Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¡Pigasus Presidente! ¡Los cerdos al poder!

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador

La mañana del 23 de agosto de 1968 Pigasus fue arrestado por la policía de Chicago durante su primera conferencia de prensa como candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Nunca más se supo de su paradero y, con el paso del tiempo, fue completamente olvidado. Su corta candidatura surgió como respuesta de la juventud hippie a los estragos que acontecieron en la Convención Nacional del Partido Demócrata de ese año. El presidente Lyndon Johnson había anunciado su declinación a la reelección y el presidenciable favorito para los demócratas, el senador Robert Kennedy, había sido asesinado el junio pasado. Pigasus era, en ese momento, la única opción admisible.

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador


Publicidad

La mañana del 23 de agosto de 1968 Pigasus fue arrestado por la policía de Chicago durante su primera conferencia de prensa como candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Nunca más se supo de su paradero y, con el paso del tiempo, fue completamente olvidado. Su corta candidatura surgió como respuesta de la juventud hippie a los estragos que acontecieron en la Convención Nacional del Partido Demócrata de ese año. El presidente Lyndon Johnson había anunciado su declinación a la reelección y el presidenciable favorito para los demócratas, el senador Robert Kennedy, había sido asesinado el junio pasado. Pigasus era, en ese momento, la única opción admisible.

El Mayo Francés había iluminado a la juventud del mundo. Las letras de músicos como Bob Dylan o los Beatles se convirtieron en manifiestos políticos. La guerra de Vietnam no causaba a la juventud nada menos que asco y desdén de todo lo que tenía que ver con la política. Así es como los líderes del movimiento hippie, Abbie Hoffman y Jerry Rubin, nominaron al cerdo Pigasus como candidato del Partido Internacional Joven para dirigir la primera potencia mundial. “Ellos nominan a un presidente y él se come a la gente. Nosotros nominamos un presidente y la gente se lo come a él.” Ese era, precisamente, el argumento detrás de la candidatura del cerdo Pigasus.

Su nombre, por cierto, provenía de Pegaso, el caballo alado de la Mitología Griega. Además, guardaba similitud con la palabra “pig” que en inglés significa cerdo. Sus seguidores, en los cortos días que duró su campaña, pidieron para él la protección del Servicio Secreto tal como a los demás candidatos, así como ser llevado a la Casa Blanca para la sesión informativa sobre la política exterior. Lideró, dicen, un multitudinario desfile desde un camión de basura. Y ciertamente Pigasus, en todos los sentidos posibles, era superior a quién al final triunfó en los comicios: Richard Nixon.

Es oportuno recordar a Pigasus precisamente con motivo de nuestras próximas elecciones presidenciales y legislativas. De hecho, la mañana del jueves, un grupo de más o menos 30 jóvenes intentaron inscribir la candidatura de “Don Burro” a la Asamblea Nacional como representante por la provincia del Guayas. Considero que la candidatura de Don Burro es acertada y, por lo menos, produce cierta esperanza. “Don Burro”, al igual que Pigasus, no son más que símbolos de respuesta a un ejercicio político que da asco.

Casi todos, desde los partidos más repulsivos de la oposición, hasta el oportunista partido de gobierno han decidido protagonizar un circo político que provoca vergüenza. Durante años figuras como De la Cruz, Tin Delgado e Iván Hurtado han sido –y con justicia- merecedores de toda la admiración y el respeto por su desempeño como deportistas. Pero es penoso que se hayan prestado para hacerle juego al correísmo más irresponsable pues a Alianza País no le interesa su criterio o aporte, sino los votos que pueden levantar.

Ni hablar de los personajes de la farándula, reinas de belleza y cantantes que en distintas listas aparecen como candidatos. ¡Esta es, en toda su magnitud, la Revolución Ciudadana! ¡Y esta es, en todo su alcance, la oposición que la combate! No me esperaba menos de los partidos tradicionales: ciertamente las propuestas y argumentos de Gutiérrez y los roldosistas son impresentables, por tanto sus candidatos deben guardar similitud con esos perfiles.

Pero en el caso de Alianza País no es igual porque ellos prometieron ser diferentes. Han fracasado en su misión y decisión de construir un verdadero y sólido partido político en el Ecuador. La deuda sigue impaga. Prometieron acabar con la era de la partidocracia y sus viejas prácticas. Tiempo después replican esas mismas prácticas y con mucha más maestría. Durante 30 años vivimos una democracia de maquinarias electorales, empresas publicitarias para potenciar a ciertos caudillos. Y sí hay un cambio ahora: vemos una única maquinaria electoral que publicita la figura de un único caudillo que con su poder amedranta y encacha a todos los demás partidos y movimientos.

Es por eso que en este momento la candidatura de Don Burro es ciertamente providencial. Una bocanada de aire en medio de este tan asfixiante circo político. En Pigasus y Don Burro encontramos irreverencia, consciencia, crítica y responsabilidad con el país y la historia. Es decir, eso mismo de lo cual carecen muchos de los candidatos actuales. Es una pena que no permitieron inscribir la candidatura de Don Burro y que de Pigasus no se sepa nada; si tan sólo estuviera vivo sería el personaje perfecto para gobernar al Ecuador. ¡Adiós 1968!

4 Comentarios el ¡Pigasus Presidente! ¡Los cerdos al poder!

  1. Preciso y elegante. Ciertamente los protagonistas de la política nacional merecen poco respeto de nuestra parte. DON BURRO A LA ASAMBLEA!!!!

  2. Algo que deberían aprender muchos de los asambleístas calienta puestos y levanta-manos que tenemos, Don Burro si se parte el lomo trabajando.

  3. Algo que los asambleístas NO saben es…trabajar como BURRO!

    Se me viene a la mente la Gaby Pazmiño! sueldito en TC y sueldito en la asamblea ABACA!!!

  4. Ni hablar de los candidatos a la presidencia. Por allí hay un candidato aupado por los medios que apenas es bachiller. Eso lo dice todo.

Los comentarios están cerrados.