Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Felipe, el Hermoso, y los banqueros

Por Alberto Molina
Quito, Ecuador

Felipe IV, el Hermoso (1268-1314), también conocido como El Rey de Hierro, gobernó Francia, según los historiadores, durante 29 años. El historiador, novelista y ensayista francés Maurice Druon, nos narra bellamente y nos hace conocer los entretelones de esta etapa turbulenta de la historia europea, en la saga de “Los Reyes Malditos”.

Alberto Molina

Por Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

Felipe IV, el Hermoso (1268-1314), también conocido como El Rey de Hierro, gobernó Francia, según los historiadores, durante 29 años. El historiador, novelista y ensayista francés Maurice Druon, nos narra bellamente y nos hace conocer los entretelones de esta etapa turbulenta de la historia europea, en la saga de “Los Reyes Malditos”.

Druon, inicia el primer tomo de la serie, así: “Al comenzar el siglo XIV, Felipe IV, rey de legendaria belleza, reinaba en Francia como amo absoluto. Había dominado el orgullo guerrero de los altos barones, sofocado la sublevación flamenca, a los ingleses en Aquitania e incluso al papado, al que había forzado a instalarse en Aviñón. Los Parlamentos obedecían sus órdenes y los concilios respondían a la paga que recibían. (…). Seis de sus vasallos eran reyes y la red de sus alianzas se extendía hasta Rusia. Ninguna riqueza escapaba de sus manos. Paso a paso, había gravado los bienes de la Iglesia, expoliado a los judíos y atacado a los banqueros lombardos.

“Para hacer frente a las necesidades del Tesoro alteraba el valor de la moneda. Cada día el oro pesaba menos y valía más. Los impuestos eran agobiantes y la policía se multiplicaba. Las crisis económicas engendraban la ruina y el hambre que, a su vez, eran la causa de sangrientos motines. Las revueltas terminaban en el patíbulo. Ante la autoridad real, todo debía inclinarse, doblegarse o quebrarse.

“Pero la idea de nación estaba arraigada en la mente de este príncipe cruel, para quien la razón de Estado se imponía a cualquier otra. Bajo su reinado  los franceses eran desdichados.

“Sólo un poder había osado oponerse: la Orden de los Caballeros del Temple, la formidable organización militar, religiosa y financiera cuya gloria y riqueza provenía de sus orígenes en las cruzadas.

“La independencia de los templarios inquietó a Felipe el Hermoso y sus inmensos bienes le hacían ser muy codicioso. Instigó contra ellos el proceso más burdo que recuerda la historia. Cerca de quince mil hombres estuvieron sujetos a juicio durante siete años, período en el que se perpetraron toda clase de infamias”.

Lo narrado no se refiere al Ecuador; de todas maneras es un buen momento para recordar la frase de Marx que dice: “La historia suele repetirse, primero como tragedia y luego como farsa, y que lo segundo anuncia la clausura de un ciclo histórico”. Veamos si esto se cumple en nuestro país.

* Alberto Molina Flores es coronel, en retiro, de las Fuerzas Armadas del Ecuador.