Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Desde la Marcha de las Putas

strong>Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador

Como quiteño, creo que la Marcha de las Putas es la iniciativa que más orgullo me ha causado sobre mi ciudad. Es, además, la propuesta más transgresora que he visto en el ámbito de la protesta social. Una propuesta en la cual confluye no solo el sagrado derecho a la libertad de expresión sino los elementos más diversos del arte como el teatro performático y la música. La libertad estética, que pregonamos los asistentes a la marcha, es un derecho fundamental de los humanos. No puede volver a ocurrir que una mujer sea juzgada por su forma de vestir y menos por su conducta y apreciación de la vida. Peor aún que por tales motivos sean objeto de violencia física, psicológica o sexual. La Marcha de las Putas es el recordatorio de la sociedad que debemos llegar a ser.

Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador


Publicidad

La lluvia, como la marcha, eran inevitables la tarde del sábado 20 de abril. El cielo se presentó nublado y en el ambiente una cierta predisposición a la oscuridad anunciaba que el clima sería adverso. A diferencia del año anterior, llegué con retraso. Decidí caminar por la Juan León Mera hacía el sur, en algún momento me vería frente a frente con la Marcha de las Putas. Fueron las proclamas y consignas las que me anunciaron que había llegado. Primero caminé contracorriente, en medio de las multitudes. Luego me estacioné en una esquina estratégica hasta lograr distinguir a las organizadoras. Parado en esa esquina pude darme cuenta de la magnitud de la marcha. Mi primera sorpresa fue encontrarme con Lina, a quién no había visto desde hace tiempo y de quién no sospechaba que asistiría.

Pocos minutos después se me plantó el Licenciado Fierro, terco y belicoso como él solo. Gritó que había sido mi compañero en el colegio y después de acabarme con todo tipo de calificativos, me dijo que como escritor no servía para nada. El Licenciado Fierro era María Belén Moncayo en su performance anti-machista. Ella fue una de las organizadoras. La conocí hace algunos años en extrañas circunstancias: queríamos cambiar el mundo. Con el tiempo descubrimos que hay muchas otras formas de lograrlo, además de las ortodoxas. Yo decidí escribir y ella se dedicó al activismo por la reivindicación de la mujer. Junto a la multitud  caminé hacía la Plaza Foch. Luego se nos unió Pietro Marsettí, quién a la hora de ser increpado por la televisión, declaró que su presencia en la marcha nada más pretendía enviar a las mujeres el mensaje de que no están solas en esta lucha.

Una vez en la plaza se nos fueron uniendo más y más amigos, como la concejala Beatriz León, que en mi opinión ha sido una de las autoridades más comprometidas con las luchas de género. Y es que el verdadero sentido de la marcha radica en desafiar a la sociedad para que todos, hombres y mujeres, de todas las edades, nos sentemos a reflexionar sobre los alcances inauditos de la violencia contra las mujeres, que pese a los procesos de las últimas décadas, sigue siendo una realidad en nuestra ciudad, en nuestro país y en América Latina.

Ese fue el momento en que el Licenciado Fierro, puso en escena la parte crucial de su performance: en medio de la plaza y de la gente, María Belén se desprendió de todos los símbolos machistas que configuraban al Licenciado Fierro y volvió a ser ella, a ser mujer, a ser una ciudadana liberada.

Como quiteño, creo que la Marcha de las Putas es la iniciativa que más orgullo me ha causado sobre mi ciudad. Es, además, la propuesta más transgresora que he visto en el ámbito de la protesta social. Una propuesta en la cual confluye no solo el sagrado derecho a la libertad de expresión sino los elementos más diversos del arte como el teatro performático y la música. La libertad estética, que pregonamos los asistentes a la marcha, es un derecho fundamental de los humanos. No puede volver a ocurrir que una mujer sea juzgada por su forma de vestir y menos por su conducta y apreciación de la vida. Peor aún que por tales motivos sean objeto de violencia física, psicológica o sexual. La Marcha de las Putas es el recordatorio de la sociedad que debemos llegar a ser.

Fue grato comprobar que un aguacero no pudo evitar la realización de una marcha pacifica y urgente. Así como fue esperanzador descubrir que Lina y Pietro han logrado concebir a esta ciudad de otra manera: como un espacio de resignificación permanente y propio. Y sobretodo, esta crónica es en homenaje a María Belén Moncayo y a las demás organizadoras de la Marcha de las Putas, porque con su valor nos han dado una gran lección, tal vez la mejor lección que Quito haya recibido desde hace mucho tiempo atrás.