Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Socialismo o muerte

Vicente Albornoz
Quito, Ecuador

En general no suelo estar de acuerdo con los premios Oscar, pero en el año 2003 se otorgó esa distinción a un documental extraordinario, llamado “The Fog of War”, que podría traducirse algo libremente a “El fragor del combate”, en el que Robert McNamara habla de su experiencia en varios conflictos bélicos y explica cómo hay ciertos socialistas dispuestos a llevar a sus pueblos a la aniquilación con el único objetivo de defender sus ideas.

Vicente Albornoz
Quito, Ecuador


Publicidad

En general no suelo estar de acuerdo con los premios Oscar, pero en el año 2003 se otorgó esa distinción a un documental extraordinario, llamado “The Fog of War”, que podría traducirse algo libremente a “El fragor del combate”, en el que Robert McNamara habla de su experiencia en varios conflictos bélicos y explica cómo hay ciertos socialistas dispuestos a llevar a sus pueblos a la aniquilación con el único objetivo de defender sus ideas.

McNamara fue un personaje influyente del siglo XX. Llegó a ser Presidente de la corporación Ford, luego fue Secretario de Defensa de los Estados Unidos y llegó a ser Presidente del Banco Mundial. El reportaje galardonado se centra en sus años al mando del área de defensa entre 1961 y 1968. En ese período hubo un evento que pudo haber cambiado la historia de la humanidad (y hasta su exterminio): la Crisis de los Misiles de Cuba.

En resumen, la Unión Soviética colocó 162 ojivas nucleares en Cuba, y los Estados Unidos impusieron un bloqueo a la isla para exigir el retiro de esos misiles. Todo esto ocurrió en octubre de 1962 y quizás esa fue la ocasión en que el mundo más cerca estuvo de una tercera guerra mundial. Pero, gracias a Dios, algo hizo que tanto los soviéticos como los norteamericanos mantengan la cabeza fría, dialoguen y eviten un conflicto. Los soviéticos retiraron los misiles de Cuba y los norteamericanos se comprometieron a no invadir la isla.

Ese “algo”, ese resquicio de racionalidad, ese atisbo de sensatez, evitó una hecatombe nuclear. En el reportaje, McNamara cuenta que en 1992, a los 30 años de la Crisis, él visitó La Habana y se reunió con Fidel Castro. Ahí le preguntó si, en caso de una invasión norteamericana a Cuba, él (Castro) hubiera recomendado a los soviéticos que disparen los misiles contra los Estados Unidos, a sabiendas de que ese ataque hubiera desatado un devastador contraataque que, necesariamente, hubiera borrado toda señal de vida en la isla.

En otras palabras, le preguntó si estaba dispuesto a sacrificar a todos los cubanos con tal de castigar a los norteamericanos por invadir su país. Lo que Castro le respondió es como para dejar a cualquiera sin palabras: “No sólo que lo hubiera recomendado, sino que lo recomendé”.

Castro recomendó a Nikita Kruschev, quien en 1962 era el secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética, que haga algo que sin duda iba a terminar con la vida en Cuba y quizás hasta en todo el planeta. Y todo por defender el socialismo que estaba implantando en su país.

Porque ciertos sectores de la izquierda latinoamericana son capaces de llegar a esos niveles de fanatismo, en los cuales están dispuestos a llegar realmente a la elección entre defender altivamente su ideología o morir en el intento. Pero su disposición al sacrificio va aún más allá porque podrían sacrificar a todo su país en la defensa de las ideas de ellos.

* El texto de Vicente Albornoz ha sido publicado originalmente en el diario El Comercio.