Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Constitución en mi poder

Hernán Pérez Loose
Guayaquil, Ecuador

Mi poder en la Constitución, esta es la frase que tradicionalmente consta en la banda que en la inauguración de cada periodo presidencial es ceñida sobre el mandatario elegido. La frase es fácil de entender. Quien asume la presidencia de la república mediante los cauces constitucionales, debe ejercer el poder dentro de esos cauces. En una república el poder presidencial no deriva ni de los votos de los simpatizantes ni de su partido ni de su carisma. El poder del presidente deriva de la Constitución. Y la Constitución deriva del pueblo, de todo el pueblo, del que votó por el presidente, de los que no votaron por él, y de los que no fueron a votar. En efecto, para la Constitución no hay ganadores ni perdedores, hay solo personas sujetas a su jurisdicción.

Hernán Pérez Loose
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Mi poder en la Constitución, esta es la frase que tradicionalmente consta en la banda que en la inauguración de cada periodo presidencial es ceñida sobre el mandatario elegido. La frase es fácil de entender. Quien asume la presidencia de la república mediante los cauces constitucionales, debe ejercer el poder dentro de esos cauces. En una república el poder presidencial no deriva ni de los votos de los simpatizantes ni de su partido ni de su carisma. El poder del presidente deriva de la Constitución. Y la Constitución deriva del pueblo, de todo el pueblo, del que votó por el presidente, de los que no votaron por él, y de los que no fueron a votar. En efecto, para la Constitución no hay ganadores ni perdedores, hay solo personas sujetas a su jurisdicción.

La mencionada frase, por su obviedad, recuerda a aquellas “verdades evidentes” a las que Descartes hacía referencia en la construcción de su método filosófico, de ese método que nos evitaría tomar “lo falso por verdadero”. Y, sin embargo, a pesar que es tan fácil entender que el poder presidencial nace, se mueve y termina dentro de la Constitución, y que esta es una de esas verdades evidentes propias de toda democracia, lo cierto es que el concepto parecería que ha perdido todo significado en el Ecuador.

Y es que el proceso político ocurrido en nuestro país durante los últimos años parecería ser tal que la citada frase de “Mi poder en la Constitución” habría sido sustituida por otra que, al contrario, diría “La Constitución en mi Poder”. En eso habría consistido realmente el cambio de época que con mucho alborozo se anunció en su momento.

Por mucho tiempo la izquierda latinoamericana vio en el sometimiento del poder político al cauce constitucional una simple expresión ideológica, carente de valor real, y que enmascaraba simplemente las relaciones de dominación económica. Conceptos como los de constitucionalismo, independencia judicial, derechos fundamentales, seguridad jurídica, entre otros, eran ignorados cuando no atacados abiertamente como obstáculos al cambio social. Mucho dolor tuvo y ha tenido que pasar para que caigan en cuenta de ese error histórico. Y si no allí está el Chile de Allende.

Con no menos arrogancia y miopía, así como con iguales efectos destructivos para las sociedades, ha actuado la derecha. En su imaginario el estado de derecho y los cauces institucionales constituyen simples instrumentos para la realización de sus intereses. Mientras el estado de sus negocios prospere, poco parece importarles el estado de derecho. Cuando las reglas del juego dejan de hacerle el juego, la derecha simplemente abandona el juego de la democracia. Y si no allí está el Perú de Fujimori.

A la izquierda ecuatoriana le ha tomado algunos años despertar de su sueño de perros. Ahora parece comenzar el turno de la derecha de tener su propio sueño de perros. Y mientras los unos sueñan y los otros se despiertan, la Constitución seguiría bajo el poder de una persona, y no al revés.

* El texto de Hernán Pérez ha sido publicado originalmente en El Universo.