Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Reducción de costos?

Por Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

Es puro ilusionismo el que, desde este enero, los usuarios de servicios bancarios vayan a desembolsar menos dinero a cambio de recibirlos. La reducción de “costos” de que se viene hablando no es en verdad tal cosa, y el asunto debe de una vez quedar bien clarito para que el público se ahorre protestas de buena fe, aunque inútiles; o mejor, para que evite caer en manos de agitadores profesionales del chantaje, que actúan bajo variopintos rótulos de “defensa del consumidor” cuando lo único que buscan es escandalizar en provecho de su propia billetera. El asunto hay que aclararlo también porque, según una caricatura del pasado miércoles -que probablemente revela un errado sentir general- ya hasta hay protestas por el lado de considerar ínfima a la tal supuesta “reducción”.

Por Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Es puro ilusionismo el que, desde este enero, los usuarios de servicios bancarios vayan a desembolsar menos dinero a cambio de recibirlos. La reducción de “costos” de que se viene hablando no es en verdad tal cosa, y el asunto debe de una vez quedar bien clarito para que el público se ahorre protestas de buena fe, aunque inútiles; o mejor, para que evite caer en manos de agitadores profesionales del chantaje, que actúan bajo variopintos rótulos de “defensa del consumidor” cuando lo único que buscan es escandalizar en provecho de su propia billetera. El asunto hay que aclararlo también porque, según una caricatura del pasado miércoles -que probablemente revela un errado sentir general- ya hasta hay protestas por el lado de considerar ínfima a la tal supuesta “reducción”.

Lo que en verdad va a haber, con la reciente resolución JB-2012-2382 de la Junta Bancaria, es una reducción de los ingresos que percibían los bancos por la prestación de tales servicios. Pero eso no conllevará ahorros a los usuarios, quienes seguirán pagando lo mismo. La otra parte, que ya no quedará en manos de los bancos, se entregará al Estado a título de IVA, pues en términos prácticos este será ahora socio de aquellos en el negocio de prestación de servicios; lo que desembolse el usuario irá a dos arcas. Tan cierto es lo anterior que la propia Superintendencia de bancos ha tenido que aclarar el particular en su página electrónica.

En la dirección http://www.sbs.gob.ec/practg/sbs_index?vp_art_id=1448&vp_tip=1 hay un comunicado acorde al cual las “…tarifas presentan nuevos valores que desde el 1 de enero constituirán una base imponible a la que se debe sumar el IVA (12%), dando como resultado la tarifa final que el usuario debe pagar”. Y se agrega el ejemplo siguiente: “…en el caso del servicio de emisión de cheque (costo por un cheque) cuya tarifa máxima que cobra la entidad financiera (base imponible) es 0,27 dólares, más el 12% por IVA, suma 0,30 dólares, que es la tarifa final que el usuario debe pagar. El costo de los servicios para el usuario no ha variado, si no que mantendrá un valor igual al del último trimestre de 2012”.

¿Capito?