Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Guerra QBR

Alberto Molina
Quito, Ecuador

A propósito de la despiadada  guerra civil que se libra en Siria, el dictador  Bashar al Asad ha sido acusado de usar gas sarín en las afueras de Damasco en contra de la población civil. El 21 de agosto murieron alrededor de 1400 hombres, mujeres y niños.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

A propósito de la despiadada  guerra civil que se libra en Siria, el dictador  Bashar al Asad ha sido acusado de usar gas sarín en las afueras de Damasco en contra de la población civil. El 21 de agosto murieron alrededor de 1400 hombres, mujeres y niños.

La Guerra QBR, en el argot militar, son las iniciales de la llamada guerra química, bacteriológica y radiológica

Las bacterias para provocar terror y muerte han sido usadas siempre como arma mortal; se conoce que los tártaros catapultaban cadáveres de personas que habían sido víctimas  de la peste bubónica y los lanzaban dentro de castillos y poblaciones, provocando así el rápido contagio entre los habitantes; igualmente, en 1763, los británicos propagaron la viruela entre las tribus norteamericanas, entregándoles frazadas contaminadas. En cuanto al empleo de armas radiológicas, el ejemplo más trágico, es el bombardeo atómico a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945.

En el uso de químicos como arma para producir daño al adversario, podemos señalar como punto de partida  la guerra de Italia en contra de Etiopía, en 1935; los italianos realizan terroríficos ataques aéreos en gran escala con gas mostaza, sobre civiles y combatientes para tratar de quebrar su resistencia; en 1937, Japón invade China y ocupa parte de su territorio hasta el final de la II Guerra Mundial, los japoneses utilizaron armas biológicas y químicas sobre civiles por parte de la siniestra Unidad 731; en la I Guerra Mundial, se utilizaron granadas de mano y de artillería cargadas de cloro, fósforo y gas mostaza sobre la población belga de Yprés.

A partir de 1960, durante la guerra de Vietnam, los norteamericanos utilizaron bombas de Napalm y defoliantes tóxicos, como el agente naranja, mediante fumigaciones aéreas  dejando miles de hectáreas de selva completamente arrasadas. En la guerra irano-iraquí (1980-1988), los iraquíes recurrieron al empleo en grandes cantidades  de gases neurotóxicos y de mostaza, lanzados con misiles, artillería y desde helicópteros sobre objetivos iraníes. Igualmente, el dictador Iraquí Sadam Hussein masacró al pueblo Kurdo mediante ataques aéreos con químicos.

También los terroristas  se valen de sustancias químicas para realizar atentados, en marzo de 1995, en Japón se produjeron  una serie de atentados terroristas con gas neurotóxico sarín en la red del metro de Tokio.

En octubre de 2001, a pocas semanas del atentado del 11 de septiembre en EE.UU. se descubrió  ántrax en envíos de cartas a periodistas y a miembros del Congreso, esto aumentó el pánico en la población norteamericana.

Este breve resumen nos da la idea de lo terrible y despiadado que es la utilización de agentes químicos, bacteriológicos y radiológicos, sobre todo en contra de la población civil inocente.