Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Como en bolsa de gatos

Por Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España

De la euforia a la decepción pasó el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad cuando los participantes en la Cumbre del Movimiento de los Países No Alineados, cuyo número auguraba un éxito sin precedentes en la historia de esta organización, terminaron convirtiéndola en una bolsa de gatos con acusaciones graves, exigencias, denuncias, pedidos de mayor transparencia, pataletas y retiradas intempestivas. Alá, que con notable celeridad suele aprobar las penas de muerte firmadas por Alí Jamenei, jefe de Estado iraní, generalmente contra mujeres acusadas de adulterio, esta vez no pudo advertirle que la Cumbre de No Alineados no iba a ser del todo de su agrado.

Por Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España


Publicidad

De la euforia a la decepción pasó el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad cuando los participantes en la Cumbre del Movimiento de los Países No Alineados, cuyo número auguraba un éxito sin precedentes en la historia de esta organización, terminaron convirtiéndola en una bolsa de gatos con acusaciones graves, exigencias, denuncias, pedidos de mayor transparencia, pataletas y retiradas intempestivas. Alá, que con notable celeridad suele aprobar las penas de muerte firmadas por Alí Jamenei, jefe de Estado iraní, generalmente contra mujeres acusadas de adulterio, esta vez no pudo advertirle que la Cumbre de No Alineados no iba a ser del todo de su agrado.

Irán recibió en esta cumbre la presidencia rotativa del movimiento por los próximos tres años sin tenerlas todas a su favor. Este movimiento surgió después de la Segunda Guerra Mundial y ya en plena Guerra Fría entre Estados Unidos de América y la Unión Soviética, con la idea de ofrecer una tercera línea con naciones que no deseaban alinearse atrás ni de uno ni de otro. Con el hundimiento de la URSS el movimiento comenzó a perder fuelle ya que en realidad sus integrantes no tenían mucho en común más que el deseo de no ser de otro.

Esta cumbre convocada en Irán logró reunir 120 países que participaron a través de sus jefes de gobierno o jefes de Estado (30 de ellos) y los 90 restantes con ministros o enviados especiales. Ahmadineyad podía sentirse satisfecho si no fuera porque el presidente egipcio, Mohamed Morsi, elegido democráticamente en las primeras elecciones convocadas después del derrocamiento del dictador Mubarak, hizo un llamado en favor de Siria calificando de “régimen represor” al gobierno de El Asad. “Frenar el derramamiento de sangre en Siria es una responsabilidad de todos, y debemos saber que no puede ser detenido sin una injerencia efectiva de todos nosotros”. La guerra civil que se libra en Siria desde hace año y medio ha costado ya la vida a más de veinte mil sirios, la enorme mayoría de población civil que es bombardeada con artillería pesada, helicópteros y aviones del Ejército, en largas jornadas “de limpieza” según la terminología oficial, para acabar con los extremistas que “alteran la paz” de la nación.

Las palabras de Morsi cayeron mal; cayeron mal en la delegación siria que, después de la correspondiente pataleta, abandonó la Cumbre y mal para el país anfitrión pues Irán no solo es aliado de El Asad sino además le provee de armas y últimamente de combatientes, miembros de la Guardia Revolucionaria, ejército personal de Alí Jamenei y sus cercanos colaboradores, utilizada para reprimir a la población. Irán está decidido a poner todos los huevos en una canasta en favor de Siria ya que este país le sirve de nexo con el movimiento Hezbolá, de Líbano, que es su aliado.

Lo que Ahmadineyad consideraba un logro de su Movimiento de los Países No Alineados, la presencia del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, terminó convirtiéndose en un “boomerang” que se volvió en su contra, cuando este pidió a Irán mayor transparencia en su programa atómico, su disgusto por la insistencia de la dirigencia iraní en negar el Holocausto, aunque no por ello dejó de lado a Benjamin Netanyahu, a quien pidió abandonara sus amenazas de bombardear las centrales nucleares de Irán.

Como sucede obligatoriamente en casos parecidos en nuestro país, un buen número de lectores estará preguntándose por qué debemos ocuparnos de problemas que suceden tan lejos, con gente que nada tiene que ver con nosotros y conflictos que no nos tocan, habiendo otros de mayor urgencia y vecindad en Paraguay. Irán, Estado teocrático, por lo tanto dictatorial, donde el jefe de Estado solo rinde cuentas de sus actos ante Alá, como parte de su política de expansión y manera de romper el anillo de aislamiento con el que le han cercado las naciones democráticas, modernas y más prósperas del mundo, ha mirado a Latinoamérica, concretamente Venezuela, cuyo presidente Hugo Chávez califica de “hermano” al presidente iraní. Ya tienen varios negocios en marcha al igual que con Ecuador, todo lo cual puede ponernos a todos al alcance de los misiles de largo alcance desarrollados por el Ejército iraní. Si esto no es motivo de preocupación, ¿de qué tendríamos que preocuparnos entonces?

* Jesús Ruiz Nestosa es periodista y escritor paraguayo. Su texto ha aparecido originalmente en el diario ABC Color de Paraguay.

1 Comentario el Como en bolsa de gatos

  1. Pues con esas amistades que tiene Venezuela, Ecuador, Bolivia hay mucho de que preocuparse, en serio.

Los comentarios están cerrados.