Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

De sumergibles y sumergidos

Por Lula Garay de Gilbert
Guayaquil, Ecuador

Y ya que entramos en materia de estos navíos, los invito a analizar estos considerados también buques y que bajo el principio de Arquímedes, sumergen su cuerpecillo ovalado o lo emergen de acuerdo a la orden de quien los controla. Lo primero que vino a mi mente fue “Yellow Submarine”, una canción que se convirtió en un clásico, creada en 1966, por los genios John Lennon y Paul McCartney e interpretada por los Beatles, esos que tanto le gusta a los que sabemos y que hablan de la felicidad de navegar en un submarino en un “Green Sea”.

Por Lula Garay de Gilbert
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Y ya que entramos en materia de estos navíos, los invito a analizar estos considerados también buques y que bajo el principio de Arquímedes, sumergen su cuerpecillo ovalado o lo emergen de acuerdo a la orden de quien los controla.

Lo primero que vino a mi mente fue “Yellow Submarine”, una canción que se convirtió en un clásico, creada en 1966, por los genios John Lennon y Paul McCartney e interpretada por los Beatles, esos que tanto le gusta a los que sabemos y que hablan de la felicidad de navegar en un submarino en un “Green Sea”. Sí, esa que causo polémica en esa época por relacionarla con las drogas y su efecto de sonido de hacer burbujas en una lavacara, es la misma que hace una oda a la combinación de azul y verde, por los colores del cielo y el mar, claro está.

La connotación también puede ser siniestra. El submarino, tal vez muchos no lo sabían, es también un método de tortura utilizado en muchas cárceles para ablandar a los reos para que “hablen”. Existe, según he leído, dentro esta clase de “submarinos” los que se conocen como “seco” o “mojado”, un método de tortura que está siendo erradicado, en legítima defensa de los Derechos Humanos.

“Puna Submarini”, pudiese ser el nombre de un sánduche guayasense: esos de forma rectangular de jamón, queso, lechuga y tomate, que lo haríamos exótico al agregarle salsa Golf, le daría un toque rosé… sí la rosadita, esa que hace rico a cualquier cosa, y a lo mejor en la cotidianidad lo llamarían familiarmente “El submarino Rosa”. O también pudiera tratarse de ese submarino que han encontrado recientemente en una isla de nombre “Verde”, cerca de la Isla Puná.

Lo cierto es que aparatos sumergibles han llegado a nuestras costas y lo único que hace es evidenciar que cada vez estamos más sumergidos. Este nuevo capítulo de la historia en el país del “Nunca Jamás” ha resultado un chance húmedo, dejándonos con la duda de quién se sumerge y quien no; quien entona lo que cantan; quien filma; quien produce; quien dirige, quién tortura, quiénes son los torturados. De sumergibles y sumergidos, nos demuestras que nos están dejando hundidos…

8 Comentarios el De sumergibles y sumergidos

  1. campesino ecuatoriano // sábado 30 de junio de 2012 en 15:28 //

    “Verde con azul”, revolucionarios custodios de la blanca que hunde a blanc@s, negr@s, amarill@s y roj@s.

  2. Pues es verdad, estamos sumergidos, sumergidos en tráfico de drogas, asaltos, asesinatos por encargo, muertes inexplicables, en eso está sumergido nuestro país, desafortunadamente.

    Si, ya sé que esto no vino con RC, es verdad, me apresuro a afirmarlo antes que los asalariados o valedores del gobierno me lo digan, pero no podemos negar que las nefastas políticas del gobierno como acoger a Raimundo y todo el mundo, algo que estaría muy bien si hubiera reciprocidad de todos los países, la de no considerar como terroristas a quienes si lo son, por ejemplo, han permitido la proliferación de métodos de transporte de drogas desconocidos hasta hace cinco años, del sicariato, de asaltos con sofisticadas armas, y una pléyade de males muy raros hasta hace poco.

    Alguna vez, antes de la dolarización, se comparó al Ecuador con el Titanic, para indicar el estado calamitoso de nuestra economía que hacía agua por todos los lados, al estar sumergidos ahora en todas estas calamidades, contra las cuales no se toma ninguna medida sino apenas un par de pañitos tibios, el Ecuador se parece mas bien al submarino K-141 Kursk, lo trágico de este asunto es que de ahí no salió nadie vivo.

    Tiene razón en lo de la salsa Golf, la rosadita, hace rico a cualquier cosa. Fina ironía digna de la mente que la concibió.

  3. Myriane Elena Neagari // sábado 30 de junio de 2012 en 18:01 //

    Oh yeah Lula… We all live in a yellow submarine…yellow submarine, yellow submarine. Aunque ahora debería ser: We all live in a pinky submarine, pinky submarine, pinky submarine, digo por lo de la Salsa Golf… y si las cosas siguen como están quedaremos bien sumergidos en un mar de exportación de la blanca, lavado de verdes billetes, asesinatos y aumento de “manos limpias”.  O sea, palmamos.

    Me perdona que hoy no le siga la corriente pero con las noticias de esta semana, me ha dado “depre” por mi Ecuador. Me voy a preparar un Sub Sandwich Rosa, para levantar el ánimo. Por si las moscas, ¿Alguien sabe algo de la valija cocalera…NO?…¿Nadie?… Cuenten aaaalgo, chaito… Peace and Love.

    • “pinky submarine”

      muy bueno !!!

      • Si, “pinky” no “submarino rosa”. jocosa película y serie de televisión, por lo menos nos reíamos con esas, con el “pinky submarine” solo dan ganas de llorar.

    • Patiño dijo que en 30 años se sabrá algo, así que paciencia.

      • Myriane Elena Neagari // sábado 30 de junio de 2012 en 19:26 //

        Entonces professor, a sentarnos y para no desfallecer, nos preparamos Sanduches Submarinos Rosa con bastante Salsa Golf. No tendremos respuestas pero si celulitis y colesterol. Ja ja ja. La verdad que Lula me levanta el ánimo.

  4. Qué es peor??? 

    estar en la lista negra del GAFI o del RAFI ???

Los comentarios están cerrados.