Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El mago

Por Xavier Vizcaíno
Quito, Ecuador

-Damas y caballeros, compañeros y compañeras, políticos públicos y políticas públicas, periodistas y periodistos: con ustedes: ¡Levitino, el Ubicuo!

Por Xavier Vizcaíno
Quito, Ecuador


Publicidad

-Damas y caballeros, compañeros y compañeras, políticos públicos y políticas públicas, periodistas y periodistos: con ustedes: ¡Levitino, el Ubicuo!

El mago sonriente desciende las escaleras de mármol verde. Vestido con su informal buzo negro, está acompañado de una mujer de labios carnosos y caderas de cántaro griego. Se despiden al pie de la escalera, el mago queda solo en el centro de la pista.

No deja de sonreír, se remanga y muestras sus manos limpias. “Nada por aquí, nada por acá”, parece decir con la mirada enfocada en el vacío. El público de las filas delanteras mira absorto. Tras un gesto del mago, caen miles de papeles desde el techo hacia el escenario. Presurosos, los empleados del circo los recogen con una aspiradora gigantesca. ¡Gran ovación! Aún suenan los aplausos cuando, en una pantalla gigante en el fondo del escenario, se proyectan los preparativos del truco, realizados días antes: Levitino reunido con un grupo de especialistas en esconder papeles en el techo para que caigan súbitamente a la sola señal del mago.

¡Buuu! Pifia una pequeña parte del público, que es rápidamente silenciada con música atronadora que sale de los miles de parlantes del recinto.

Para el siguiente truco, Levitino desaparece del escenario y deja en su lugar a dos asistentes. Estos hacen varias maromas y el público ríe de buena gana. Mientras estos giran y hacen trampolines, dos enmascarados entran y colocan una pesada maleta en un escritorio y se van. Los asistentes encuentran el maletín, leen una etiqueta que lleva pegada: “A Lombardía”. Sin darle más trámite, le atan un globo y la maleta se eleva hasta desaparecer. Levitino regresa al escenario y pide que se apaguen las luces. Un minuto después se vuelven a encender y el mago pide un aplauso y que no se vuelva a hablar del tema. Parte del público no encontró gracia en el acto y protesta: aparece en el escenario un orador cejijunto y muy serio les dice que no se preocupen, que en unos minutos les entregaría un folleto explicativo de lo que ocurrió. Jamás se vuelve a hablar del tema.

Mientras tanto, otro acto ha comenzado y está ya muy avanzado. Levitino está en el centro del escenario. Detrás suyo, un hombre enorme golpea con palos y puños a quienes se le acercan. Algunos mueren. Hay sangre y vísceras por todas partes. Levitino permanece de espaldas, sonriente e inmutable. Varios miembros del público tratan de detener la masacre y solo entonces Levitino interviene. No permite que el nadie se entrometa. El público abuchea y entra el personal de seguridad. Levitino sonríe. Y se va de viaje una vez más.

5 Comentarios el El mago

  1. Myriane Elena Neagari // domingo 15 de julio de 2012 en 07:54 //

    Xavier… Asistí sin mi consentimiento a ese circo y te olvidaste la parte en que cuando vuela la maleta cae un polvillo blanco…es… AZÚCAR para endulzar por 30 años a los crédulos asistentes. Y con las luces apagadas vemos acto tras acto, truco tras truco como la carpa de ese circo desaparece pero a Levitino le importa un comino porque se infla, feliz con los aplausos que recibe y la pantalla gigante que lo magnifica… 
     
    Con sonrisa burlona mira a los inocentes espectadores que no entienden como saca el conejo de su sombrero. Es un espectáculo repetitivo, con payasos burdos y zoquetes, con la carpa que se cae a pedazos y con la certeza que nadie devolverá el dinero de los boletos al público que resultó estafado, al creer que verían un show de las dimensiones de Cirque de Solei. Mis amigos que pagaron por ver el espectáculo, me dicen decepcionados, que nunca más van a volver…

  2. Cualquier parecido con la realidad ecuatoriana es pura coincidencia.

  3. campesino ecuatoriano // domingo 15 de julio de 2012 en 14:12 //

    ¡Excelente!
    Espero que para una próxima haga una referencia más amplia del desequilibrado aporreador escupe fuego y de toda su fauna circense.

  4. Mi interpretacion:

    El Ubicuo del cuento sabemos que es quien en la vida real tiene risita de hiena y dirige una camorra de APes, esta claro. Las escaleras de marmol verde representan el partido AP del mago. La mujer de caderas exhuberantes y labios carnoso es un simbolo de la partidocracia que disfruta del poder que ostenta el mago, partidocracia que a su vez complace los mas intimos caprichos egolatras del mago (aduladores incluidos), es esa misma partidocracia que hace tiempo nos dijeron habia muerto, algo que sin embargo ya no lo repiten con tanta fuerza pues hasta los mas cinicos resienten repetir semejante mentira. La mujer lo acompania solo hasta el escenario, alli el mago debe y quiere hacerlo todo solo, pues el, es unico, el ni siquiera acepta la idea de que alguien lo supliera en caso de que tuvieramos que “prescindir” de su divina presencia. Despues de MI nadie, piensa.
     
    El primer truco representan los cientos de anuncios de las “obras de la revolucion”, todas preparadas por un grupo de expertos en el enganio al mando de la batuta de los Alvarado, alli donde no habia nada, ahora hay cientos de mentiras, recogidas por los funcionarios mas cercanos del satrapa (los trabajadores del circo) con una gigantesca aspiradora de marca BUROCRACIA. La pantalla gigante que muestra la farsa del mago representa la “prensa corrugta” que cotidianamente destapa las mentiras de correa y esos pocos que protestan somos los pocos que nos atrevemos todavia a reclamar. La musica estridente, que acalla las protestas, no es otra cosa que los medios de los cuales se ha apropiado correa, mas su maquinaria propagandista que incluye cadenas de TV, shows sabatinos, propaganda mentirosa, trolls en los medios, jueces dispuestos a castigar a quien el mago designe, etc.

    El segundo truco no es otro que un acto de desaparicion de la NARCOVALIJA, donde el mago en si, no ha tenido protagonismo alguno (en aclararlo), apenas si ha balbuceado dos o tres palabras al respecto, tiene a un par de esbirros dando volteretas tratando de distraernos, la maleta es la solucion a la que han apostado: sobornar a quien haya que sobornar. El destino es ITALIA (Lombardia es una region de). El apagar la luz viene a ser cualquier distraccion, como fue/es en este caso el ataque a Paraguay tratando de que nos olvidemos de una de los mas graves casos de corrupcion en la historia del Ecuador. Para quienes no disfrutamos del acto, el cejijunto es patrania (enojado) quien sale a decirnos que esperemos treinta anios para darnos noticias al respecto.

    El tercer acto, es el mas peligroso, los inconformes empiezan a hacerse notar, algunos ya han sido asesinados, otros puestos en la carcel, otros han sido apaleados, a otros se los expone en cadena nacional buscando que algun resentido haga el trabajo sucio. Cuando el ubicuo se da cuenta interviene directamente como lo acaba de hacer en el caso del asesinato de un general. Cuando las cosas se le pongan color de hormiga se volvera a ir de paseo a Cuba o Venezuela como ya lo ha hecho. Si las cosas se ponen verdaderamente negativas, empacara y se mudara a Belgica dejandonos el circo en escombros. Alli a falta de tarima se volvera un empresario pelucon de esos que tanto AHORA odia.

    Muy buen articulo.

Los comentarios están cerrados.