Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Entre ingenuos y fanáticos

Por Esteban Noboa Carrión
Guayaquil, Ecuador

Me cuesta creer que todavía vivimos en un mundo en el que reina la violencia y en el que el concepto “civilizado” sigue siendo una utopía que se mira de lejos por más que muchos se lo atribuyan con una ligereza un tanto descarada. El reciente ataque a las sedes diplomáticas de Estados Unidos en Libia y Egipto por parte de rabiosos musulmanes es una fiel prueba de lo ingenuos que pueden llegar a ser algunos inteligentes con máscara de tontos, y lo violentos que pueden llegar a ser algunos fanáticos con máscara de piadosos religiosos.

Por Esteban Noboa Carrión
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Me cuesta creer que todavía vivimos en un mundo en el que reina la violencia y en el que el concepto “civilizado” sigue siendo una utopía que se mira de lejos por más que muchos se lo atribuyan con una ligereza un tanto descarada.

El reciente ataque a las sedes diplomáticas de Estados Unidos en Libia y Egipto por parte de rabiosos musulmanes es una fiel prueba de lo ingenuos que pueden llegar a ser algunos inteligentes con máscara de tontos, y lo violentos que pueden llegar a ser algunos fanáticos con máscara de piadosos religiosos.

La brutal reacción de los fanáticos es fruto de la publicación de un tráiler de una película producida por ingenuos judíos en la que deliberadamente ridiculizan a Mahoma sin que su crítica se fundamente en hecho histórico alguno. No es más que una vulgar sátira mezclada con no pocas ganas de molestar la paciencia y provocar a un colectivo que iba a reaccionar -bien se puede presumir- como lo hizo.

Esta reacción no debe sorprender a nadie. A lo largo de su historia, muchos musulmanes se han caracterizado por utilizar la violencia para defender sus dogmas aún cuando en el camino tengan que pisar a cuanto humano se les cruce. Y aquí es donde interviene la ingenuidad: ¿qué se gana provocando a esta gente? Intento encontrar una respuesta razonable dentro de los parámetros de la prudencia y no puedo. También trato de justificar la película a través del derecho de libertad de expresión preguntándome ¿qué tiene de malo publicar lo que me dé la gana y burlarme de quién me dé la gana? Y es que la respuesta no puede ser tan sencilla si utilizamos algo de sentido común antes de actuar porque sí. Aquí se está utilizando la libertad de expresión para ofender y desprestigiar a un colectivo religioso mostrando a su principal profeta como un erotómano vulgar indigno de ser una persona respetable, tornando su culto en un vil chiste y en consecuencia convirtiendo en idiota a cualquiera que le venere. ¿Se debe permitir hacer esto? Por supuesto que sí. ¿Se puede justificar utilizando el sentido común? Conociendo la intransigencia musulmana, claro que no.

El saldo nos deja la muerte de un embajador y de tres funcionarios que han pagado con sus vidas una deuda contraída por la ingenuidad de no haber considerado probable una retaliación de esta naturaleza. Ya lo decía Newton: “con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria”.

Finalmente, ampliando un poco más el espectro del análisis, me permito hacer una reflexión en la que aludo a lo dicho por Ron Paul, ex candidato a la presidencia estadounidense por el partido Republicano, en innumerables ocasiones con respecto a la doctrina del “Blowback” elaborada por la CIA al estudiar la política exterior de EEUU: el Medio Oriente detesta y seguirá detestando a los gringos porque entrometen sus narices en lo que no les incumbe. Si pelean guerras en su territorio, asesinan a mucha de su gente y, peor aún, se mofan de su tan preciado culto religioso y sus costumbres, no esperen que los amen o respeten. El actuar de los musulmanes sería diferente una vez que los gringos retiren sus tropas, regresen a casa y se dediquen a poner en orden a su pueblo, en lugar de imponer su orden a otros. Mientras los ingenuos sigan criando cuervos, estos barbáricos fanáticos cada vez se les comerán más ojos.

Aquí el link de un fascinante debate entre Ron Paul y Rudy Giuliani en el que discuten el Blowback:

5 Comentarios el Entre ingenuos y fanáticos

  1. OK, es cierto todo lo que dice el señor Noboa, pero yo me pregunto: No se aplica lo mismo cuando se hacen chistes de la religion católica? Budista? Testigos de Jehova? entre otros. No me parece justo que los musulmanes pidan que no los pongan en el mismo saco que a los terroristas, y ellos a cambio ponen a todo occidente (o al menos EEUU en este caso) en el mismo saco que un realizador de películas.

  2. Dígame que culpa tienen las cedes diplomáticas norteamericanas por lo que hizo un simple ciudadano en su país porque pagan la culpa justo por pecadores y si fuera películas y libros que ofenden a Cristo jamas hubo tal cosa como hacen los musulmanes

    • Efectivamente Marcelo: NINGUNA. Lo digo aquí “El saldo nos deja la muerte de un embajador y de tres funcionarios que han pagado con sus vidas una deuda contraída por la ingenuidad de no haber considerado probable una retaliación de esta naturaleza.” La culpa es del ingenuo que hizo la película, que sabía que era muy previsible este tipo de reacciones por parte de una gran mayoría musulmana. Saludos

  3. Marcelo y Roberto sabes lo que sucede en los países occidentales si tu te atreves a dudar siquiera en publico sobre el holocausto judío….Como dijera Benito Juarez. “El respeto al derecho ajeno es la Paz”.

  4. Esteban Noboa te invito a leer este articulo de la Republica, a proposito de Comunismo, Socialismo, Liberalismo, Neoliberalismo.etc . etc… no se le resuelve el problema a los afectados de la crisis, le seguimos premiando a los causantes de la crisis…….

    TOKIO (AP) — El banco central de Japón expandió el miércoles su relajamiento monetario por 10 billones de yenes (126.000 millones de dólares), para estimular la recuperación económica del país y proteger sus exportaciones del alza del yen ante otras monedas.

    El Banco de Japón culminó una reunión de dos días incrementando su fondo de compra de bienes a 55 billones de yenes (695.000 millones de dólares).
    Esa medida sigue a la decisión de la Reserva Federal estadounidense la
    semana pasada de estimular el crecimiento, comprando un promedio de
    40.000 millones de dólares mensuales en acciones respaldadas por
    hipotecas hasta que la economía muestre indicios de una mejora
    significativa.

    El banco japonés además eliminó el límite de 0,1% para las tasas de interés en los bonos del gobierno que compra, una medida que ayudará a estabilizar el yen, dijo Masayuki Kichikawa, economista con Bank of America-Merrill Lynch.

    Kichikawa dijo que el paso dado por el banco central era “una
    agradable sorpresa”, pues no era esperado hasta finales de octubre.

    Recientes reportes económicos y fuertes presiones de políticos
    temerosos de ver más deterioro antes de las elecciones pudieran haber
    tenido un papel en la decisión.

Los comentarios están cerrados.