Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El KGB te está mirando

Por Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España

A poco de hundirse la Unión Soviética, en las calles de Praga compré una camiseta que llevaba una inscripción en inglés: “The KGB is still watching you”. En una traducción más literaria que literal: “El KGB todavía te vigila”.

En aquellos meses en los que el país acababa de salir de una oprobiosa tiranía a la que combatió hasta la extenuación; a poco de haber superado la escisión de una de sus regiones, Eslovaquia (en la llamada “Revolución de Terciopelo”, sin derramarse una sola gota de sangre); en esos meses –decía– que olían a gloria, la inscripción de la camiseta sonaba a ironía, a sarcasmo, a un desahogo ciudadano desfachatado que le arrojaba al rostro del Moscú imperial, burocrático y soviético el execrable nombre del KGB.

Por Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España


Publicidad

A poco de hundirse la Unión Soviética, en las calles de Praga compré una camiseta que llevaba una inscripción en inglés: “The KGB is still watching you”. En una traducción más literaria que literal: “El KGB todavía te vigila”.

En aquellos meses en los que el país acababa de salir de una oprobiosa tiranía a la que combatió hasta la extenuación; a poco de haber superado la escisión de una de sus regiones, Eslovaquia (en la llamada “Revolución de Terciopelo”, sin derramarse una sola gota de sangre); en esos meses –decía– que olían a gloria, la inscripción de la camiseta sonaba a ironía, a sarcasmo, a un desahogo ciudadano desfachatado que le arrojaba al rostro del Moscú imperial, burocrático y soviético el execrable nombre del KGB.

Era imposible imaginar que veinte años después la inscripción aquella iba a pasar de ser una irreverencia del humor checo a convertirse en una fastidiosa realidad. El KGB (Komitet Gosudárstvennoy Bezopásnosti-Comité para la Seguridad del Estado) seguía manteniendo encendidas las luces de sus oficinas en Moscú, por más que hubiera sido disuelta en noviembre de 1991. Rusia, desde hace doce años, es gobernada por un destacado exagente de aquel tétrico comité y que luego, al convertirse en Servicio Federal de Seguridad, fue su director por los méritos acumulados en su trabajo anterior: Vladimir Vladimirovich Putin.

En mi columna de la semana pasada hablaba sobre la poca sensibilidad que muestran los dictadores hacia la música. La música les enerva, les irrita, les crispa los nervios. Tienen un sistema de deglución muy delicado por lo que solo pueden digerir aquellas canciones escritas para cantarles loas. Como la de “Valiente guerrero, corazón de acero…” etcétera, de “mi gran general” que era obligatorio cantar en todos los actos a los que acudía Stroessner, que tenía no solo el corazón sino también el cerebro tan duro como el acero. Esto venía a cuento ante el rumor que los hermanos Castro permitirán que en las radios cubanas se puedan escuchar canciones de Celia Cruz, Bebo Valdez y otras glorias de la música de la isla, hasta entonces prohibidos por negarse a doblar el espinazo ante los dueños de Cuba.

Pocos días después las noticias pusieron el contrapunto a esta “apertura democrática” cubana: los tribunales de Rusia condenaron a dos años de cárcel a tres de las cinco integrantes del grupo de música punk: Pussy Riot” (hay dos que no pudieron ser detenidas ni identificadas formalmente ya que actuaron utilizando máscaras). La acusación es “gamberrismo” y una sentencia fraguada entre el poder político y la iglesia Ortodoxa Rusa, ya que la actuación fue en la catedral Cristo Redentor de Moscú. Kaspárov, antiguo campeón mundial de ajedrez, dijo, refiriéndose a este hecho, que “la iglesia Ortodoxa es una sección del KGB”.

El fin de semana último, el diario “El País”, de Madrid, publicó la versión completa de la canción cantada por las “Pussy Riot” y ofreció una traducción de ella. El estribillo dice: “Madre de Dios, virgen, líbranos de Putin, líbranos de Putin, líbranos de Putin”. En otro momento dice: “El líder del KGB es vuestra más alta santidad. / Encierra en prisión a los manifestantes. / Para no disgustar a los santos las mujeres deben parir y amar”. Luego insiste: “Madre de Dios, virgen, hazte feminista, hazte feminista, hazte feminista” y concluye con “La virgen María está con nosotros en las protestas. / Madre de Dios, virgen, líbranos de Putin, líbranos de Putin, líbranos de Putin”.

Es claro y transparente: Putin está decidido a acallar toda voz en disidencia. Su gobierno ha estado jalonado de actitudes despóticas y personalistas, implicado muchas veces en hechos delictivos sin aclarar, como el asesinato de la periodista disidente Ana Politkóvskaya en la puerta de su casa en Moscú, o el envenenamiento con una sustancia radiactiva (polonio) del exagente secreto ruso Litvinenko. Nadie está autorizado a decir nada contrario a Putin. Menos rogar a la madre de Dios que salve al pueblo ruso de Putin. Y el que no quiera entrar en el molde, para ellos está el KGB.

* Jesús Ruiz Nestosa es periodista paraguayo. Su texto ha sido publicado originalmente en ABC Color, de Paraguay.

3 Comentarios el El KGB te está mirando

  1. Vamos, no es necesario ser ex-KGB para actuar como lo hace Putin, en Latinoamérica tenemos ejemplos de tales actuaciones perpetradas por gobernantes “democráticos” que jamás han estado en contacto con tal entidad pero que utilizan sus métodos cual matriz de procedimientos.

  2. A mi me alegra mucho que hayan sentenciado a esas chicas. Como ellas hay un montón de “punks” que creen que ser anarquista es molestar, insultar, pegar, irrespetar o importunar a otros. Primero que se eduquen para que se proclamen anarquistas. Bien merecido.

  3. No se en que mundo vive este tipo, no existe ninguna diferencia entre extemismo de derecha o izquierda, o extremismo comunista o capialistas, los extremos son los malos, y al menos Latinoamerica aparte de Cuba, toda ha estado gobernanda y controlada por los extremistas con ideologia opuesta al comunismo, izquierdismo y han sumergio a sus pueblos en la miseria, envuelta en sangre.
    Este payaso disfrazado de periodista es un extremista de derecha y ataca a su opuesto, pero en el fondo y la superficie no existe ninguna diferencia. En todos sus articulos este tipo muestra su extremisno, su intolerancia hacia lo que no se apega a su extremismo y sus pensamientos, y todo lo que vaya contra eso es malo, esa es la razon por la que sus articulos se presentan en este medio, porque este medio es extremista, intransigente, intolerante, porque si no es a su manera no existe otra forma, de tal forma asumen que debemos volver al pasado, porque en ese pasado aunque fuese oscuro, en esa oscuridad gobernaban los duenios y financistas de este medio.

Los comentarios están cerrados.