Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Salvar la vida de Asia Bibi

Diario La Prensa
Managua, Nicaragua

Por medio de internet y de las redes sociales se está llevando a cabo una gran campaña católica mundial, para salvar la vida de Asia Bibi, una mujer de 45 años, cristiana católica de Pakistán, de la etnia urdu, quien ha sido condenada a muerte a causa de su religión y podría ser ejecutada en cualquier momento, a menos que la solidaridad internacional logre rescatarla del patíbulo.

Diario La Prensa
Managua, Nicaragua


Publicidad

Por medio de internet y de las redes sociales se está llevando a cabo una gran campaña católica mundial, para salvar la vida de Asia Bibi.

Asia Bibi es una mujer de 45 años, cristiana católica de Pakistán, de la etnia urdu, quien ha sido condenada a muerte a causa de su religión y podría ser ejecutada en cualquier momento, a menos que la solidaridad internacional logre rescatarla del patíbulo.

El caso de Asia Bibi es conmovedor, parece extraído de las páginas de la historia del cristianismo primitivo, cuando los mártires cristianos pagaban su fidelidad religiosa con la vida, después de sufrir horribles tormentos a manos de sus crueles verdugos.

El 8 de noviembre de 2010, Asia Bibi fue condenada a morir en la horca acusada del delito de blasfemia contra el profeta musulmán, Mahoma. Lo que ocurrió fue que a Asia Bibi, una obrera agrícola cristiana, la enviaron a buscar agua mientras trabajaba en un campo de labor. Pero sus compañeras de trabajo protestaron, porque Asia Bibi no era musulmana y ellas creían que por su “impureza” religiosa la cristiana contaminaría el agua.

Asia Bibi fue presionada y acosada para que renegara del cristianismo y se convirtiera al islamismo. Pero la mujer católica se resistió a renegar de su fe y más bien replicó diciendo que Cristo murió en la cruz por los pecados de la humanidad, y preguntó a las mujeres musulmanas qué había hecho Mahoma por ellas. Eso fue suficiente para que la acusaran del delito de blasfemia contra el profeta musulmán, que es castigado por la legislación penal de Pakistán con la sentencia de muerte.

Para Asia Bibi se abrió una ventana de esperanza cuando por el crónico conflicto político y religioso interno de Pakistán, la ejecución de los condenados a muerte fue suspendida. Pero ahora, el nuevo primer ministro ha restablecido las ejecuciones y amenaza con que no se escapará ninguna de las personas condenadas a muerte que se encuentran pendientes de ejecución. “La nueva política del Gobierno servirá para ejecutar a todos los presos que permanecen en el corredor de la muerte”, declaró a los periodistas el vocero del Ministerio del Interior, quien puso énfasis en que Asia Bibi está entre ellos y que nada ni nadie la podrá salvar.

El sitio humanitario católico MasLibres.org ha asumido con vehemencia la defensa de la vida de Asia Bibi y promueve un movimiento de solidaridad mundial con la sacrificada mujer cristiana, quien es víctima de la mortal intolerancia religiosa musulmana. Representantes de este sitio humanitario han decidido correr los riesgos que sean necesarios y viajar a Pakistán, para tratar de entrevistarse con el presidente de ese país y moverlo a compasión, implorarle si es preciso que si los derechos humanos y la libertad religiosa no tienen importancia para él, que al menos por humanitarismo y piedad hacia una indefensa e inofensiva mujer, le perdone la vida.

“Tenemos la obligación moral de hacer todo lo posible para contribuir a la liberación de Asia Bibi”, han dicho los líderes de Maslibres.org, quienes tratarán de visitarla en la cárcel y transmitirle el aliento del apoyo de la cristiandad mundial. Y pedirán al presidente paquistaní que perdone la vida a la cristiana que permanece aferrada a su fe, que la deje en libertad y le permita salir del país.

Hay que ayudar a salvar la vida de Asia Bibi mientras todavía es posible, enviando mensajes al Gobierno de Pakistán o aunque sea con una oración.

* Editorial del diario La Prensa, de Nicaragua, publicado el 13 de julio de 2013.