Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cinco estrategias para enfrentar la próxima década

Por Jaime Mejía
Miami, Estados Unidos

Durante las próximas dos décadas, las economías del mundo desarrollado entrarán en una fase de crecimiento lento como resultado de las crisis económicas que se han vivido en los últimos años en Estados Unidos y Europa. Recientemente, Bill Gross, uno de los gurús financieros más reconocidos del mundo, provocó estremecimientos en Wall Street cuando afirmó que las acciones no serán buena inversión en el futuro por culpa del bajo crecimiento que tendrán las economías del mundo desarrollado.

Por Jaime Mejía
Miami, Estados Unidos


Publicidad

Durante las próximas dos décadas, las economías del mundo desarrollado entrarán en una fase de crecimiento lento como resultado de las crisis económicas que se han vivido en los últimos años en Estados Unidos y Europa.

Recientemente, Bill Gross, uno de los gurús financieros más reconocidos del mundo, provocó estremecimientos en Wall Street cuando afirmó que las acciones no serán buena inversión en el futuro por culpa del bajo crecimiento que tendrán las economías del mundo desarrollado.

El bajo crecimiento será el producto de un fenómeno de reducción del nivel de deuda en el mundo desarrollado. Las crisis de Estados Unidos y de Europa se produjeron por excesos de endeudamiento. Por ejemplo, por las familias que tomaron créditos hipotecarios para comprar casas a precios inflados.

Ahora estamos en la situación opuesta. La gente y las empresas están enfocadas en reducir esos elevados niveles de deuda del pasado para buscar la estabilidad.

Reducir la deuda significa menor gasto y menor consumo. Esto a su vez implica menos negocio para las empresas que invertirán menos y generarán menos empleo por algún tiempo.

Si lo que viene es un menor crecimiento, el mundo desarrollado tendrá que acostumbrarse a una mayor tasa de desempleo, lo que afectará directamente nuestros bolsillos.

El futuro de menor crecimiento y mayor desempleo necesita estrategias como las siguientes:

1. Ajuste mejor su presupuesto para ahorrar más. Ahorrar es el objetivo principal de nuestras finanzas personales porque aumenta las posibilidades de acumular un capital para retiro o para cumplir con planes en el futuro. Solo se puede ahorrar más si se gasta menos y para eso ayudaría tener un mejor manejo del presupuesto de gastos.

2. Capacítese. Para mantener sus posibilidades de conservar el empleo o de crecer en lo que hacemos es necesario mejorar las destrezas laborales. Retomar los estudios es una opción siempre que uno tenga en claro el costo de esa inversión y cuál va a ser el retorno esperado. Aprenda técnicas y destrezas que claramente van a mejorar sus ingresos.

3. Prepárese para ser independiente. Ser empleado y buscar trabajo en empresas tradicionales no es necesariamente el futuro. En el futuro va a aumentar el número de contratistas independientes. Según una encuesta reciente realizada por la empresa Elance, mercado global de contratistas independientes, el 30% del mercado laboral de hoy en EE.UU es de contratistas independientes. Al final de esta década esa cifra será del 40%. Es decir, 1 de cada 3 trabajadores será contratista independiente.

4. Globalice su trabajo. Olvídese de buscar trabajo solo en su área local. Con el auge de las tecnologías de comunicación, su mercado debe ser global. Prepárase para ofrecer su capacidad de trabajo en cualquier parte del mundo donde sea requerida.

5. Proteja sus ahorros de un posible aumento de la inflación. Es posible que para salir de esta encrucijada de bajo crecimiento, las autoridades económicas de Estados Unidos se vean obligadas a permitir el aumento de la inflación. Nuestra única defensa contra la inflación será ahorrar más dinero e invertirlo mejor para que obtenga intereses superiores al aumento anual de precios o inflación.

* Jaime Mejía es columnista de AP de Economía y Finanzas Personales. Graduado de periodismo de la Universidad Central de Bogotá en Colombia. También cuenta con una Maestría en economía de la Universidad Javeriana en Bogotá y un MBA de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. Su pasión es el periodismo de negocios, economía y finanzas personales. Vive en Estados Unidos desde 2000 y labora con el equipo de AOL Latino desde el 2009.