factor clave en temas ambientales? En caso de que existiese evidencia que respaldara una respuesta positiva, ¿la solución es restringir las importaciones o concientizar a la ciudadanía sobre la importancia de desechar apropiadamente los teléfonos celulares? ¿Los ingresos recaudados por estos aranceles irán a programas ambientales?  ¿Será que, talvez, la verdadera intención de estas medidas (y de las de hace dos años) pasaban por temas de recaudación tributaria y equilibrio de la balanza comercial? ¿Será talvez que la razón por la que se utiliza el argumento ambiental es porque de esa manera nos podemos saltar normas de la Organización Mundial de Comercio y de la Comunidad Andina?

Ojo, no estoy argumentando que implementar estos nuevos aranceles, en el hipotético caso de que tuviesen como objetivo público aumentar la recaudación tributaria y equilibrar la balanza comercial, sea algo malo. El problema está en escudarse en la causa ambiental y en pretender que todos tengamos que poner cara de tontos y fingir que tiene sentido. Y sí, sí van a querer que hagamos eso: me atrevería a apostar que tarde o temprano se le otorgarán adjetivos calificativos negativos a quienes se atrevan a cuestionar el sentido ecológico de la propuesta.

Pero bueno, no importa. Pongamos la misma cara que pondrán en la Organización Mundial de Comercio y en la Comunidad Andina y quedémonos callados. Confiemos ciegamente, sin importar cuán poco sentido tenga, en nuestros magnánimos líderes. En realidad, es lo mínimo que podemos hacer por alguien que ha robado el corazón de los ecuatorianos. Al menos eso nos dice varias veces al día la misma publicidad oficial que, hasta ahora, no nos dice nada acerca de cómo desechar nuestros teléfonos celulares.

* El texto de Juan Pablo Martínez Guzmán ha sido publicado originalmente en el blog Realidad Ecuador.

4 Comentarios el El “careco” de ambientalistas

  1. Excelente artículo.  Es de esperar que en la era post Correa, el movimiento ambientalista no sea descalificado debido a este tipo de cosas.  Las consecuencias (no explicadas ni cuantificadas) ambientales de la medida, son ínfimas comparadas con su influencia en la tributación y la balanza comercial

  2. No amigo columnista.. lo unico que les preocupa a la franquicia de chvez-castro es quedarse sin los verdes dolares del maldito imperio (por ello de la baja del precio del petroleo…)

    ojalá los ecologistas de mi patria no le hagan el juego a los robolucionarios pro-cubanos !!!

  3. Juan Pablo no escribas esas cosas tan feas, no te das cuenta que desde que pagamos el impuesto VERDE de los ROBOLUCIONARIOS ahora se respira mejor en el pais, da ganas de salir a pasearce en medio del trafico.

Los comentarios están cerrados.