Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Por favor. ¡¡¡Basta ya!!!

Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España

A esta altura de los acontecimientos presumo que todos deben saber por qué tenemos un papa latinoamericano. Se ha publicado en la prensa. Los cardenales reunidos en Roma votaron por un latinoamericano gracias a las gestiones hechas por el difunto “comandante” Hugo Chávez. Todos los cálculos coinciden con la precisión de un rompecabezas: Benedicto XVI renunció a mediados de febrero y su pontificado concluyó el día 28 de ese mes a las 8:00 de la noche. El presidente comandante Hugo Chávez falleció en Caracas el día 5 de marzo (por lo menos oficialmente). El cónclave se inició el día martes 12 y el cardenal argentino Jorge Bergoglio fue elegido papa al día siguiente.

Jesús Ruiz Nestosa
Salamanca, España


Publicidad

A esta altura de los acontecimientos presumo que todos deben saber por qué tenemos un papa latinoamericano. Se ha publicado en la prensa. Los cardenales reunidos en Roma votaron por un latinoamericano gracias a las gestiones hechas por el difunto “comandante” Hugo Chávez. Todos los cálculos coinciden con la precisión de un rompecabezas: Benedicto XVI renunció a mediados de febrero y su pontificado concluyó el día 28 de ese mes a las 8:00 de la noche. El presidente comandante Hugo Chávez falleció en Caracas el día 5 de marzo (por lo menos oficialmente). El cónclave se inició el día martes 12 y el cardenal argentino Jorge Bergoglio fue elegido papa al día siguiente.

Con esto se llega a la lógica conclusión de que Chávez se fue al cielo por todo el bien que hizo a sus seguidores y el mal a sus detractores bajo el lema: “Con Chávez, todo. Sin Chávez, nada”. Al ver que los cardenales se disponían a elegir un nuevo pontífice, intercedió ante Dios pidiéndole que nombrara su representante a un latinoamericano. Dios, en premio por todo el bien que hizo a sus seguidores y el mal que hizo a sus detractores, le hizo caso y le otorgó el don que le pedía.

No he agregado ni quitado nada a la versión oficial aunque haya algún que otro floreo literario. “Nosotros sabemos que nuestro comandante ascendió hasta esas alturas (al cielo), está frente a frente con Cristo. Alguna cosa influyó para que se convoque a un Papa sudamericano, alguna mano nueva llegó y Cristo le dijo: llegó la hora de América del Sur. Así nos parece”. Palabras textuales pronunciadas públicamente por el “presidente encargado” (léase “presidente inconstitucional”) Nicolás Maduro y retransmitidas por la agencia de noticias AFP, que es francesa. Valga la aclaración para no se diga que atrás está la mano del “imperio”.

No contento con esto, agregó: “En cualquier momento Chávez convoca una constituyente en el cielo para cambiar la Iglesia en el mundo y que sea el pueblo, el puro pueblo de Cristo, el que gobierne el mundo”. No recordó, sin embargo, el enfrentamiento que mantuvo Chávez con la Iglesia venezolana acusando a los curas de ser “demonios con sotanas”, “defensores de los más podridos intereses” y “vagabundos”. Esto fue antes de saber que tenía un cáncer terminal y se pasaba el día rezando y besando una cruz que llevaba colgada al cuello según se puede ver en muchas de las fotografías que se publicaron con motivo de su fallecimiento.

Siguiendo estas ideas, lo que va a necesitar Venezuela para las próximas elecciones no será una Junta Electoral, sino una junta de psiquiatras que tenga a su cargo determinar la salud mental del candidato oficialista y asegurar a la población que está en condiciones psíquicas de poder gobernar.

A la muerte de Chávez ya se había inaugurado con otro disparate: que el “imperio” le inoculó el cáncer para terminar con un enemigo al que temían. Tanto, que mirando hacia atrás, el “imperio” nunca se molestó en tomar en serio ninguna de sus bravuconadas. Claro que la semilla germinó y el bolivariano Evo Morales, el mismo que suspende las reuniones de gabinete para hacer sus ofrendas a la Pacha Mama (la Tierra), que consiste en enterrar fetos de llama, repitió la historia apenas llegó a Bolivia, agregando que estaba convencido de que así había sido. Y se fue presuroso al mercado que hay en La Paz en las calles adyacentes al templo de San Francisco que es donde se venden los fetos colgando de una cuerda en macabra guirnalda festiva.

Señores bolivarianos: se pasan el día pidiendo que se les respete. Ahora somos nosotros los que les pedimos, les exigimos que nos respeten a nosotros; respeten nuestro intelecto; respeten nuestra facultad de pensar y de razonar. Las palabras de Maduro hay que considerarlas como un verdadero insulto a cualquier persona con uso de razón.

Les agradeceríamos al sindicato bolivariano que ejerce el poder en Venezuela que nos adelante en qué momento comenzarán los milagros y los penitentes que peregrinarán hasta el mausoleo del comandante-presidente donde verán los paralíticos, hablarán los ciegos, caminarán los sordos, siguiendo este orden y esta lógica para honrar la lógica bolivariana; mientras algunos jefes de Estado peregrinarán a las arcas de PDVSA (Petróleos de Venezuela) donde se operan otros grandes milagros. Esta es una propuesta seria, ya que no se puede perder la oportunidad de hacerlo. Hasta que ello suceda, señores bolivarianos, por favor: ¡¡¡Basta ya!!!

* Jesús Ruiz Nestosa es periodista paraguayo. Su texto ha sido publicado originalmente en el diario ABC Color, de Paraguay.