Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hackeando en nombre de la democracia

Alejandro Varas
Guayaquil, Ecuador

La naturaleza de un hacker ha sido incomprendida toda la vida. Gracias a Hollywood y el cyberpunk, creemos con facilidad que un “pirata informático” es aquella persona que siempre vulnerará nuestra información personal, ya sea que esté almacenadas en nuestras cuentas de correo personal o en los servidores más seguros del planeta.

Alejandro Varas
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

La naturaleza de un hacker ha sido incomprendida toda la vida. Gracias a Hollywood y el cyberpunk, creemos con facilidad que un “pirata informático” es aquella persona que siempre vulnerará nuestra información personal, ya sea que esté almacenadas en nuestras cuentas de correo personal o en los servidores más seguros del planeta.

Esta idea no es muy lejana a la realidad pero no es del todo cierta, ya que como en toda sociedad existen personas que actúan de manera beneficiosa o perjudicial. Es importante entender que usualmente son individuos tienen la pasión por descubrir las falencias en los sistemas, sin la intención de perjudicar o violentar la integridad de la información o los propietarios de la misma, al tratarse de delitos informáticos.

Kevin Mitnick pertenece a este grupo de personas que, dado su historial delictivo, termina siendo incomprendido. Desde muy joven descubrió esta pasión por el conocimiento y desafió al status quo ingresando sin consentimiento previo a sistemas que contienen información sumamente valiosa para quienes la protegían.

De hecho, es la capacidad de Mitnick, apreciada por empresas privadas, lo que el permitió a este hacker tener una segunda oportunidad y usar apropiadamente sus capacidades y dominio sobre la seguridad informática.

Así como Mitnick, existen miles de desarrolladores y profesionales de la informática que por querer descubrir errores comunes caen en el problema de ser malinterpretados como viles delincuentes.

Dejando de lado sus antecedentes profesionales, ideológicos o penales, recordemos que lo tenemos de invitado de honor para trabajar en un operativo del CNE para verificar la seguridad del sistema informático durante el día de las elecciones.

Me parece interesante que el gobierno decida buscar a un norteamericano experto en seguridad informática como consultor externo para este operativo. Quizás fue por sus invasiones a los servidores del gobierno de EEUU que les recordó parcialmente al mártir de la “libertad de la información” refugiado en una de nuestras embajadas.

Lo cuestionable de la situación, a mi parecer, es que quienes hayan invitado a Mitnick se estén aprovechando del perfil profesional e imagen de hacker para demostrar que existe “transparencia” en el proceso electoral a nivel informático. Hay que entender que los sistemas responden a los comandos de quienes los administren y se puede ingresar datos a voluntad de quienes tengan el acceso.

Si se ingresa la información en el formato requerido por el sistema los resultados pueden salir a la conveniencia de quien administre dicho software. No tiene que ver con las características técnicas del programa, sino de la intención de quien lo usa.

Por motivos como este, hasta el mismísimo Richard Stallman, fundador de proyectos de código abierto y gran amigo y consejero del candidato Rafael Correa recomienda al mundo entero que los procesos electorales deban ser monitoreados manualmente y contabilizados en papel y vigilado por personas.

Es curioso que esta vez este reconocido consejero tecnológico y simpatizante de la revolución ciudadana, como lo es Stallman, no haya sido tomado en cuenta por sus recomendaciones para garantizar la legalidad del proceso electoral al que vamos a entrar este domingo 17 de Febrero.

Esperemos que la consultoría provista por el Sr. Mitnick, que será pagada con el dinero recaudado de los y las ciudadanas del Ecuador, sea una buena inversión para la seguridad de nuestro derecho al sufragio y logre frenar los reiterados casos de fraude electoral al que estamos acostumbrados oír en las noticias desde siempre. Pero tampoco olvidemos que los sistemas son herramientas codificadas para simplificar tareas y procesar información.

Nuestra verdadera preocupación debería estar sobre quienes controlen el flujo de información y el procesamiento de los resultados de las elecciones, ya que como dice un eslogan cyberpunk español: “Tras toda arquitectura informacional se esconde una estructura de poder”.

3 Comentarios el Hackeando en nombre de la democracia

  1. Completamente de acuerdo.

  2. Si el sistema esta mal o la informacion es manipulada a si traigan a Batman no funcionara correctamente. Pienso que si querían apoyo no era necesario el día del proceso electoral sino los días previos al mismo en pruebas sobre el software que se vaya a utilizar.

Los comentarios están cerrados.