Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Voto militar

Por Alberto Molina
Quito, Ecuador

El derecho al voto en nuestro país tiene su historia. Inicialmente estaba circunscrito a una pequeña elite de ciudadanos privilegiados que poseían un caudal en metálico que estaba expresamente señalado en la Carta Magna. La mujer también estaba excluida. El argumento para negarle el derecho al voto era que iba a ser influenciada en su decisión,  por su marido o por su confesor. Luego de largas luchas, recién en 1929 se consagra este derecho a favor de la mujer.

Alberto Molina

Por Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

El derecho al voto en nuestro país tiene su historia. Inicialmente estaba circunscrito a una pequeña elite de ciudadanos privilegiados que poseían un caudal en metálico que estaba expresamente señalado en la Carta Magna. La mujer también estaba excluida. El argumento para negarle el derecho al voto era que iba a ser influenciada en su decisión,  por su marido o por su confesor. Luego de largas luchas, recién en 1929 se consagra este derecho a favor de la mujer.

Para otorgarles este derecho a los ciudadanos analfabetos fueron necesarios largos años de discusiones; se esgrimieron argumentos hasta disparatados para negarles el voto: simplemente eran ciudadanos de segunda con obligaciones pero sin derechos.

El derecho al voto de los militares en servicio activo lo ejercen en la mayoría de países Latinoamericanos. En Ecuador este derecho se consagró en la Constitución de Montecristi en 2008,. El voto para los miembros de FF.AA. y Policías es facultativo; con este derecho, los uniformados se integran directamente al convivir democrático, a las decisiones trascendentales del país, y a elegir sus mandatarios; cuidando que este derecho no sea manipulado y que el virus nocivo de la politiquería no pase del umbral de los cuarteles.

En Chile se estableció este derecho sólo para oficiales en la Constitución de 1925 y para la tropa, incluidos los conscriptos, desde 1980. Obviamente los militares están severamente prohibidos  de realizar proselitismo político, peor participar en campañas electorales, dentro y fuera de los cuarteles.

Con justa razón se ha dicho: “Lo correcto es impulsar que los militares ejerzan su actividad política en forma transparente y que su participación se rija por reglas institucionales y que el derecho ciudadano de elegir lo ejerzan sin privilegios”.

En realidad, a lo largo de la vida republicana, los militares Latinoamericanos han sido “actores políticos”, ya sea en la defensa del sistema vigente, en el desarrollo económico y hasta en la toma del control del Estado ante la debilidad de las instituciones civiles democráticas.

El ciudadano-soldado tiene en sus manos una poderosa arma de la democracia, el voto; es corresponsable de la suerte del país, por esa razón debe estar alejado de las disputas políticas, las instituciones del Estado son las que deben solucionar los problemas que afectan a la vida política del país. De manera que en el manejo de los asuntos políticos del Estado es tarea extraña a los fines de la institución militar, que tiene la obligación ineludible de subordinarse responsablemente a los poderes totalmente constituidos, porque las FF.AA. no son poder constituyente ni destituyente de las autoridades que el pueblo libremente ha elegido.

Los soldados y los policías,  con su voto tiene la oportunidad de elegir como Presidente a un estadista que los respete, con liderazgo, participativo, tolerante, respetuoso de la Constitución y las leyes, sobre todo democrático.

4 Comentarios el Voto militar

  1. no puedo estar de acuerdo: las fuerzas armadas son un organismo que defiende la soberanía de amenazas externas; en su interior quienes se encargan de eso, son las instituciones civiles y los ciudadanos.

    Las fuerzas armadas deben estar sujetas al control y decisión de la población, y en mi opinión, no tener derecho al voto: deciden quien los dirigirá y administrará. Lo que no sucede con el ciudadano común, quien no elige un jefe, sino un mero administrador de la cosa pública.

  2. ¡Qué visión tan seráfica de la milicia! Lobos con piel de corderos, serpientes emponzoñadas dispuestas a satisfacer sus enormes ambiciones, a prevalecer sobre cualquier interés de la sociedad, a imponer su llamada visión estratégica a la sociedad. Si por alguna razón histórica la nación se halla a la zaga de la institucionalidad en el mundo es porque de tiempo en tiempo, sojuzgada por las armas, los principios republicanos y civiles han sucumbido ante las pretenciones de quienes han asaltado el poder por las armas. Tutelando las instancias políticas, medrando del acomodo. Condicionando la voluntad de las urnas.

    Falso que hayan debido tomar el control del estado por la debilidad de las instituciones. Ha sido su presencia desestabilizadora, condicionante de la civilidad, la que las ha debilitado. El militar es enemigo conspicuo de la democracia. ¡Ya estamos grandecitos para que nos echen esos cuentos!

  3. ¡Qué visión tan seráfica de la milicia! Lobos con piel de corderos, serpientes emponzoñadas dispuestas a satisfacer sus enormes ambiciones, a prevalecer sobre cualquier interés de la sociedad, a imponer su llamada visión estratégica a la sociedad. Si por alguna razón histórica la nación se halla a la zaga de la institucionalidad en el mundo es porque de tiempo en tiempo, sojuzgada por las armas, los principios republicanos y civiles han sucumbido ante las pretenciones de quienes han asaltado el poder por las armas. Tutelando las instancias políticas, medrando del acomodo. Condicionando la voluntad de las urnas.

    Falso que hayan debido tomar el control del estado por la debilidad de las instituciones. Ha sido su presencia desestabilizadora, condicionante de la civilidad, la que las ha debilitado. El militar es enemigo conspicuo de la democracia. ¡Ya estamos grandecitos para que nos echen esos cuentos!

Los comentarios están cerrados.