Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Reflexiones sobre las falsas afiliaciones a partidos políticos

Por Francisco Endara D.
Quito Ecuador

El escándalo ya es del conocimiento de todos. Al parecer cientos, si no miles de ecuatorianos aparecieron como adherentes a un partido político por el cual nunca firmaron. Aquí algunas reflexiones. Primero. si usted aparece como adherente a un partido político, luego de consultar en la página Web de CNE, debería constatar que exista el respectivo formulario físico con su firma falsificada en el CNE. Si no existe un formulario en el que conste su firma falsificada entonces el problema y la responsabilidad recaerían sobre quienes manejan el sistema informático del CNE.

Por Francisco Endara D.
Quito Ecuador


Publicidad

El escándalo ya es del conocimiento de todos. Al parecer cientos, si no miles de ecuatorianos aparecieron como adherentes a un partido político por el cual nunca firmaron. Aquí algunas reflexiones.

Primero. si usted aparece como adherente a un partido político, luego de consultar en la página Web de CNE, debería constatar que exista el respectivo formulario físico con su firma falsificada en el CNE. Si no existe un formulario en el que conste su firma falsificada entonces el problema y la responsabilidad recaerían sobre quienes manejan el sistema informático del CNE.

Segundo. El CNE cuenta con un proceso en el cual los formularios luego de ser escaneados se comprueba firma por firma contra el padrón electoral anterior o del Registro Civil. Aquí se verifica que la firma que consta en las bases de datos concuerde con la firma del formulario de adherentes. Incluso en este proceso, en caso de duda, existe una persona encargada de verificar que los rasgos de la firma en el formulario físico concuerden con los de la firma almacenada en la base de datos del CNE .

Tercero. Hay quienes proponen que bastaría recoger “una muestra” de las firmas presentadas por cada movimiento con el fin de tener una idea de cuántas firmas falsas presentó ese movimiento basado en las detectadas en la muestra. Esto constituye un absurdo, pues, se entiende que la distribución de firmas falsas y verdaderas no es uniforme. Así, se puede tomar una muestra de un grupo de firmas en donde exista un gran número de firmas falsas o viceversa lo cual daría una estimación errada del número real de adhesiones falsas o verdaderas pudiendo usarse esto a conveniencia o manipulación política. Por ejemplo se puede tomar una “muestra” de adherentes del movimiento oficialista en donde haya una baja tasa de adherencias falsas y se podría tomar otra “muestra” de adherencias de un determinado partido de oposición donde exista una alta tasa de adherencias falsas.

Cuarto. Existirían personas que luego de haber firmado como adherentes a un partido político asoman sin pertenecer a ninguno. ¿Cómo explicaría eso el CNE?

Quinto. El CNE, en el proceso de recolección de firmas para re inscribir movimientos o partidos políticos, no permitía que una persona firme su adhesión en más de un partido político. Es decir, si una persona ya firmó como adherente para el partido político “A” ya no podía firmar como adherente para un partido político “B”. Si esto era así, ¿cómo es posible que luego de haber firmado en el partido político “A” ahora aparezca como adherente o afiliado en el partido político “B” ? Así mismo, si existiese alguna red que hubiese falsificado y vendido las firmas a los partidos políticos, ¿dónde queda el proceso de verificación de firmas del CNE? Recordemos que O. Simon hizo una presentación en la que indicó que el sistema de verificación era confiable.

Finalmente verifique bien su estado en el CNE, pues no es lo mismo que conste como afiliado que como adherente. El afiliado tiene obligaciones, el adherente no.

Lo cierto es que ni el movimiento oficialista se salva de las falsas adherencias, en Twitter abundan las quejas de quienes se encontraron con la sorpresa de haber dado supuestamente su firma al movimiento PAIS, ante lo cual, como es costumbre, la excusa más fácil es la de decir que eso sería “un margen de error” mientras que las adherencias falsas de los partidos de oposición, esas sí, serían realizadas con mala fe. Yo diría mas bien, que la mala fe surge de intentar aprovecharse de esta situación para eliminar contendores políticos a conveniencia.

1 Comentario el Reflexiones sobre las falsas afiliaciones a partidos políticos

  1. Excelente artículo y el CNE tenía la responsabilidad de
    revisar las firmas y darse cuenta que las firmas no eran las correctas. Por
    algo estuvieron varias personas contratadas realizando este trabajo.

     Ahora surgen las
    siguientes preguntas:

    ¿Que pasaron haciendo las personar que revisaron las firmas?
     

    ¿Cuánto dinero se gastó en este proceso de revisión porque está
    comprobado que no sirvió de nada.?

Los comentarios están cerrados.