Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Del rancho en los cuarteles y la defensa nacional

Alberto Molina
Quito, Ecuador

El rancho es la alimentación en los cuarteles,  está a responsabilidad del oficial ranchero y es supervisada por el médico de la Unidad y controlada por  el capitán jefe de cuartel. En los cuarteles, aquí y en todo el mundo, hay un comedor de oficiales y otro de tropa; he tenido la oportunidad de compartir el “rancho” con oficiales en Cuba, Chile, Brasil, EE.UU., Francia, Israel, China, Taiwán, Colombia, Perú, Venezuela, Argentina y Corea del Norte (quizás yo sea el único oficial de FF.AA. ecuatorianas en haber visitado Corea del Norte en calidad de edecán del Congreso) y es exactamente lo mismo; no hay discrímen en los cuarteles, lo que hay es jerarquización.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

El rancho es la alimentación en los cuarteles,  está a responsabilidad del oficial ranchero y es supervisada por el médico de la Unidad y controlada por  el capitán jefe de cuartel. En los cuarteles, aquí y en todo el mundo, hay un comedor de oficiales y otro de tropa; he tenido la oportunidad de compartir el “rancho” con oficiales en Cuba, Chile, Brasil, EE.UU., Francia, Israel, China, Taiwán, Colombia, Perú, Venezuela, Argentina y Corea del Norte (quizás yo sea el único oficial de FF.AA. ecuatorianas en haber visitado Corea del Norte en calidad de edecán del Congreso) y es exactamente lo mismo; no hay discrímen en los cuarteles, lo que hay es jerarquización.

El Día de la Armada, el Presidente Correa, en su discurso se refirió a los supuestos “privilegios” en las FF.AA. “que marcan las diferencias entre oficiales y tropa, como el sistema de rancho y lugares de esparcimiento, es otro tema que hay que cambiar”, señaló. Calificó “como diferencias odiosas, con comidas diferentes para oficiales y tropa, con diferencia en los utensilios, mantelería, mobiliario y espacio físico de comedores”. Es interesante la observación que hace el Jefe de Estado, igualmente sería  saludable que haya igualdad en todos los estamentos del Estado. Quisiera saber si en el Palacio de Carondelet se prepara un sólo “rancho” para el Presidente, para sus colaboradores, secretarias, conserjes, choferes, oficiales y tropa de la escolta presidencial y se sirve en el mismo comedor a todos,  con vajilla de loza y con el escudo nacional grabado en los platos o existen “diferencias odiosas”. “Nadie debe tener privilegios en las FF.AA.” dijo el mandatario, yo diría en el Ecuador. (“Todo comienza con tu ejemplo”, según una propaganda del gobierno).

El servicio militar en muchos países es obligatorio, esta obligación de los ciudadanos con su patria tiene una larga historia y con el tiempo ha ido cambiando; sin embargo, la necesidad de tener reservas entrenadas no ha cambiado; en Cuba es obligatorio y dura 2 años; en Corea, 2 años; en Irán, hasta 18 meses, los profesionales tienen un tratamiento especial y el tiempo de servicio es más corto; en China y en Rusia es obligatorio.  En la mayoría de países europeos el servicio militar es voluntario, incluso se ha instituido la objeción de conciencia para aquellos ciudadanos que no están de acuerdo con el servicio militar.

En nuestro país, con la nueva Constitución pasó a ser voluntario, no obstante los jóvenes acuden a los cuarteles, unos por vocación y otros por la falta de empleo; el Presidente Correa ha manifestado  “que percibe que el sistema de conscripción es altamente ineficiente” en el Ecuador, Frente a la “percepción” del presidente, ¿qué dice el mando militar?

Los soldados de un ejército en las diferentes jerarquías no se improvisan. Para los políticos siempre será difícil asumir la promoción pública del gasto para la defensa, cuando a la sociedad no se la ha preparado en una cultura de la defensa; los líderes deben hacer valorar la defensa como una capacidad necesaria en tanto comunidad organizada y no en tanto a una amenaza cercana. La paz se la consigue y se la mantiene sólo si un Estado tiene una fuerza militar disuasiva creíble.

Coronel (r) Alberto Molina Flores