Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Assange y Assad: con un Ass… ¡ya es suficiente!

Por Gustavo Domínguez
Quito, Ecuador

Para aquellos que hablan inglés, las tres primeras letras del apellido de nuestro ilustre invitado en la sede diplomática en Londres, y del ahora posible candidato al asilo Bashar al Assad, son utilizadas peyorativamente para describir a personajes antipáticos y hasta aborrecibles. Debo reconocer que ni el señor Assange, y menos aún el señor Assad, simbolizan nada que  yo pueda considerar admirable o por lo menos rescatable. Para ahondar mi rechazo hacia lo que representan, como ecuatoriano, no logro hacer ningún tipo de remota conexión, entre ambos protagonistas y nuestros intereses y valores nacionales.

Por Gustavo Domínguez
Quito, Ecuador


Publicidad

Para aquellos que hablan inglés, las tres primeras letras del apellido de nuestro ilustre invitado en la sede diplomática en Londres, y del ahora posible candidato al asilo Bashar al Assad, son utilizadas peyorativamente para describir a personajes antipáticos y hasta aborrecibles.

Debo reconocer que ni el señor Assange, y menos aún el señor Assad, simbolizan nada que  yo pueda considerar admirable o por lo menos rescatable. Para ahondar mi rechazo hacia lo que representan, como ecuatoriano, no logro hacer ningún tipo de remota conexión, entre ambos protagonistas y nuestros intereses y valores nacionales.

Por un lado, el señor Assange, representa la esencia de la contradicción, el pensamiento radicalmente opuesto de las repercusiones que debe tener la libertad de expresión en su independencia y divorcio con la censura, incluyendo la misma seguridad de los estados. Para Assange, la libertad de expresión debe ser tan amplia, que ni la misma seguridad de los estados, el principal bien a defender por todo gobierno, debe quedar protegida por la más lógica y entendible de las censuras. Todo nos lleva a entender, que entre Assange y el presidente Correa no puede existir ningún tipo de coincidencia, pues el presidente ecuatoriano argumenta que la información es un bien social, y que por lo tanto es al estado al que debe pertenecer el derecho y obligación de manejar la comunicación. Claramente, una disputa conceptual irreconciliable; como una gresca entre ángeles y demonios.

Este análisis, me lleva a concluir que no se protege al señor Assange por defender sus ideas. Sin embargo, me obliga a cuestionarme, si este es un tema meramente publicitario o si la defensa del debido proceso y de los derechos de los ciudadanos ante la prepotencia de los estados es más importante en el exterior que en nuestro mismo Ecuador.

El señor Assad, por otro lado, heredero de una dictadura de minorías en Siria, y cabeza de un gobierno en el que hasta la fecha se estima que alrededor de 41.000 ciudadanos han fallecido en la despiadada lucha por el poder, de acuerdo a especialistas internacionales, ha desarrollado una serie de armas químicas que en caso de no ser utilizadas por su ejército contra los rebeldes de oposición, seguramente podrían ser vendidas y mal utilizadas por agrupaciones terroristas enemigas de los valores de occidente. Ya sabemos lo que la comunidad internacional, incluido nosotros, sostiene sobre el desarrollo y la posibilidad de utilización de este tipo de armamentos contra cualquier objetivo. También es fácil concluir  sobre la crueldad y bajeza de aquellos que consideran si quiera la posibilidad de su uso.

Personalmente, no confío en que los procesos de cambios políticos de Oriente Medio resulten en virtuosas democracias, por el contrario, hasta temo que los fanatismos religiosos y las teocracias se adueñen peligrosamente del poder; resultando este proceso en un mayor alejamiento de la igualdad y detrimento de los derechos de las mujeres y de las minorías. Derechos que tanto reclamamos y hemos conquistado con cierto éxito en este lado del mundo.

Es verdad que analizar la situación en Siria es extremadamente compleja, dada su importancia geopolítica, su profunda relación con el gobierno de Irán, y con la realidad interna de un país fraccionado étnica, religiosa, social, política y económicamente. Pero no es menos cierto, que al igual que Irán, Libia, Cuba y Venezuela, sus gobiernos han liderado una posición rebelde al concepto de un mundo liderado por potencias hegemónicas que establecen las reglas del juego basadas en principios humanísticos, democráticos y de respeto universalmente aceptados, pero que como lo demuestra la historia, han sido ocasionalmente violentados por ellos mismos.

En todo caso, el señor Assad, a estas alturas de la historia de las relaciones internaciones, representa la antítesis del respeto a los derechos humanos de su pueblo, del alineamiento con los conceptos internacionales de observancia al derecho a la vida de sus connacionales, de la mesura y del respeto al orden y opinión internacional, representando por el contrario, la ambición de poder desenfrenada. Una hoja de vida nada despreciable, para aquellos líderes quienes aspiran a ser enterrados en la historia con finales humillantes y familias destrozadas.

En la insistencia del señor presidente Correa para exponer su tesis anti imperialista, se ha alineado con personajes de gobiernos internacionalmente cuestionados por no respetar primeramente los derechos de su gente, de sus minorías, de la igualdad del sexo femenino, de los principios democráticos que incluyen la separación de poderes, de la igualdad ante la ley, del derecho al debido proceso, y el respeto al derecho de libertad de expresión.  Son países donde no existe ni igualdad, ni libertad, punto final.

En caso de aceptar Ecuador la solicitud de asilo del señor Assad, solamente se provocará malestar y conmoción interna. El señor Assad debe terminar con sus huesos en Irán, y no traer consigo a nuestro país los efectos de una energía negativa, que por principio y sentido común debemos rechazar.

Ojalá con un Ass… le sea suficiente a nuestra desprestigiada política externa y nos enfoquemos en temas que nos enrumben hacia nuestra seguridad,  tranquilidad, paz internacional e integración regional.

 

@gusdominguez

2 Comentarios el Assange y Assad: con un Ass… ¡ya es suficiente!

  1. Los servicios de inteligencia del Reino Unido podrían estar ayudando de forma encubierta a los rebeldes sirios a luchar contra las fuerzas de Bachar al Asad, informa hoy el dominical británico “The Sunday Times”.
    Según este rotativo, los servicios de espionaje de este país han contribuido a que los rebeldes sirios hayan efectuado ataques devastadores contra el ejército leal a Al Asad, entre ellos una emboscada contra 40 tanques de esas tropas.
    Esa información ha sido filtrada a este periódico mediante un dirigente de la oposición siria y representa el primer indicio de que los servicios de espionaje británicos están desempeñando un papel encubierto en el conflicto de Siria.
    Un dirigente de los rebeldes sirios señaló que las autoridades del Reino Unido “conocen y aprueban un cien por ciento” de los datos que la inteligencia británica de sus bases en Chipre hacen llegar, a través de Turquía, a las tropas rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS).
    “Los servicios de inteligencia del Reino Unido están observando la situación muy de cerca desde Chipre. Es muy útil pues averiguan muchísimas cosas”, dijo la misma fuente.
    De acuerdo con este testimonio, “los británicos -que cuentan con dos bases militares en Chipre- pasan la información a los turcos y a los americanos”, mientras que los rebeldes la obtienen de las turcos.
    Hasta la fecha, los datos más valiosos obtenidos por mediación de las labores de espionaje británico han sido la referidas a los movimientos de las tropas leales a Al Assad sobre la ciudad de Alepo, controlada parcialmente por las fuerzas rebeldes.
    “Los británicos controlan las comunicaciones sobre los movimientos del ejército del gobierno y obtenemos datos sobre los refuerzos que están de camino a Alepo. Atacamos a las tropas del gobierno en Idlib y Saraqib (suroeste de Alepo) con éxito”, dijo el dirigente opositor.
    También reveló que las fuerzas rebeldes en Alepo habían recibido imágenes por satélite de Estados Unidos, que los turcos habían hecho llegar procedentes de la CIA.
    “Hemos tenido acceso a ello desde hace un mes. Lo que nos proporcionan los turcos es limitado pero en Alepo se ha notado la diferencia”,

    SE APOYA A LOS REBELDES-GUERRILLEROS Y NO A SIRIA…., país sobre el que se aplica un embargo de armas de la Unión Europea.

Los comentarios están cerrados.