Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa tiene la verdad

Alberto Molina Flores
Quito, Ecuador

“Tenemos la razón y van a tener que rectificar (…)” ha dicho el presidente en el enlace del sábado 15 de junio al referirse a la acción judicial que le sigue al diario Hoy por haber publicado un titular, el pasado 31 de mayo, al que calificó de “mentira grosera”. Igualmente el mandatario ha manifestado en varias ocasiones que “la información debe ser veraz y verificada”, como manda la Constitución y en eso tiene toda la razón; sólo hay un detalle: el presidente debe ser consecuente con lo que proclama. Recordemos lo que dijo en el enlace del 4 de febrero de 2012, cuando denunció que se estaba fraguando una conspiración  para desestabilizar su régimen, e hizo conocer sobre un supuesto “Plan Revancha”, en el que estaban involucrados políticos de oposición junto a militares en servicio pasivo, “traidores que sirvieron a la CIA” y “alguno que otro oficial activo” que buscan generar malestar en los uniformados por sueldos y compensaciones, algo similar a lo que ocurrió antes del 30 de septiembre del 2010.

Alberto Molina

Alberto Molina Flores
Quito, Ecuador


Publicidad

“Tenemos la razón y van a tener que rectificar (…)” ha dicho el presidente en el enlace del sábado 15 de junio al referirse a la acción judicial que le sigue al diario Hoy por haber publicado un titular, el pasado 31 de mayo, al que calificó de “mentira grosera”. Igualmente el mandatario ha manifestado en varias ocasiones que “la información debe ser veraz y verificada”, como manda la Constitución y en eso tiene toda la razón; sólo hay un detalle: el presidente debe ser consecuente con lo que proclama. Recordemos lo que dijo en el enlace del 4 de febrero de 2012, cuando denunció que se estaba fraguando una conspiración  para desestabilizar su régimen, e hizo conocer sobre un supuesto “Plan Revancha”, en el que estaban involucrados políticos de oposición junto a militares en servicio pasivo, “traidores que sirvieron a la CIA” y “alguno que otro oficial activo” que buscan generar malestar en los uniformados por sueldos y compensaciones, algo similar a lo que ocurrió antes del 30 de septiembre del 2010.

Sobre este misma denuncia, el canciller Patiño dijo que “existe un plan combinado entre grupos nacionales e internacionales para dar un golpe de estado en el país”. Luego de varios días de la declaración del Presidente, el Jefe del Comando Conjunto de las FF.AA. dijo desconocer dicho plan y el entonces Ministro de Defensa, Javier Ponce, declaró que el plan había “abortado”. No obstante haber hecho una denuncia pública, jamás se señaló quiénes eran los “traidores a la patria”;  tampoco los políticos que supuestamente estaban involucrados y peor  los nombres de  “uno que otro oficial en servicio activo”.

Qué hablar de los grupos “nacionales e internacionales” a los que se refirió el ministro Patiño. Eso quedó en el silencio y para que todo esto se borre de la memoria colectiva, el ministro Ponce, sin más ni más, dijo que el “plan había abortado”.

Ahora, lo grave y preocupante es lo que el presidente Correa comentó en el mismo enlace del sábado 15 de este mes: “que ha recibido amenazas por tratar de recuperar un terreno que estaba en manos del Club de la FAE (fundado el 30-10-1959), el mismo que fue vendido en 12 millones de dólares”.

Esto es gravísimo. El presidente debe señalar, con la urgencia del caso, de dónde vienen esas amenazas y que la Secretaría de Inteligencia investigue para dar con los responsables. Además, el Jefe de Estado invitó a los ciudadanos a estar atentos a posibles medidas desestabilizadoras que puedan estar preparando sectores oficiales que tienen una mentalidad distinta a la de los oficiales patriotas.

Por el bien de la democracia y el prestigio de las FF.AA. el señor Presidente debe señalar y desenmascarar a quienes “le amenazan” y propician “medidas desestabilizadoras” y a los oficiales de “mentalidad distinta a la de los oficiales patriotas”.