Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Otras formas de terrorismo

Por Mauricio Maldonado Muñoz
Buenos Aires, Argentina

Los “diez de Luluncoto” afrontan un proceso penal en que están acusados del cometimiento de actos terroristas. Como es conocido, ellos fueron apresados unos días antes de la “marcha por la vida” mientras mantenían una reunión supuestamente vinculada con el Grupo de Combatientes Populares (GCP). Al menos eso sugiere el proceso.

Por Mauricio Maldonado Muñoz
Buenos Aires, Argentina


Publicidad

Los “diez de Luluncoto” afrontan un proceso penal en que están acusados del cometimiento de actos terroristas. Como es conocido, ellos fueron apresados unos días antes de la “marcha por la vida” mientras mantenían una reunión supuestamente vinculada con el Grupo de Combatientes Populares (GCP). Al menos eso sugiere el proceso.

Por ahora, la causa penal sigue su curso y la prisión preventiva sigue igualmente discurriendo. La acusación de la Fiscalía se refiere al delito de terrorismo que, en el Ecuador, se encuentra prescripto en el artículo 160 del Código Penal.

La norma del artículo 160 ha suscitado algunas discusiones entre los estudiosos del derecho penal y entre algunos constitucionalistas, aunque escasamente se pueda decir que tal discusión haya sido profunda. Y, aunque tampoco aquí se pueda tratar con toda la amplitud que requeriría dicha discusión, merece la pena anotar algo fundamental: la norma del artículo 160 es claramente sobrecomprensiva; es decir, que admite una posibilidad muy amplia de interpretaciones por cuanto no delimita con claridad los linderos de la norma. En una interpretación de esa norma pueden entreverse ‘actos terroristas’ que ni siquiera rocen el concepto de terrorismo entendido de modo lato. Las normas sobrecomprensivas, se sabe, resultan, de suyo, intrínsecamente irrazonables y de ahí inconstitucionales. Esto lo ha desarrollado el derecho comparado. Es claro que si una norma admite muchos supuestos que podrían acarrear sanciones penales, ello podría también violar el principio de proporcionalidad de las penas, logrando que, por ejemplo, se pueda juzgar por terrorismo a conductas tan disímiles como diversas, aunque supuestamente se trate del mismo tipo penal.

Eso puede ilustrarse, paradójicamente, también en el proceso donde, conforme noticias difundidas, parte de los indicios encontrados no son armas ni explosivos, sino simplemente discos de música protesta o símbolos de grupos insurgentes. Esto llama la atención de sobremanera pues bien se conocen los gustos y la ideología de los integrantes del gobierno. Al menos formalmente y en lo que conviene.

Me refiero, por ejemplo, a algunas declaraciones que el presidente Correa realizara en cierta entrevista respecto al estatus de las FARC, refiriendo que se trata de un ‘grupo irregular’ y no de un ‘grupo terrorista’. Su coideario y presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue más allá. Señaló que las FARC no son terroristas sino un verdadero ‘ejército revolucionario’ que merece ser reconocido.

Los calificativos, claramente, difieren en unos y otros casos y no se entiende cómo unos actos serían irregulares y otros terroristas. La lógica no empata.

Más aún, el proceso de los “diez de Luluncoto” viene siendo desacreditado y cuestionado por varios sectores y ello por varias razones, entre otras porque las acusaciones y sus fundamentos parecen inconsistentes y dispersos.

En todo caso, es menester esperar que lo que resta del proceso culmine con una decisión justa en derecho, en una interpretación que tenga en cuenta todos los factores y los derechos y libertades que se podrían afectar ante supuestos nada más que referenciales. Acusar a alguien de actos terroristas es tan grave que no debe resultar jamás de supuestos.

Hay que apelar, por ello, a la coherencia. Que si por escuchar Inti-Illimani y reunirse a hablar de política y revoluciones alguien resulta ‘terrorista’ y si, en cambio, un grupo que pone carros bomba merece ser llamado ‘irregular’, entonces no hemos entendido algunos conceptos.

3 Comentarios el Otras formas de terrorismo

  1. Esa gente está presa mas de seis meses para investigaciones y al ex-ministro Carrión alias “el dueño del circo” y su combo de “comecheques” la Fiscalía les dicta medidas cautelares pero no prisión para investigación, a pesar que las pruebas del robo son contundentes.

  2. Esa gente está presa mas de seis meses para investigaciones y al ex-ministro Carrión alias “el dueño del circo” y su combo de “comecheques” la Fiscalía les dicta medidas cautelares pero no prisión para investigación, a pesar que las pruebas del robo son contundentes.

  3. lamentable.. la hermana de lenin tapia,compañero de colegio….fadua tapia… se encuentra entre ellos…. solo en este pais.. hasta donde vamos a llegar si no hay límites para la irracionalidad y la manipulacion de las leyes a conveniencia e intereses de una mal llamada revolucion!

Los comentarios están cerrados.