Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Simón, es inocente…

Por Lula Garay
Guayaquil, Ecuador

Propio del mes de diciembre, los ecuatorianos hemos sido testigos de una inocentada ocurrida días antes del mismísimo “Día de los Inocentes. A lo mejor, basados en la creencia Maya, decidieron adelantarse para que la nueva era b´aktun 13, los coja menos “inocentes” que antes; o es un nuevo capítulo del seriado televisivo “Los sabidos somos más”.

Por Lula Garay
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Propio del mes de diciembre, los ecuatorianos hemos sido testigos de una inocentada ocurrida días antes del mismísimo “Día de los Inocentes. A lo mejor, basados en la creencia Maya, decidieron adelantarse para que la nueva era b´aktun 13, los coja menos “inocentes” que antes; o es un nuevo capítulo del seriado televisivo “Los sabidos somos más”.

Ahora bien, ya sabemos que para que exista un sabido, es porque debe existir un “dojuco” ¿cierto? Entonces la pregunta que me salta, me brinca y que trinca es quien realmente es el “sabido” y quien realmente es el “dojuco”. A lo mejor es que realizan algún tipo de casting, para decidir quién interpreta qué rol; y de seguro para escogerlo se basan en la premisa manifestada por el tramoyista del seriado: que la delincuencia es genética; lo que nos lleva a asumir que la sabiduría también lo es y el “dojuquismo” también.

Eso sí, esto no lo sabremos sino hasta el final de los días, cuando se termine el “seriado”; aunque ya muchos de los fanáticos de estos actores y actrices, así como algunos de los protagonistas, dicen haberse quedado mudos, atónitos y perplejos, con este nuevo capítulo. Porque hasta el más convencido de los revolucionarios ha manifestado su rechazo o sorpresa.

Lo que no podrán hacer los “alrevecistas”, es negar que más de tres veces (y antes que el gallo maya cante) ellos defendieron lo indefendible; con una certeza y arrogancia propia de los revolucionarios convencidos en su capacidad de revolucionar todo lo ya existente.

¿Acaso esto de la inocentada sigue siendo un “linchamiento mediático” perpetuado por la “corruggggta”? ¡No! No, señores. Esta vez, sus mentes ardientes, sus manos lúcidas y corazones limpios no podrán negar lo existente, ni echarle la culpa a nadie que no sea al revolucionario que solapó, que contrató, que lo defendió. Y no lo podrán hacer porque existe evidencia de la ferviente y descarada defensa de quien, entre otras cosas, se metió a torear sin ser torero.

Lo cierto es que “Los sabidos somos más” seguirá transmitiéndose en horario habitual. Rque tienen un buen libretista; así que no pequemos nosotros de inocentes. No olvidemos que él fue re_evolucionado de “pescador” a “apóstol”, que también le dieron “las llaves del Reino de los Cielos”, así como ellos. De igual forma, tampoco olvidarán que su nombre “Kefas” significa en arameo piedra; y, hoy por hoy, es la piedra en la chancleta revolucionaria del siglo XXI franquiciada en Ecuador.

Luego de esto solo, seguramente, como “inocente” que es, cite en su próxima intervención a Mateo: “Aunque todos se aparten por causa de ti, yo nunca me apartaré”. A lo que en una sola voz le diremos:

“..Yaaa, Simón… eres inocente” (léase con énfasis y acento orgullosamente guayaco)

1 Comentario el Simón, es inocente…

  1. Buen artículo…

    mas, como creyente, le digo que me deja MAL SABOR el hecho de que mezcle temas religiosos que merecen, como mínimo, mucho respeto con temas tan sucios como nuestra política “revolucionaria”…

Los comentarios están cerrados.