Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La perspectiva de otro estudiante

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

Estas últimas semanas ha tomado relevancia la importancia de los estudiantes dentro de la participación política mediante la sociedad civil. No obstante el estereotipo generalizado alrededor de frases como “Los estudiantes pensamos…” o “Los estudiantes opinamos…” me ha llevado a querer emitir opiniones y reflexiones alrededor del tema.

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador


Publicidad

Estas últimas semanas ha tomado relevancia la importancia de los estudiantes dentro de la participación política mediante la sociedad civil. No obstante el estereotipo generalizado alrededor de frases como “Los estudiantes pensamos…” o “Los estudiantes opinamos…” me ha llevado a querer emitir opiniones y reflexiones alrededor del tema.

Primero, generalizar la opinión estudiantil es, a mi parecer, un error muy grave que no hace más que afianzar los modelos personalistas que tanto daño le han hecho a América Latina. Los modelos deben ser seguidos por las ideas que estos proponen no por las personas que los lidera momentáneamente.

Segundo, estos últimos días he escuchado análisis de diferente índole los cuales me gustaría refutar en este espacio. Particularmente, hubo uno que me llamó la atención hecho por un líder estudiantil (Me limito a no mencionar nombres ni cargos puesto que yo quiero refutar la idea que se planteó y no a la persona). Este estudiante habló sobre el Yasuní y la matriz productiva. Entre sus comentarios se refirió a una supuesta facilidad para que los productos importados sean sustituidos por producto nacional y así diversificar la matriz, obtener ingresos y salvar el Yasuní. Esto esta sumamente equivocado.

Para lograr crear productos con alta competitividad hay que analizar factores muy relevantes como la estructura de costos y la productividad (en todas las etapas de la cadena de valor). Aparte del tema competitivo existe el factor del tiempo de posicionamiento de estos productos dentro del mercado. La creación de industrias alrededor de cada producto con su respectivo cluster significa tiempo y acoplo a las “reglas de juego” (leyes), lo cual se contrapone con la liquidez que se originaría en el mediano plazo con la explotación del Yasuní. En conclusión el análisis emitido por el representante estudiantil estuvo, a mi parecer, sumamente ligero y bastante débil como para que se convierta en un punto de partida de inspiración o de reflexión para la sociedad y el Gobierno.

Yo, como estudiante, no comparto muchos postulados de los aclamados líderes estudiantiles mediáticos por diferencias desde ideológicas hasta conceptuales pasando por la ejecución de sus actividades. Debemos pasar a una visión moderna de lo que es la representación estudiantil, en la cual desde nuestra juventud empecemos por el debate y discusión de ideas, pensamientos, reflexiones y no de personajes a manera de idolatría. Como bien escribe Sergio Ramirez Mercado en relación a José Figueres (ex presidente de Costa Rica): “Don Pepe Figueres sabía bien que no es necesario estar subido a un pedestal para quedarse para siempre, porque la memoria viene a ser la mejor plaza para vivir en ella.”