Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los liberales del mundo son cobardes

Editorial del diario ABC Color
Asunción, Paraguay

La situación política que atravesó nuestro país a raíz de la legal destitución del entonces presidente Fernando Lugo y su reemplazo por el vicepresidente Federico Franco puso en evidencia la profunda división ideológica que existe en la comunidad internacional. De alguna forma podría decirse que el Paraguay dividió al mundo en dos: según sea la ideología política que se tenga, una mitad respalda lo que aquí aconteció y la otra mitad lo condena.

Editorial del diario ABC Color
Asunción, Paraguay


Publicidad

La situación política que atravesó nuestro país a raíz de la legal destitución del entonces presidente Fernando Lugo y su reemplazo por el vicepresidente Federico Franco puso en evidencia la profunda división ideológica que existe en la comunidad internacional. De alguna forma podría decirse que el Paraguay dividió al mundo en dos: según sea la ideología política que se tenga, una mitad respalda lo que aquí aconteció y la otra mitad lo condena.

Sin ir más lejos, esta profunda brecha se puso de manifiesto esta misma semana, en ocasión de la visita efectuada a nuestro país por una delegación del Parlamento Europeo, cuyo objetivo principal era recabar información acerca de los hechos registrados el pasado mes de junio. Al término de misión, quedaron plenamente expuestas ante la opinión pública nacional e internacional las diferencias doctrinarias existentes entre los miembros socialistas y los liberales de la comitiva.

Sea como fuere, más allá de este análisis inicial acerca de este espeso contraste ideológico, lo que resulta más llamativo es la forma en que una y otra corriente asumen la defensa pública de sus posiciones: la actitud combativa, porfiada, encendida en que la izquierda promueve sus intereses a escala regional e internacional se contrapone con la indiferencia, la pereza y hasta la cobardía de un centro y una derecha que parecen sentir vergüenza de proclamar con firmeza sus más básicas convicciones políticas.

En este sentido, el caso paraguayo fue paradigmático. Ni bien anunciado el inicio del juicio político al entonces presidente Lugo, los izquierdistas más violentos, radicales y antidemocráticos de la región como Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales actuaron con la velocidad del rayo, arrastrando en su impetuosa y provocadora correntada a los más tibios como Dilma Rousseff, Cristina Fernández de Kirchner y José “Pepe” Mujica.

En un primer instante enviaron en carácter de urgencia una comitiva de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas, que actuó aquí más bien al estilo de una patota de arrabal que como una verdadera misión diplomática. El atrevimiento y el despropósito de estos personeros llegaron a tal punto que se dio el caso de que uno de ellos, Nicolás Maduro, canciller del gorila Hugo Chávez, buscó insuflar el ánimo de la sublevación en las Fuerzas Armadas de la Nación para evitar la destitución del señor Lugo.

Como no lograron evitar la destitución de Lugo se confabularon para adoptar en la reunión de Mendoza drásticas medidas punitivas contra nuestro país en tiempo récord: la suspensión inmediata –sin darnos siquiera el derecho a defendernos– del Mercosur y la cuestionada Unasur. Además, iniciaron ipso facto una feroz campaña de desprestigio contra el Paraguay en cuanto organismo internacional existe.

Así, pues, en nuestro país quedó evidenciado con toda claridad que los políticos bolivarianos están decididos tenazmente a defenderse entre sí. Consideran que cuando se afecta a uno de ellos, es el conjunto de los gobiernos antidemocráticos de la región el que se ve amenazado, y actúan en consecuencia. Desafortunadamente, es triste decirlo, los sectores liberales no actúan con la misma determinación y presteza. Parece que tienen miedo o vergüenza de los ideales que profesan.

Excepto algunas tímidas reacciones –solo las posturas de exmandatarios fueron más decididas– los gobiernos de centro, de centro-derecha o lisa y llanamente de derecha poco y nada hicieron por asumir la defensa internacional de un país que solo se limitó a cumplir con las disposiciones constitucionales, enjuiciando políticamente a un mandatario cuyo mal desempeño era público y notorio para la sociedad paraguaya y para el resto del mundo.

Resulta inexplicable que los gobiernos liberales de la región, como el de Sebastián Piñera de Chile, Juan Manuel Santos de Colombia o Laura Chinchilla de Costa Rica, hayan optado por permanecer en silencio, si no en abierta complicidad con la horda izquierdista que, cual bandada de buitres, se cernió sobre nuestro país ni bien tomaron conocimiento de que aquí uno de sus aliados estaba siendo sometido a impeachment por parte del Congreso Nacional, tratando de evitar por todos los medios a su alcance, incluyendo mentiras, salvar a su cofrade y evitar su destitución.

La situación vivida por nuestro país debe servir, pues, de aleccionamiento para los sectores liberales del mundo entero. Si lo que se pretende es influir clara y determinantemente en los hechos que marcan el rumbo de las grandes corrientes de acción de la política internacional, lo que se requiere es fortalecer el espíritu de cuerpo, quebrar falsos prejuicios, combatir ridículos complejos de inferioridad y comenzar a defender con convicción y coraje los principios en los que se cree y las causas por las que se lucha, sobre todo cuando se trata de promover a lo largo y ancho del mundo la sagrada cruzada por la libertad de los hombres.

5 Comentarios el Los liberales del mundo son cobardes

  1. realidadecuador // domingo 22 de julio de 2012 en 20:45 //

    Qué falacia más grande. Como si calificar de golpe o no a lo sucedido en Paraguay dependiera  de ideologías políticas.

  2. Maxi Peñafiel // lunes 23 de julio de 2012 en 09:03 //

    Fue el típico golpe de estado sudamericano donde la mayoría del legislativo derrocó al gobernante elegido en el ejecutivo.

    Fin del análisis.

    En Ecuador también podría pasar exactamente lo mismo si la izquierda marxista se uniese con la derecha conservadora y por mayoría iniciasen juicio político a nuestro presidente.

    Así que de ideología poco, lo que hubo ahí es pugna de poderes, y sigan pidiendo ayuda a Piñera y Chinchilla (Santos con la buena popularidad que tiene no se mojaría nunca) que a duras penas aguantan en sus países, como para ayudar a los pobres “COMPAÑEROS” liberales.

    • Hay que reconocer que los cleptómanos carentes de ideologia politica, seguidores solo del norte que les da el dinero mal habido, si se protejen entre si: chavez (con la batuta al hombro), correa, kretina, evo y ortega.

      Y NO, no fue ningun golpe de estado.

      • FERNANDOOOOOOOOOOOOO, LO QUE TIENES QUE HACER ES FABRICARTE UNA BUENA SACA PARA QUE PUEDAS CARGAR LA AVALANCHA DE VOTOS QUE VAS A RECIBIR EN FEBRERO, AL MENOS TIENES LA AYUDA DE TUS COIDEARIOS, EL PROFESOR RETARDATARIO, Y DEMAS MIEMBROS DE LA FAMILIA CONTRERAS, AHORA SI QUE SABRAS QUE SOLAMENTE EN JUBILADOS DESPUES DE HABER RECORRIDO TODO EL PAIS, SOLAMENTE CONTANDO CON DOS DE SUS FAMILIARES, SON 3MILLONES DE VOTOS, MAS EL PUEBLO UNIDO EN CONTRA DE LOS VENDE PATRIA COMO TU, HABRA UNA GRAN MAYORIA PARA EL PROCIMO GOBIERNO DE LA REVOLUCION CIUDADANA, QUE NO DA UN PASO ATRAS, SE QUE VAS A LLORAR SANGRE, PERO TU MISMO LO DIJISTE QUE HABRA CORREA PARA RATO Y VAN A RECIBIR LA DEL ZORRO. 

    • hablando de golpe de estado, conoces un economista que era forajido y ayudó a tumbar a Luxio ???

      Y que es muchachito recadero del gorila venezolano experto en el tema ???

Los comentarios están cerrados.