Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Duzac. ¿Préstamo vinculado?

Por Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

Cuando en la crisis bancaria se descubrió el colosal atraco de los préstamos a vinculados, por ley de mayo de 1999 se los prohibió radicalmente y se reformó el Código Penal, castigando con reclusión de hasta ocho años a quienes los concedan, o a quienes se beneficien con ellos. Es una especie de peculado “bancario”.

Por Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Cuando en la crisis bancaria se descubrió el colosal atraco de los préstamos a vinculados, por ley de mayo de 1999 se los prohibió radicalmente y se reformó el Código Penal, castigando con reclusión de hasta ocho años a quienes los concedan, o a quienes se beneficien con ellos. Es una especie de peculado “bancario”.

Según las normas de la Junta Bancaria (JB), si una sociedad tiene directores comunes con los de un banco, la primera queda vinculada a este. Así, si Cofiec tuviese entre sus directores a los de Seguros Rocafuerte, ambas entidades serían vinculadas (más allá de quién sea su dueño). Ese habría sido el caso en diciembre de 2011, si se confirma que dos personas habrían tenido, en esa época, tal doble calidad.

Las mismas normas de la JB tienen otras presunciones de vinculación: entre ellas, que las deudas de una persona hayan sido garantizadas por quien ya esté vinculada con un banco. Así, si Seguros Rocafuerte (suponiendo que esté vinculada con Cofiec por los directores comunes) hubiese garantizado el préstamo dado a Duzac, esa operación sería vinculada, con las consecuencias legales del caso, adicionales a las que quepan por el uso ilícito de bienes de propiedad de una empresa del Estado como la aseguradora. Albarda sobre albarda, aunque los directores comunes no hubiesen votado.

Si en cambio Seguros Rocafuerte no hubiese prendado bienes suyos para favorecer a Duzac, sería entonces un préstamo sin garantías, cuyo monto superó el 10% del patrimonio técnico de Cofiec, supuesto en el que la normativa de la Junta Bancaria también presume que, por ilegal, fue dado a un vinculado.

¿Hubo garantía, previa al desembolso? Si Rocafuerte no entregó endosados a Cofiec los certificados de depósito supuestamente prendados, la respuesta es negativa: ninguna prenda puede subsistir -menos existir- sin tal entrega (Código de Comercio, Art. 571). Las simples cartas “ofreciéndola” no tienen valor.

Síntesis: por la garantía, de haberla, habría vinculación; por no haberla, también ¿Qué dice el informe de inspección de la Superintendencia? ¿Ya fue enviado a la Fiscalía?