Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela: sigue habiendo un camino

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador

Sin lugar a dudas, las elecciones presidenciales del domingo pasado en Venezuela constituyen uno de los eventos de mayor trascendencia en la política latinoamericana actual. Los ojos del mundo estuvieron volcados a los sucesos que concluyeron con la reelección del presidente Hugo Chávez Frías. Su discurso del triunfo estuvo matizado por su habitual retórica demagógica que esta vez lo llevó a afirmar: “Esta Venezuela de hoy es la mejor Venezuela que hemos tenido en 200 años”.

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador


Publicidad

Sin lugar a dudas, las elecciones presidenciales del domingo pasado en Venezuela constituyen uno de los eventos de mayor trascendencia en la política latinoamericana actual. Los ojos del mundo estuvieron volcados a los sucesos que concluyeron con la reelección del presidente Hugo Chávez Frías. Su discurso del triunfo estuvo matizado por su habitual retórica demagógica que esta vez lo llevó a afirmar: “Esta Venezuela de hoy es la mejor Venezuela que hemos tenido en 200 años”.

Pese al festejo oficial, me atrevo a pensar que Chávez fue uno de los más sorprendidos por el resultado. De hecho, eso se puede inducir de ese primer discurso ofrecido desde el balcón del Palacio de Miraflores, en el que, a pesar de no mencionar a Capriles, reconoció la vocación democrática de la oposición. Claro que el resultado impresionó y conmovió a Chávez, fue probablemente la noche más feliz de su vida.

Lo cierto es que venció a pesar de las limitaciones de su actividad de campaña en relación a la del candidato opositor. Mientras Capriles visitó alrededor de 274 ciudades y pueblos, el mandatario sólo logró hacerlo en 25. Mientras Capriles se dedicó a realizar una campaña propositiva, basada en propuestas, el Jefe de Estado llevó a cabo una contienda desesperada, basada en insultos y amenazas. La oposición fue capaz de encargar la batuta a un candidato joven, lleno de salud, con un intelecto brillante y una trayectoria política solida, en contraposición al presidente que se presentó en convalecencia por su tratamiento del cáncer, con discursos grotescos y, cómo último recurso, su llanto.

Chávez triunfó a pesar de enfrentarse a un candidato superior a él en todas las facetas posibles. Tan grande fue el terror de la candidatura chavista a la superioridad de Capriles que el presidente se negó reiteradamente a mantener un debate con su contrincante. Un debate en el que lo hubiera fulminado intelectualmente. Después de todo los argumentos del presidente fueron de tal bajeza que calificó a su contendor de “fascista” (a un descendiente de sobrevivientes del Holocausto!). De todos modos, esa superioridad se confirmó con la digna aceptación de Capriles de su derrota.

Más allá de los hechos son muchos los puntos que se deben analizar. Por ejemplo, la certeza de una oposición capaz de concentrar la confianza de la mitad del país. Si bien es cierto que la retórica chavista sigue teniendo fuerza, sus gastados argumentos se han vuelto incapaces de arrasar estrepitosamente en las urnas. Y ese es el espacio que no se puede perder. La única seguridad que nos llevamos de la jornada electoral es que, a juzgar por el crecimiento progresivo que ha tenido la oposición, será la última elección que gana Chávez hasta el fin de los siglos.

Poco a poco la lucha esta dejando de ser entre el pasado recalcitrante que causó el Caracazo y el supuesto presente esperanzador de la Revolución Bolivariana, pues el gobierno de Chávez cada día se consolida más como columna vertebral del status quo. Pronto no le servirá de nada acusar a los candidatos contrarios de “hijos de las burguesía” (condición perfectamente aplicable a Simón Bolívar). La oposición ya no es la de los viejos políticos al estilo Carlos Andrés Pérez, por el contrario, cada vez es más refrescante, más articulada, más en sintonía con las aspiraciones populares.

Chávez inaugurará un nuevo mandato que despierta interminables dudas. El modelo económico clientelar en el que se sostiene el proyecto chavista se sostiene en la capacidad de gasto corriente del Estado. ¿La seguirá teniendo? Por otro lado, la democracia está lesionada, casi herida de muerte. No existe independencia de las instituciones y Venezuela ya abandonó la Declaración Americana sobre Derechos Humanos. La población esta dividida en bandos antagónicos, el fanatismo político –resultado del fervoroso populismo caudillista- ha polarizado, como nunca antes, a la sociedad. La violencia, el odio clasista y la delincuencia es el día a día de la Venezuela bajo el chavismo.

Termino este análisis reconociendo que la real gran obra del chavismo es la juventud que ha surgido como resultado de 14 años de arbitrariedades (pronto serán 20, es decir, los niños, adolescentes y jóvenes venezolanos sólo habrán conocido un presidente, a Chávez). Me refiero a una juventud propositiva, deliberante, profundamente comprometida con el futuro del país. Una juventud que de la mano de Capriles recorrió en campaña el territorio nacional aprendiendo a amar, sobre todas las cosas, su Venezuela.

Cuando el joven Hugo Chávez fracasó en su intentona golpista, al ser aprisionado, pronunció la frase que sembraría la fiebre de la profecía revolucionaria en Venezuela. “Por ahora” dijo Chávez aceptando su rendición frente a los medios. Veinte años después, tengo la impresión de que los papeles se han cambiado. Ganó las elecciones presidente Chávez, por ahora.

4 Comentarios el Venezuela: sigue habiendo un camino

  1. Sin palabras… en serio militamos juntos alguna vez?

    • Si y jamás, en los 14 años del chavismo, lo he justificado y, menos, apoyado.

      • Entonces entendemos a la izquierda desde orillas distintas. Lo lindo es que eso no me da mala leche, tal vez de eso se trata no?. De que el tiempo se encargue de ubicarnos en donde el corazón se sienta más cómodo. Ya no puedo decir que entiendo la vida, la militancia o la izquierda como tu, y probablemente en extensión como La Ruptura, pero los considero valiosos hermanos y hermanas. Y les quiero mucho. Lindo reconocer ambas cosas, creo. Un abrazo

        • Me parece que la diversidad de pensamiento, pese a las diferencias, provoca un dinamismo que nos hace ricos a los humanos, ver la izquierda desde diferentes orillas es seguirla viendo, como el horizonte del cual nos hablaba Galeano, lo importante es construir los puentes necesarios para llegar a esa orilla. Un fuerte abrazo

Los comentarios están cerrados.